¡Listeria ataca de nuevo!

Después de este periodo vacacional, me parecía muy interesante retomar el blog con uno de los temas más impactantes de este verano, los brotes epidémicos.

A mediados del mes de julio, conocimos por los medios el brote de botulismo aviar causado por la bacteria Clostridium botulinum que causó alrededor de 500 aves muertas. Semanas después, nos informaban de un nuevo brote epidémico en Palencia, esta vez causado por Francisella tularensis que  produce una enfermedad llamada tularemia afectando a más de 20 personas en esa región.  Pero sin duda alguna, es necesario resaltar el brote epidemiológico causado por Listeria monocytogenes.

«Brote más grave de Listeriosis en España»

A principios de agosto, se activó  la alerta sanitaria tras el brote más grave de Listeriosis en nuestro país  Este brote se inició en Sevilla, tras el consumo de una carne mechada, con el nombre comercial ‘La Mechá’. La mayoría de estos casos notificados se localizaron en la provincia de Sevilla (157 casos), seguida de Huelva (17 casos), Cádiz (10), Málaga (4) y Granada (4). Este brote afectó alrededor de 200 personas, entre las que se encontraban 28 embarazas y al que se le atribuyeron más de 3 muertes. Por este motivo, es importante recordar las características de esta bacteria, vía de transmisión y medidas de prevención para evitar esta infección.

«Un alimento como vehiculo del microorganismo»

Listeria monocytogenes es un bacilo Gram positivo,  distribuido ampliamente en la naturaleza, ríos, tierra y vegetación. Esta bacteria infecta diversas especies de aves, mamíferos, algunos crustáceos y garrapatas. La transmisión es de persona a persona. La vía oral (alimentos) se reconoce a través de brotes en los que se identifica un alimento como vehículo del microorganismo. No es una bacteria exigente para su crecimiento y puede crecer a temperaturas de entre 0 – 45ºC, pH de 4,5  a 9,5 y a altas concentraciones de sal.

Imagen 1. Listeria monocytogenes, vista al microscopio electrónico.
Imagen 1. Listeria monocytogenes, vista al microscopio electrónico.
Imagen 2. Tinción de Gram de Listeria monocytogenes , 100X.

 

 

Tiene un periodo de incubación de 2-6 semanas. La infección puede ser asintomática o asociarse a malestar general, náuseas, diarrea y fiebre. En adultos desencadena una gastroenteritis febril, convulsiones, rigidez de cuello. En casos graves progresa a meningitis, septicemia y endocarditis. En mujeres embarazadas, puede causar en el feto granulomatosis infantiséptica (100% mortalidad).

Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/seguridad_alimentaria/subdetalle/listeria.htm para prevenir la Listeriosis es importante seguir buenas prácticas de fabricación, prácticas correctas de higiene y el control efectivo de la temperatura en toda la cadena de producción, distribución y almacenamiento de alimentos, incluso en el hogar. Para promover la seguridad alimentaria, esta agencia ha elaborado varias recomendaciones para el control de las enfermedades de transmisión alimentaria, que os invito a que visitéis.

Imagen 4. Ejemplo de recomendaciones para prevenir enfermedades transmitidas por alimentos, AESAN.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.