¿Conoces las 5 R’s de la Sostenibilidad?

Cambiar algunos de nuestros hábitos diarios puede llegar a tener un impacto positivo en el medio ambiente ayudando a reducir nuestra huella de carbono. La ONU ha plasmado en la “Agenda 2030” su compromiso con el cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo de Sostenible. Tenemos por delante diez años decisivos para trabajar por un mundo mejor. Qué mejor momento que el comienzo de esta “Década de Acción” para emprender hábitos más sostenibles. Si tienes dudas de por dónde empezar, las 5 R’s de la sostenibilidad te pueden dar alguna idea.

1. Rechazar

Como consumidores de productos, tenemos la oportunidad de lanzar un mensaje a las marcas. Una forma de hacerlo es priorizando el consumo de productos con envoltorios reciclables, por ejemplo. Demostrar a las empresas que somos compradores exigentes con el respeto por el medio ambiente, puede llevarles a implementar estrategias que las conviertan en marcas más sostenibles.

Esta primera de las 5 R’s de sostenibilidad implica también que reflexionemos antes de decir que sí: ¿necesitamos todos los productos que nos ofrecen, aunque sea de forma gratuita? Una bolsa de plástico, un documento impreso que podría ser digital, un regalo promocional… son objetos que en ocasiones aceptamos sin detenernos a pensar si les vamos a dar uso. En muchas ocasiones rechazar es la mejor forma de minimizar basura.

2. Reducir

La segunda de las 5 R’s de la sostenibilidad es reducir. Si la aplicamos a nuestro día a día, implica pequeños gestos como imprimir en papel a doble cara, sustituir los baños por duchas más cortas, utilizar bolsas de tela en lugar de plásticos… Incluso también se puede reducir la distancia de los productos que compramos favoreciendo el comercio local por encima de otras opciones de compra que suponen que los productos recorran medio mundo hasta llegar a nosotros.

Para aplicar esta R de la sostenibilidad es importante que de nuevo nos preguntemos hasta qué punto son necesarios todos los productos que consumimos. También puede abrirnos una puerta a estilos de compra que desconocíamos o que nos resultan poco habituales como las tiendas de productos a granel que estamos más acostumbrados a ver envasados.

Algunos sectores empiezan a verse afectadas por un cambio en el modelo de consumo. La industria de la moda, por ejemplo, está viviendo una transición de la era de la fast fashion a la slow fashion. Los consumidores dejan de demandar un cambio en los escaparates de las tiendas cada semana y apuestan por patrones de compra más respetuosos con el medio ambiente.

3. Reutilizar

La tercera de las 5 R´s de la sostenibilidad hace referencia a alargar la vida de los productos dándoles nuevos usos. Es cierto que, en algún sentido, nos hemos visto arrastrados por la vorágine de usar y tirar. Adquirimos productos que desechamos tan pronto se termina para consumir otros sin detenernos a pensar si es posible darles una segunda oportunidad. Un ejemplo fácil de como aplicar esta R son los frascos de vidrio que podemos guardar en lugar de tirar y que nos pueden servir para almacenar otras cosas.

El mercado de ropa de segunda mano, por ejemplo, está ganando cada vez más adeptos. Además de alargar la vida de las prendas, puede ser una buena excusa para ahorrar dinero y al mismo tiempo, evitar el alto impacto medioambiental que tiene la industria textil.

En la medida en la que reutilizar cosas se convierta en una práctica cada vez más extendida, lograremos que tenga mayor trascendencia en el cuidado de nuestro planeta.

4. Recuperar

Para llevar a la práctica la cuarta R de la sostenibilidad es posible que necesitemos algo de ingenio y creatividad. Se trata de cambiar el uso de los objetos. Por ejemplo, una simple caja de cartón puede convertirse en un juguete preciado en manos de un niño con imaginación. Las latas pueden ser macetas o el pan duro… ¡unas torrijas!

También podemos intentar reparar los objetos en lugar de desprendernos de ellos como primera opción. Si no logramos recuperarlos, quizá si podamos quedarnos con algunos de los materiales del objeto defectuoso en cuestión.

Si tienes alguna idea para «recuperar» cosas, no dudes en compartirla con nosotros. El club de Ecología de la CEU UCH seguro que toma buena nota de ello.

5. Reciclar

Reciclando conseguimos reducir la degradación del planeta. Y aunque quizá no sea suficiente con esta última R de la sostenibilidad, los beneficios del reciclaje son muy positivos en comparación con el esfuerzo individual que nos supone. Existe una cantidad de residuos que pueden ser reciclados: los envases de plástico, las latas, el papel y el cartón, el vidrio, las pilas, la ropa, las bombillas, los electrodomésticos…

Es importante llevar cada residuo donde corresponda para que pueda ser reciclado correctamente. Cada vez es más frecuente que los productos que compramos incluyan en la etiqueta información sobre dónde depositarlo para que pueda ser reciclado.

El reciclaje forma parte de la economía circular, que trata de minimizar el uso de materias primas aprovechando todos los recursos. En ese sentido,  cuesta menos reciclar que fabricar un nuevo producto. Además, reciclando ahorramos agua, energía…

Reducir la cantidad de plásticos que utilizamos supone uno de los retos medioambientales más importantes a los que nos enfrentamos. Tratando de aplicar las 5 R’s de la sostenibilidad, podemos contribuir de forma diaria a superarlo. ¿Preparado para formar parte de la Década de Acción?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here