De los incas a la pasarela de Milán: ponchos colombianos con toque europeo

Si alguien que ha recorrido 8.000 kilómetros para cursar un Máster te dice: “Una se enamora del mundo que descubre que aún queda por ver”, no apuestes a que serán los últimos 8.000 kilómetros que haga. Perderás seguro. Si además te cuenta que quiere llevarse a Colombia, su país de origen, los conocimientos adquiridos aquí, ni te lo plantees: “Quiero hacer país y para mí eso es empezar algo allí, emprender, crear una empresa”, dice Eliana, alumna del Máster de Diseño de Producto de la Escuela Superior de Enseñanzas Técnicas de la CEU-UCH.

Eliana en las instalaciones de la ESET

Nos cuenta que en Colombia y en Sudamérica en general, el Diseño todavía está en plena transición de lo estrictamente comercial a lo creativo. Sabe que lo aprendido durante este año en la ESET puede hacer que marque la diferencia como profesional a su regreso: “Hemos hecho algo más que estudiar; el Máster te permite ver el diseño de un modo más amplio y completo; nunca había tenido que dibujar un barco o un automóvil, por ejemplo, y esos retos son los que te enriquecen a nivel profesional”.

El perfil del profesorado, reconoce, determina el enfoque eminentemente profesional del Máster: “Todos hablan con propiedad de lo que te enseñan, porque todos ellos son profesionales reconocidos en sus respectivos campos”. Con ese bagaje afrontará el reto de emprender en solitario “con más seguridad, con mayor conocimiento a la hora de argumentar sobre proyectos y, sobre todo, con una visión mucho más amplia, global y profesional del Diseño”.

La tetera diseñada por Eliana

De momento, ha presentado dos proyectos para el Creafest Summer 2018. Uno de ellos, es una tetera que fusiona diseño y tradición y que no escatima detalles imaginativos y prácticos como un asa hecha con una rama de árbol.

El otro, la producción de una ginebra con base de lulo (cítrico muy popular en Sudamérica), proyecto que ha abarcado desde el estudio de mercado, la elaboración del logotipo de marca, el diseño de la botella y el packaging.

“Afrontar proyectos tan variados y con tantas vertientes distintas, amplia tu visión profesional y estoy segura de que esa experiencia me permitirá estructurar diseños mucho más complejos en el futuro”Uno de ellos será, sin duda, la creación de una marca de ponchos, en el que ya trabaja para dar contenido a su TFM.

La idea casa con su objetivo de tener un pie en cada continente, produciendo en su país para vender en Europa. “Me apasiona la moda y este proyecto me permitiría trasladar al concepto europeo una prenda tradicional de mi cultura, ser capaz de ajustarla al estilo y el gusto de aquí, sin dejar de contar la historia y el origen de los estampados”.

“Lulada”, una ginebra con sabor único

El balance de estos meses, dice al despedirse de nosotros, no puede ser mejor. Destaca lo mucho que le ha gustado vivir en Valencia –“Me he enamorado de la ciudad, es hermosa”– y sobre todo el trato de la gente: “La amabilidad con que te tratan todos hace que la experiencia sea todavía más agradable”.

Mucha suerte, Eliana!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.