Posicionamientos del paciente en la mesa de intervenciones y cobertura quirúrgica

Cristina Pardo Malsipica de la Universidad CEU San Pablo (Madrid) en el centro de la foto
Cristina Pardo Malsipica de la Universidad CEU San Pablo (Madrid) en el centro de la foto

Los alumnos de la 8ª Edición del Máster de Especialización de Cuidados de Enfermería, del bloque quirúrgico, realizaron el pasado miércoles un taller sobre “Posicionamientos del paciente en la mesa de intervenciones y cobertura quirúrgica”, de la mano de D. Salvador Íñigo Clarí y Dña. Cristina Martínez Borjas, enfermeros del Área Quirúrgica del Hospital de la Ribera. El coordinbador del Módulo de Enfermería Quirúrgica es el profesor Don Luis Moreno Oliveras.

A priori, el celador es quien debe colocar al paciente en la correcta posición en la mesa del quirófano (MAQUET®), según diagnóstico y tipo de operación; no obstante, el trabajo coordinado y en quipo de cada uno de los componentes del equipo multidisciplinar que interviene en el quirófano, hace necesario saber cuáles son las posturas más adecuadas/ergonómicas en las que se debe operar al paciente.

A continuación, se van a comentar los tipos de posiciones más comunes, y sus respectivas características a tener en cuenta.

  • Decúbito supino
Decúbito Supino
Decúbito Supino

– Utilizada para intervenciones abdominales (cesáreas, laparoscopias, apendicetomías), de mamas, cardíaca, de miembros inferiores…

– Boca arriba, y los brazos extendidos (no hiperextendidos, con un ángulo < 90º para no dañar el nervio cubital, y amarrados con cinchas), con la ayuda de fijadores articulables a la mesa y brazales.

– Colocar siempre las cinchas.

– Almohadillado en las rodillas (para proteger el nervio ciático).

– Mantener una temperatura adecuada para el paciente (la hipotermia dificulta la recuperación en la fase del post-operatorio)

– Mantener una adecuada perfusión tisular (la hipoxia dificulta la recuperación de los tejidos sanos e intervenidos)

– Delimitar el campo estéril. Es muy importante identificar la pegatina que nos va a indicar hacia qué lado debe abrirse el campo. Una vez colocado sobre el paciente, se deshecha la idea de moverlo, ya que dejaría de ser estéril.

– Controlar la mesa del instrumental. Sobre todo la enumeración del material y compresas.

-Colocación del Arco de narcosis, que separa el campo estéril del que no lo es.

  • Litotomía alta y baja

– Para: legrados, partos…

– En este caso, se han de colocar unas perneras, que posibiliten la flexión de los miembros inferiores. Por lo que, no hay que forzar la flexibilidad de la paciente. Se cogerá primer una pierna, y desde abajo hacia arriba se comprobará su resistencia. En caso contrario, podríamos provocar una luxación de cadera.

– Tener en cuenta en perfil del paciente. La edad es un factor importante a tener en cuenta. En este caso, si se bajasen ambas piernas de golpe, podríamos provocar un cuadro vaso vagal brusco; por este motivo, deberíamos bajar primero una pierna, esperarnos, tomar las constantes vitales, y posteriormente bajar la otra.

  • Para una otoscopia de rodilla

– Decúbito supino, con las rodillas en flexión.

– Se mostró el uso del manguito de isquemia: con un manguito, y una venda elástica (material similar al garrote de extracciones sanguíneas), se realizaba una compresión del miembro a intervenir, de distal a proximal con el manquito deshinchado; luego se hinchaba ¿A cuánta presión? 100mmHg por encima de la presión sistólica del paciente. Su función es parecida a la de un torniquete.

– El miembro queda hipoperfundido. ¡No más de 2 horas! Muy importante que se contabilice el tiempo.

– Tras colocar la  pierna en el soporte adecuado, hay que realizar una rotación interna del miembro y fijarlo.

– Tras la intervención, es muy importante que volvamos a “pintar “la herida con desinfectante y la cubramos con apósitos, antes de quitar el campo estéril. Existen altas probabilidades de que se infecte si no lo hacemos.

  • Intervención torácica

14963318_1737292799924272_183062929270221822_n

– En posición supina, lo movemos a SIMS.

– Para: prótesis de cadera, intervención de riñón, torácica…

– Esta posición es un poco más complicada, y hay que tener en cuenta los paquetes nerviosos y vasculares, así como la adecuada alineación corporal, y el almohadillado del paciente.

– En la imagen se muestran las múltiples sujeciones que necesita el paciente, para estabilizarlo y que esa postura sea segura y adecuada para poder intervenirle.

  • Craneotomía

14955783_1737292833257602_9068560518722565523_n

– Como en todos los casos, se utiliza un tipo de sujeción (MAYFIELD®). Éste, es más agresivo y hay que ir con sumo cuidado en su manipulación.

– La cabeza se colocará en función de la zona que se quiera intervenir. Una parte de la sujeción se colocará en la camilla, y el otro extremo se insertará en los huesos craneales del paciente.

Nadie se prestó voluntario para su colocación. ¿Os atreveríais?

15027735_1737292693257616_91805366009886825_n

  • Discectomía

14938155_1737292749924277_637619312364116395_n

– Par el tratamiento quirúrgico de una hernia discal.

– Posición: Mahometana (decúbito prono, cabeza lateralizada, brazos en ángulo <90º, flexión de los miembros inferiores, espalda horizontal).

– En este caso, tuvimos la oportunidad de verlo, ya que en el quirófano de al lado iba a realizar esta operación. Los compañeros participantes, nos dejaron observar su trabajo, mientras que se nos iba explicando a través de una pantalla el procedimiento que estaban realizando.

By Lucia Santoja Ayuso

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.