Se puede trabajar en cine si sabes aprovechar las oportunidades: la historia de Paula

    5096

    Hoy os traemos al Blog la historia de Paula Salañer, antigua alumna del doble grado en Comunicación Audiovisual y Publicidad y Relaciones Públicas (2015), que actualmente tiene el privilegio de trabajar en cine, dentro del equipo de dirección. Para Paula fue fundamental la realización de prácticas en empresas para orientar su carrera.

    si hubiera sabido antes que el practicum consistían en la experiencia que viví, me habría organizado de otra forma para hacer unas prácticas cada cuatrimestre.

    Hice las prácticas en Gaia Audiovisuals en un largometraje que se rodaba en Valencia en el departamento de producción. Se llamaba Juegos de Familia (Belén Macías, 2016) y no imaginé nunca que esta experiencia cambiaría mi planteamiento de vida.

    Llegué a un rodaje profesional de más 50 personas donde todo el mundo era gente experimentada del medio y yo, acostumbrada a rodar cortometrajes con mis amigos de clase, tuve una primera sensación de que no sabía nada. Pero esa sensación desapareció el primer día porque las ganas que tenía de aprender de todos ellos venció a todo lo demás.

    Pasé de tener una rutina universitaria de ir a clase por la mañana y por la tarde (las que tenía libres) quedar con tus amigos de siempre a tomarte una cerveza… a estar todo el día en un rodaje. Esas 50 personas pasaron de ser completos desconocidos a convertirse en mi familia durante un mes ya que este trabajo no consiste en ir y sentarse en una mesa hasta que finalice la jornada, es un trabajo en equipo donde cada uno aporta su granito de arena para poder alcanzar el resultado final.

    Es cierto que el trabajo que desempeñé no era complejo, pero era igual de importante que el resto. La formación adquirida en la universidad fue fundamental como base, pero no había que tener altos grados de conocimiento, porque va acorde con la responsabilidad y ésta se gana con la experiencia. Solo había que tener una cosa, actitud. Y lo que me pasó es que cuando sonaba el despertador a las cuatro de la mañana para tener que recoger a algún actor, o a abrir alguna localización, me despertaba la mar de feliz.

    En Juegos de Familia tuve la enorme suerte de conocer “a mi madre” de esta profesión. Me llamó dos semanas después y me dijo si me iba a Madrid a hacer una película en el departamento de dirección y automáticamente dije que sí.

    Este rodaje era mucho más grande, en un departamento nuevo y en una nueva ciudad. Pero siempre estaré agradecida de que Isa, “mi madre” e Iñaki, “mi padre”, dedicaran tiempo a enseñarme (y lo siguen haciendo) con mucha delicadeza y cariño.

    Desde entonces he trabajado en dirección tanto en cortometrajes como en películas. En cada rodaje conoces a gente nueva y de repente al cabo de un tiempo te llaman para otro rodaje que ellos tienen y vas entrando en una rueda.

    Me di cuenta que para aprender y poder formar parte del círculo, no hay que decir que no a nada, porque nunca sabes dónde te puede llevar.

    De cada proyecto te llevas muchas cosas positivas, ahora mismo estoy en León en el rodaje de una película que se llama ONYX, los Reyes del grial (Roberto Girault) pero si tuviera que destacar uno sería Memorias del Calabozo (Álvaro Brechner), una película que rodé este invierno entre Madrid y Pamplona. La película cuenta la vivencia de Mujica, el expresidente de Uruguay, durante sus 12 años en la cárcel. Fue un rodaje muy duro, en localizaciones muy inhóspitas, pero también el primero en el que pase las 24 horas del día con todo el equipo en un hotel, y los lazos que se crean es el mejor regalo. Me llevo grandes momentos, amigos y lecciones.

    Del futuro sólo espero continuar aprendiendo. Creo que lo más maravilloso de esta profesión es que nunca se sabe todo.

    Esto no es un sprint, es una carrera de fondo. Cada proyecto es nuevo, con gente que trabaja de diferentes formas, hay situaciones distintas en las que nunca me he visto y no sé cómo se me van a dar o cómo las voy a resolver. A veces salgo victoriosa y otras no, pero no pasa nada porque ahí es donde reside el aprendizaje. Así que lo que espero es continuar esta carrera descubriéndome a mi misma y dando lo mejor en cada proyecto.

    Mi recomendación a los estudiantes de hoy: que hagáis lo que hagáis, sin importar lo que sea, os apasione. Y que si creéis que no os apasiona nada, no os rindáis, aparecerá. Yo me estuve planteando muchas veces dejar la carrera en tercero porque soy pésima con una cámara en la mano, y ahora no hay nada de lo que me pueda sentir más orgullosa, ya que la carrera y la Universidad, me han llevado al día de hoy.”

    Paula ha trabajado además en otra películas como La madre (Alberto Morais, 2016), Nacida para ganar (Vicente Villanueva, 2016) o la comedia valenciana Paella Today (César Sabater, 2017). Todos sabemos la pasión que Paula le pone a todo lo que lleva entre manos, así que esperamos y le deseamos lo mejor en este futuro prometedor.

     

    Dejar respuesta

    Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.