Bibliotecas únicas en el mundo

Desde Stuttgart (Alemania) a la ciudad de Iwaki (Japón), observamos los extraordinarios diseños de diferentes bibliotecas, por toda la geografía mundial.

Según la web dwell.com, la biblioteca más famosa de la ciudad de Stuttgart en Alemania, diseñada por el arquitecto coreano Eun Young Yi, se inauguró en 2011 con varias críticas de locales contiguos y colegas de profesión del creador. Sin embargo, también recibió un sinfín de halagos por sus entusiastas. En diversas ocasiones ha sido ridiculizada por guardar semejanza con el famoso cubo de Rubik o por parecer una prisión en forma de bloque de libros, que según muchos, crea un ambiente hostil. Pero las escaleras que conectan los pisos llenos de libros hacia el cielo con las ocultas y a la vez acogedoras zonas de estar, la convierten, en una de las mejores salas de estudio del mundo.

Construida en el año 2005, el Museo Picture Book de la localidad de Iwaki en Japón, ofreció a los preescolares de Fukushima un lugar que pueden denominar como suyo. El arquitecto Tadao Ando dio rienda suelta a su imaginación con el objetivo de crear un espacio atractivo para los niños. Por ello, para él lo principal fue asegurarse de que las portadas de los libros fueran visibles.

La Biblioteca Pública de Boston es la segunda más grande en los Estados Unidos, con más de 24 millones de volúmenes. También fue la primera de aparición pública gratuita y pionera en prestar libros a los usuarios.

La Royal Grammar School fundada en 1500 en Inglaterra contiene uno de los pocos ejemplos que quedan de la práctica de encadenar los libros a los estantes. Todavía hoy, la biblioteca mantiene encadenados ejemplares que datan de fines del 1400, incluyendo dos primeras ediciones de los Principia de Isaac Newton.

La Biblioteca Pública de Nassau en Bahamas fue una cárcel, construida a finales de 1700, el edificio octogonal fue convertido en una biblioteca alrededor de 1837 y hoy en día cuenta con una colección de 28.000 volúmenes.

La primera biblioteca en Suecia en adoptar un diseño de plataforma abierta fue la de Estocolmo que abrió sus puertas en 1928, cuando el arquitecto Gunnar Asplund y el bibliotecario Fredrik Hjelmqvist decidieron, para alegría de los bibliotecarios de todo el mundo, que los usuarios de la biblioteca pudieran buscar sus propios libros. Su modelo de autoservicio fue revitalizado recientemente, con un nuevo impulso hacia la automatización para el registro de salida y retorno.

En Washington, la biblioteca pública de McAllen es la más grande construida en un solo piso en toda la nación, pero la del Congreso en Washington DC es la biblioteca más grande del mundo con más de 151.800.000 artículos que reposan en 838 kilómetros de estanterías. Toda una joya de la sabiduría mundial.

Fuente: El economista

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.