Cambio climático y salud

-Emergencia Sanitaria-

El cambio climático influye en los determinantes sociales y medioambientales de la salud: un aire limpio, agua potable, alimentos suficientes y una vivienda segura.

Agua potable

Niño bebiendo de una charca

Previsiones nos indican que, entre 2030 y 2050 el cambio climático causará 250.000 defunciones cada año, debido a enfermedades, como la malnutrición, el paludismo/malaria, la diarrea -como entidad nosológica- y el estrés calórico.

El efecto invernadero se define como la elevación de la temperatura de la atmósfera próxima a la corteza terrestre (troposfera), por la dificultad de que se disipe la radiación calorífica, debido a la presencia de una capa de gases, especialmente dióxido de carbono (CO2), procedentes de las combustibles fósiles (como el petróleo), combustiones industriales y otras actividades:  En este caso, el hombre con su actividad es el responsable.

Los cambios climáticos se han producido durante la historia de la tierra, debidos a diferentes causas: cambios en los parámetros orbitales (ciclo Milankovitch), variaciones de la radiación solar, la deriva continental, períodos de vulcanismo e impactos de meteoritos, entre otros.

Ciclo Milankovitch

¿El cambio climático es producto del ciclo natural de la tierra o es de tipo antropogénico?

Esta respuesta se debe de contestar con la máxima evidencia científica, sin caer en la opinión.

“La ciencia sin datos, sólo es opinión”

Se ha evidenciado, que durante el tiempo de confinamiento por la crisis del COVID19, la atmósfera se empezó a limpiar: disminuyó la concentración de CO2 y otros gases en la troposfera, podíamos ver mejor el cielo, las estrellas en la noche y pájaros que normalmente no nos visitan, volaban por nuestras calles e incluso hacían nidos: el nivel de contaminación bajó. El agujero de ozono de la estratosfera (el ozono que nos protege de los rayos del sol, de los rayos ultravioletas) se iba cerrando por el descenso de la emisión de clorofluorocarbono  (CFC) por parte del hombre. Y sólo hablamos de algunas semanas.

Hay defensores de una opinión y de la otra. Lo cierto es que, así como el ciclo Milankovitch se produce cada 50.000 años aproximadamente (en el que se produce un cambio de clima de forma gradual y lento) el hombre, especialmente con la liberación de CO2 a la troposfera y otros contaminantes, acelera el cambio climático de forma súbita.

“El hombre cambia el clima de la tierra en pocos años, la naturaleza lo hace cada 50.000 años”

“Si el cambio es lento, a los seres vivos les da tiempo de adaptarse. Si es cambio es súbito, es decir, de tipo antropogénico, se asocia a enfermedades, muerte y destrucción del planeta tierra”.

En los últimos 100 años, la tierra se ha calentado casi 1ºC (en concreto 0.85ºC). Los glaciales se van derritiendo de forma rápida y eso produce que el nivel del mar vaya aumentando día tras día: los fenómenos meteorológicos extremos (sequía frente a lluvia intensa) son más frecuentes.

EL aumento de la temperatura está asociado a ozono en la troposfera, y este produce alteraciones en las personas: irritación de los ojos, alteraciones respiratorias (tos seca), alergias, cefalea, entre otros. Al aumentar el rango de meses en los que hace calor, las plantas florecen antes y generan polen, que aumentan la incidencia de asma en la población mundial.

“El aumento de polen y otros alergenos por el calor extremo, provocan asma entre otras alteraciones:  dolencia que afecta a unos 300 millones de personas en el mundo”

El cambio en la frecuencia de las precipitaciones afecta al suministro de agua dulce, en especial a países en vías de desarrollo. También altera los hábitos de higiene y aumenta el riesgo de enfermedades diarreicas. Finalmente se produce malnutrición y hambruna.

“Las enfermedades diarreicas en países en vías de desarrollo producen 760.000 muertes al año en niños menores de 5 años”

 “La hambruna es la situación en la que no hay nada que poder comer”

Si no hay agua, no se puede cultivar, entonces no hay alimentos.

Malnutrición vs Hambruna

En otras zonas, paradójicamente ha aumentado la frecuencia e intensidad de las lluvias, generando inundaciones: el agua estancada incrementa las enfermedades trasmitidas por el agua, ya que esta se comporta como criadero de insectos portadores de enfermedades. Por ejemplo, el paludismo/malaria transmitida, por mosquitos del género Anopheles. Los mosquitos del género Aedes, vector del dengue, son también muy sensibles a las condiciones climáticas.

“El paludismo provoca la muerte a 600 000 personas cada año, sobre todo niños africanos menores de cinco años”

Mosquitos del género Anopheles

Al contaminarse el agua dulce, la que utilizan para beber, se producen enfermedades como el cólera, la fiebre tifoidea, la Shigela, la poliomielitis, la meningitis, la hepatitis y la diarrea, entre otras. La esquistosomiasis también aumenta su incidencia (enfermedad parasitaria transmitida por un platelminto que afecta a más de 200 millones de personas en zonas tropicales).

Personas con más riesgo de salud por el cambio climático: los niños, de los países en vías de desarrollo son los más vulnerables, junto a las personas mayores y personas con comorbilidades.

El cambio climático se produce tanto en los países desarrollados como los que están en vías de desarrollo. Estos últimos -en vías de desarrollo- son los que está pagando, en estos momentos, las peores consecuencias de salud, generadas por los primeros -países desarrollados-. Parece que está lejos el problema y no nos afecta, pero no, en pocos años el problema del cambio climático y la afectación de la salud en todo el mundo, de manera global, será una realidad.

¿Qué podemos hacer?

“Concienciemonos y cambiemos el mundo”

Andrea Calvo Cantero

“El clima ya ha cambiado, ahora nos toca hacerlo a nosotros”.

Natalia Martínez Sánchez

“La Tierra no pertenece a los seres humanos, los seres humanos pertenecemos a la Tierra”.

Ainhoa Moratalla Arenas

“Cambiemos nosotros para cambiar el planeta».

Irene López Blasco

“Las enfermeras somos agentes de promoción de la salud: debemos visibilizar este problema a toda la población”.

Sofía Martínez Engra

“Actualmente, nos encontramos en un mundo que procura enmascarar su propia masacre bajo el manto de la inconsciencia”.

Rosa Daf Bahía

“Consideremos el planeta como un amigo, intentemos cuidarlo y él nos hará felices”.

Beatriz Manuel Escusa

“Nosotros somos la herramienta para frenar el cambio climático, dejemos de mirar para otro lado”.

Cristina Mateu Grimaldos

“Si cada uno de nosotros ponemos nuestro granito de arena, conseguiremos poder ver de nuevo las estrellas”

Paula Morillo Seguí

“Emergencia Climática”

Marieta Yeremyan Berberyan

“Debemos cuidar nuestro planeta y así cuidaremos nuestra salud”.

María Covadonga González Moreno

“Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía plantaría un árbol”.

Martin Luther King

 

Gracias a todas/os, sois el futuro y el motor del cambio

Artículo anteriorLas secuelas del Covid en pacientes y profesionales sanitarios
Artículo siguienteNUEVAS RECOMENDACIONES 2021 EUROPEAN RESUSCITATION COUNCIL (ERC)
Doctor Universidad CEU Cardenal Herrera. Instructor en Soporte Vital, EMPACT y ECSI. Licenciado en Antropología Social y Cultural. Grado en Enfermería. Especialista Universitario en Prevención de Drogodependencias. Coordinador de Posgrado Máster Universitario.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here