Prácticas en el departamento de diseño de vestuario en el “Theater an der Wien” de Viena

517

 

 

Marta rodeada de las compañeras de trabajo en el Theater an der Wien. Es la cuarta por la izquierda.

Soy Marta Catalán Mulero, alumna de Comunicación Audiovisual + Publicidad y RRPP de la UCH Ceu.

Durante los meses de noviembre, diciembre y enero realicé practicas voluntarias como auxiliar del departamento de diseño de vestuario en  el “Theater an der Wien” de Viena, uno de los teatros más antiguos de la capital austriaca.

El teatro fue fundado en 1801 y acogió estrenos de artistas de la música clásica como Mozart o Beethoven (quien vivió en el mismo edificio por una temporada). Durante la II Guerra Mundial   se convirtió en “La Ópera de Viena” puesto que el edificio original fue bombardeado. En la actualidad es una de las casas de la ópera mundial de vanguardia y pertenece a un grupo de tres teatros del estado que se conocen con las siglas VBW.

Trabajé en el departamento de preproducción hasta el estreno de la ópera cómica “The Fairy Queen” una semiópera con prólogo y cinco actos, con música de Henry Purcell y libreto en inglés anónimo, adaptación de la comedia de William Shakespeare Sueño de una noche de verano“.  La dirección corría a cargo de Mariame Clément, directora de ópera francesa, el diseño de vestuario y escenografía pertenece a Julia Hansen de origen alemán y con la que tuve más contacto durante mi estancia. Conformábamos un equipo de unas 300 personas aproximadamente,  entre solistas, coro, departamento de producción, dirigente de la orquesta, departamento de utillería, y un largo etc. En  el set de ensayos se hablaban 5 idiomas,  aunque como principal el alemán.

 

Con el fín de poder integrarme y sacar más provecho a la experiencia antes de partir tomé un curso de iniciación al alemán. El curso me resultó muy útil en mis tareas como ayudante, puesto que el equipo interno de vestuario  son en su mayoría de origen austriaco, por lo que con ellos me comunicaba en inglés y en alemán ( Nivel Básico).

Durante las primeras semanas antes de que comenzaran los ensayos, me encargué de ayudar en las pruebas de vestuario con los modistos, a ordenar los distintos conjuntos de cada personaje y a seleccionar prendas actuales que se utilizarían para los ensayos y para la función. Me documenté sobre el teatro, me presentaron a mi departamento donde no solo trabajaba gente de mi equipo sino de otras funciones, y me fui familiarizando con el modo de trabajo del teatro, de una ópera y del departamento de vestuario, en las que era primeriza.

Una vez comenzaron los ensayos, un mes y medio antes de la premier, tras conocer finalmente a todo el equipo de la obra, mi función principal  fue la de vestir a todos los miembros del cast según lo seleccionado por la directora de vestuario durante los ensayos, también servía de enlace entre el equipo de dirección y mi departamento a la hora de añadir o eliminar piezas según avanzaban los ensayos.

 

Las últimas semanas antes del estreno todo el equipo se trasladó al teatro  para los ensayos finales con la orquesta y las escenografía original.  Este fue el momento más duro y bonito a la vez; había que organizar todo el vestuario “real” y de ensayo de la obra entre camerinos y camerinos de cambios rápidos, entre acto y acto, entre bambalinas del escenario. Se crearon camerinos individuales para cada solista dependiendo del lugar por el cual salía del escenario, otros para el coro, les enseñamos a las vestuaristas (que son las personas que se encargan de vestir rápidamente a los artistas durante las funciones) los distintos outfits de cada personaje y  en qué momento de la obra se colocan mediante fotos y esquemas de las pruebas de vestuario finales que se realizaron.

La ropa original se organizó y se acabó de colocar en los respectivos camerinos siempre etiquetada con el nombre del artista al que pertenece y se realizó el ensayo final de vestuario, en el que la directora de la obra da el visto bueno a las prendas sugeridas. Tras este tuvimos una reunión de departamento para valorar los errores y las sugerencias provenientes de dirección.  Ahí  el trabajo ya había finalizado, primero hubo un ensayo con público en el que las entradas se venden a precio low cost y los beneficios se donan a una ONG, y el día siguiente fue la premier.

Fue una excelente oportunidad para aprender desde dentro y “a tiempo real” cómo funciona un teatro y sus respectivos departamentos. Al tener la oportunidad de acudir a los ensayos también fui consciente del trabajo de dirección de una Ópera que en realidad siempre tiene 2 directores (de la obra y director de orquesta), y sacié mis ganas de conocer el trabajo del departamento de vestuario, que en muchas ocasiones queda infravalorado.

Mi estancia en Viena, aunque muy fría en los meses de invierno, resultó ser muy enriquecedora a nivel personal.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.