El antiguo alumno Álvaro Ortega nos presenta su último trabajo en Los Ángeles: Waltz

Durante un casting hablando con la directora de casting
Hablando con la directora de casting

Álvaro Ortega Sanahuja se graduó en Comunicación Audiovisual en el año 2013 y siempre tuvo claro que al terminar el grado quería dirigir sus pasos hacia Estados Unidos para continuar sus estudios de Cinematografía, eligiendo finalmente la New York Film Academy para este fin.

Él mismo nos dice que fue una decisión artística: “Habiendo estudiado cine en Europa me sentía completamente influenciado por el estilo de películas europeo. Sentía que viniendo a Estados Unidos sería capaz de aprender del estilo de Hollywood y combinar ambos en mis películas. Siempre me he sentido muy influenciado por ambos estilos.

Dandole un último vistazo a un frame
Dandole el último vistazo a un frame

Una vez decidido a cruzar el charco, qué mejor ciudad para estudiar que Los Ángeles, una ciudad volcada por entero al negocio y la profesión cinematográfica: “Es casi imposible ir a un Starbucks o simplemente andar por la calle y no escuchar a alguien hablando de la nueva película que está haciendo o de todo lo que está pasando en la industria. La cantidad de oportunidades de trabajo es abrumadora, siempre está pasando algo.

Álvaro reconoce que los inicios no fueron nada fáciles en una ciudad donde todo el mundo vive estresado intentando poner su nombre en una película, “parece que no hayan dormido en 3 años (…), en Los Ángeles sólo existes cuando alguien habla de ti, cuanta más gente te conoce es cuando empiezas a entrar. No hay otro sitio igual.” Según él mismo reconoce, es difícil no verse con el tiempo contagiado por esta forma de vida: “una vez entras en ese mundo loco ya no puedes salir, eres uno de ellos y no te das cuenta de lo raro que te has vuelto hasta que alguien te dice la frase «You’re so L. A.», es como un bautismo de la ciudad. 

En una reunión con los cabezas de departamento en un set
En el set con los cabezas de departamento

Lo que Álvaro más echa de menos es no disponer de tiempo libre, pues todo gira en torno al negocio, “incluso cuando la gente va a fiestas o sale a discotecas tiene que elegir sitios a los que van los contactos o el networking que le interesa. (…) En Los Ángeles hay cientos de personas intentando hacer lo que tú haces. Si realmente quieres conseguir algo en esta ciudad tienes que pasar muchas horas sin dormir y muchas semanas sin tener un segundo para tomar un café. No tener ningún proyecto es igual a estar muerto.

Álvaro reconoce que desde 2013 sólo ha tenido una semana de vacaciones, y no parece que vaya a descansar en los próximos meses, pero está claro que el esfuerzo se ve compensado por la experiencia vivida. Pocos tienen la oportunidad de ver su sueño cumplido de esta forma y Álvaro reconoce que la experiencia supera sus expectativas: “Es una experiencia increíble pertenecer a ese mundo, ir a premieres y a fiestas con gente como Al Pacino o Paul Thomas Anderson, poder beber y hablar con ellos de anécdotas del set o de las películas que los dos estáis planeando hacer (aunque a dos niveles completamente distintos, ¡claro!).

La prueba del esfuerzo que Álvaro está dedicando a su sueño son sus trabajos. Como director y guionista cuenta con el largometraje Anything goes (2015) y con más de una decena de cortometrajes. Además ha trabajado como director de fotografía en otros tantos proyectos.

Dirigiendo a dos actrices
Dirigiendo a las actrices

Actualmente se encuentra inmerso en una campaña de crowdfunding para conseguir financiación para su último proyecto, Waltz, una película sobre dos mujeres pianistas compitiendo, durante el transcurso de una noche, por conseguir el puesto de pianista principal. Álvaro reconoce estar muy comprometido en todos sus trabajos con la feminidad: “mi principal objetivo con esta película, y con toda mi filmografía, es crear papeles que eran inaccesibles para mujeres y mostrar a las audiencias y la industria que los personajes femeninos pueden ser tan comercialmente viables e interesantes como los masculinos, o incluso más.”

Así que, ya sabéis, si queréis que Álvaro pueda llevar a cabo su proyecto Waltz, sólo tenéis que pinchar en este link. Desde aquí, todo nuestro ánimo y nuestro apoyo en su aventura americana.

Os dejamos con algunas imagenes de sus trabajos como director o director de fotografía.

Más información en www.alvaroortegafilm.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.