Descubriendo a Nasanov

Son más de las ocho de la tarde y está empezando a atardecer en el campus de Valencia de la CEU UCH. He quedado con Carles, Santi, Javier y Sergio. Llegan inundando la estancia de risas y de buen rollo. A los pocos minutos de conocerlos, me advierten de que son muy diferentes entre sí. Pronto me doy cuenta de que no es del todo cierto. Tienen un vínculo común que los une casi como a hermanos: su pasión por la música, su afán por seguir creciendo como grupo y sus ganas de disfrutar con lo que a todos les llena: Nasanov.

¿Cuál es la historia del grupo? ¿Cómo habéis llegado hasta aquí?

Carles: Santi y yo nos conocemos de toda la vida porque somos vecinos. Él ya tocaba la guitarra y a mí, escuchándole, me picó la curiosidad. Me enseñó unos acordes y más tarde formamos una banda con un grupo de amigos. Fuimos evolucionando poco a poco hasta lo que somos hoy.

Sergio: En mi caso, yo colgaba vídeos en Instagram tocando y cuando Nasanov necesitó un guitarrista, se pusieron en contacto conmigo. Me preguntaron si me apetecía probar y aquí estoy, encantado.

¿Cómo definiríais el estilo musical de Nasanov?

Santiago: Yo lo definiría como indie, aunque esta es una etiqueta que engloba muchas cosas. Siempre intentamos buscar un matiz que nos diferencie, que suene a nuevo y que no tenga una base plana. Yo creo que hacemos un estilo de música alternativa dentro de lo que sería el rock-pop. A veces tiende más a pop, otras más a rock y también hay influencias, disco, funcky… No es indie clásico.

Supongo que cada una de vuestras canciones tiene un significado especial para vosotros. Si os tuvierais que quedar con una, ¿cuál elegiríais?

Santiago: Creo que “Solamente camina”. Habla de superación de problemas personales, de situaciones que, en un momento dado, todos podemos vivir. Es una canción que puedes aplicar a muchos aspectos de la vida y que te lleva de la parte triste a la alegre.

Carles: Diría “Dame una señal”. Para mí fue el punto de inflexión entre lo que hacíamos antes y lo que hacemos ahora. Tocábamos un tipo de música que fusionaba ciertos géneros y de repente con esta canción dijimos: “vamos a hacer otra cosa”. ¡Y se sale este tema! Aunque tenga ya dos o tres años, me sigue gustando como el primer día.

Javier: A mí me gusta “Muerta la calma”. Habla del autismo y por mi experiencia trabajando con gente con espectro autista, es una canción que me llega de forma especial.

Sergio: ¡A mí la que más me gusta es el single que estamos a punto de sacar! Se llama “Hipócrita consecuente”. Habla del consumismo. Este tema es especial para mí porque la composición de la guitarra la he hecho yo.

Carles: Mira que lo sabía. ¡Nunca nos ponemos de acuerdo! (risas).

Sergio: (riendo) Viendo este panorama ya te puedes imaginar los ensayos…

Habéis puesto música a la webserie #Primero, ¿cómo ha sido la experiencia?

Sergio: Raúl Cruz, que es el profesor de sonido en el CEU, me contactó para contarme el proyecto de la webserie. Ya habían escuchado el tema “Muerta la calma”, les gustó y les encajaba con el perfil de la serie. Nosotros encantados de colaborar.

Carles: Era difícil negarse, a Raúl y a la gente que lo envuelve, les tenemos mucho cariño. ¡Es un viejo rockero!

Sergio: Puede sonar raro, pero aunque sea mi profesor, a Raúl también lo considero un amigo. Da mucho por sus estudiantes. Siempre nos está proponiendo cosas como CEU Band o CEU Música. Le admiro.

Santiago: El CEU siempre nos ha ayudado. Por ejemplo, parte del videoclip de “Dame una señal” está grabado en el campus. “Muerta la calma” también la grabamos aquí…

¿Habéis vivido algún “momento fan” desde que tenéis el grupo?

Carles: Más de una vez un colega espontáneo se ha venido arriba y se nos ha subido al escenario en mitad de un concierto (risas).

Javier: A mí una vez me llegaron a parar en la calle Colón. Una persona desconocida me preguntó si tocaba en Nasanov y yo no salía de mi asombro.

Santiago: Choca porque no eres consciente de que tocas delante de gente que se pasa una hora observándote y claro, luego se acuerda de ti.

¿Son ciertas las leyendas que hablan de envidias entre los integrantes de grupos musicales?

Javier: Nasanov son cinco personas con sus cosas buenas y sus cosas malas. Es importante saber delegar, empatizar… Es cierto que el ego está ahí y unas veces asoma y otras, no. Pero entre nosotros no hay envidia.

Sergio: Somos como hermanos. Y también profesionales. La música implica ser profesional.

Santiago: Nosotros podemos chocar en muchas cosas, pero siempre tenemos la voluntad de llegar a un punto en común y de solventar el desacuerdo de la mejor forma posible. Yo creo que la palabra envidia en nuestro caso, no es la correcta.

¿Por qué la gente tiene que escuchar a Nasanov?

Javier: ¡Porque tiene mucho Flow! (risas)

Sergio: Y porque suena diferente.

Carles: Porque dentro de lo que hay ya en el panorama, tiene un sello personal que impregna las letras, las temáticas reales, la garra… En directo tiene efusividad, y la gente se divierte en los conciertos.

¿Qué aspiraciones tenéis con Nasanov?

Sergio: ¡Reventar! Si no tenemos ese objetivo, no tiene sentido esto. Si no apuntas a lo más alto, no vas a llegar ni a lo más bajo.

Cuando nos damos cuenta de que han pasado casi 90 minutos, nos despedimos con prisas porque tienen otro compromiso. Se marchan tal y como han llegado, riendo por cualquier motivo y hablando todos a la vez (aunque logran entenderse perfectamente). Ellos cantan eso de: “Llénate de energía que te haga volar, solamente camina y rechaza el miedo”. Y como si algo les sobra, es energía, no dudo de que pronto volveremos a saber de ellos. Nasanov tiene por delante muchos acordes. Y no queremos perdérnoslos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.