El dolor, la quinta constante vital

El doctor Carlos Tornero se dirige a los futuros enfermeros y les advierte de los nuevos retos en la evaluación y el tratamiento del dolor.

 

¿Te duele algo hoy? ¿Te ha dolido alguna parte del cuerpo esta semana? Piénsalo bien: lumbalgia, cefalea, piernas cansadas… o tal vez hoy es el día en el que esa muela del juicio peleona está luchando por salir. Si tu respuesta sigue siendo no, considérate afortunado. Si es que sí, no estás solo, formas parte del 80% de personas que padecen de algún tipo de dolor a lo largo de su vida.

¿Qué conocemos del dolor?, ¿Qué implica sufrirlo?, ¿Cómo lo evalúan los profesionales de la salud? El doctor Carlos Tornero, jefe de Servicio de Anestesiología del Hospital Clínico Universitario de Valencia y director de la Cátedra del Dolor Vithas Nisa-UCH CEU, habló sobre estas cuestiones durante una charla dirigida a los alumnos del grado de Enfermería del CEU Cardenal Herrera el pasado jueves.

Ante un mismo estímulo o lesión, la percepción de dolor varía entre distintas personas. Son muchos los aspectos que pueden influir en esta subjetividad en la sensación de dolor. Incluso la genética puede jugar un papel importante: “Los pelirrojos tienen otra predisposición al dolor” remarcó el ponente.

Durante su exposición, Tornero resaltó la importancia de la formación de los futuros profesionales de la salud en este campo y la necesidad de mejorar la calidad asistencial. En este aspecto, el experto insistió: “El mal control del dolor influye en el devenir de las personas”. Además, el médico defendió la aplicación de protocolos de analgesia multimodal, en los que no solo actúe la combinación de medicamentos, sino la empatía, la escucha al paciente y el empleo de técnicas de relajación psicológica, “No todo son fármacos”.

El experto se mostró crítico con los datos que se recogen en las hojas de enfermería. Generalmente se recoge información sobre las cuatro constantes vitales: frecuencia cardiaca, temperatura, frecuencia respiratoria y presión arterial, pero no hay registro del dolor que sufren los pacientes. “Si el dolor fuese evaluado igual que el resto de indicadores del estado de salud, serían posibles mejores opciones de tratamiento”.

Como último punto se animó a los alumnos asistentes a interesarse por la investigación. Tornero describió una de sus líneas de investigación sobre el papel de las células de la glia como mediadoras de la transmisión del dolor.

El médico insistió en que el acceso al tratamiento del dolor es un derecho humano fundamental y que la labor de todos los profesionales del ámbito de la salud, presentes y futuros, es esencial para lograrlo.

El Dr. Carlos Tornero junto a los profesores organizadores de la charla, la Dr. Inmaculada Almansa y el Dr. Samuel Asensio, durante el turno de preguntas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here