Sonríe porque sucedió, el Erasmus de Humberto en Pilsen

Dobrý den, jmenuju se Humberto Zúñiga Frigolet o, en otras palabras: “¡Hola, mi nombre es Humberto!

Los dos mejores amigos que he hecho durante la estancia

Soy un estudiante de cuarto año de Odontología en la Universidad CEU Cardenal Herrera y acabo de regresar de mi semestre en el extranjero en la Universidad Charles en Pilsen, República Checa. Hay algunas razones por las cuales elegí estudiar allí, una de ellas es el prestigio por el que la universidad es conocida; otra, el país mismo; y también, el desafío de vivir en un lugar que nunca hubiera creído posible.

Ya había estado una vez en la República Checa y desde ese momento siempre supe que volvería. Nunca pensé que podría llamarlo mi hogar temporal. Como digo, vivir allí fue un desafío; mi objetivo era experimentar una cultura completamente diferente de la mía y sumergirme en los nativos, experimentando la vida de la manera en que lo hacen a diario.

Con una de mis últimas pacientes

Desde el primer día de mi Erasmus, me inscribí en un curso intensivo de checo que la universidad ofreció de forma gratuita y que duró 3 semanas. Fue una de las mejores decisiones que tomé. No sólo porque aprendí los conceptos básicos del idioma, sino también porque la universidad nos llevó a explorar y conocer la ciudad y su historia. Como se puede imaginar, esas tres semanas pasaron bastante rápido y era hora de ir a mi destino de estudio, Pilsen.

¡Pilsen es, para sorpresa de todos, de la cerveza Pilsner Urquell! Es la cuarta ciudad más grande del país, pero en realidad es bastante pequeña. Esto no significa, sin embargo, que sea un lugar aburrido. He pasado cinco meses en esta ciudad y me he ido con algunos de los mejores recuerdos que he tenido. Aquí es donde hice los amigos con los que pasaría el tiempo todos los días, ya sea para reunirme con unas cervezas en el bar “Ucho” de nuestra residencia, comer algo típico de la comida india (¡jajajaja!), viajar a diferentes lugares…etc!

El día que nos otorgaron el certificado de idiomas

Tan cursi como suena, estas reuniones terminan creando un vínculo especial con estas personas y al final son como tu familia. En todo el grupo de estudiantes Erasmus en Charles, ¡solo había 2 estudiantes de odontología! Al principio, sinceramente, me sentí un poco decepcionado, pero al final, ¡fue mejor así!

Es como tomar un soplo de aire fresco, lanzarse a vivir la vida sin juicios previos

En las prácticas nunca hubo competencia y siempre tuve mi propia silla dental, por lo tanto, ¡veía pacientes todos los días! Es una de las cosas que más me gustó del intercambio, enriquecerme con nuevas habilidades que aún no había practicado en el CEU. Los profesores son increíbles en lo que hacen, son pacientes si no estás al nivel de sus otros estudiantes, te ayudan con las barreras del idioma y con los pacientes: simplemente excepcionales.

De excursión con otros compañeros Erasmus

Todos deberían tener la oportunidad de experimentar una estancia Erasmus como esta. Sinceramente, fue una de las mejores decisiones que tomé y se lo recomiendo a cualquiera que necesite ese impulso para decidirse. Es como tomar un soplo de aire fresco, lanzarse a vivir la vida sin juicios previos.

Personalmente, he crecido como persona gracias a esta experiencia. Me ha dado más confianza en mí mismo. Llegar a vivir la vida en un lugar completamente extraño nos cambia y nos mejora como personas, tienes que aprender a valerte por ti mismo y adaptarte a las situaciones que tienes entre manos. La verdad es que tengo una sensación agridulce al volver a España, pero estoy contento de las aventuras que he vivido el semestre pasado y estoy deseando vivir las que me traiga el futuro.

Aunque la experiencia terminó, yo digo que, como el Dr. Seuss, no lloro porque se haya acabado, sonrío porque sucedió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here