Tips para proteger la piel frente al sol

 

El cáncer de piel es el tumor más frecuente de la raza humana. La mayoría de los tumores cutáneos afectan, aunque no siempre, a zonas expuestas al sol. Uno de los principales factores de riesgo para padecer un cáncer de piel es sufrir quemaduras solares por lo que es necesario concienciarnos de la importancia que tiene proteger nuestra piel frente al sol.

Evitar la exposición solar crónica o a cabinas de bronceado.

Es importante saber que el daño que produce el sol es debido a la radiación ultravioleta (UV), por lo tanto, las cabinas de bronceado también producen daño a través de la radiación UV aunque de manera artificial.

Ponerse el fotopotector solar antes de la exposición solar.

No es necesario ponérselo 30 minutos antes. Se puede poner en el lugar de la exposición, pero es muy importante aplicarlo de forma correcta y en cantidad suficiente antes de la exposición solar. Tal y como explica una revisión realizada por la doctora Yolanda Gilaberte, vicepresidenta primera de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) y otros dermatólogos miembros de la Academia, y publicada en la revista Actas Dermo-Sifiliográficas.

Renovar el fotoprotector solar cada dos horas

Y después de mojarse o realizar actividad física que implique sudoración.

Realizar deporte y actividades al aire libre con ropa adecuada con protección UV.

Los deportistas son un grupo de riesgo, porque pasan muchas horas expuestos a las radiaciones solares. La Dra. Miren Marquina, una de las coordinadoras en el País Vasco de la Campaña Euromelanoma 2018, explica que es muy importante concienciarles de que deben protegerse del sol.

Instalarte SUNQUIET

Una App para evitar quemaduras solares en verano y para síntesis de Vitamina D en invierno. Ha sido creada por dermatólogos del servicio de dermatología del Instituto valenciano de oncología (IVO) y es muy útil para conocer el fototipo de piel y el índice de rayos ultravioleta que hay en cada momento del día.

Toma vitamina D a partir de una dieta sana, no a través del sol directo.

Una dieta que incluya alimentos naturalmente enriquecidos de vitamina D, otros fortificados y/o suplementos vitamínicos para ofrecer una alternativa sana y segura a la exposición solar, ya que es necesaria la síntesis de esta vitamina para evitar la aparición de ciertas enfermedades.

No exponer al sol a los niños antes de los tres años

Porque los daños que se ocasionen durante esta primera etapa de la vida, se irán acumulando, día a día, en la memoria implacable de la piel. Tal y como se expone en la fundación piel sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.