“Sólo por curiosidad: ¿los dentistas beben café?”

La conocimos en la cafetería y nos asaltó la duda en la barra. “Pues claro, bebemos mucho café… ¿no has oído hablar nunca del fika? ¡Es algo muy sueco!”, nos comentó. Así que, satsfechos con la respuesta, la invitamos a un café con leche con un croissant: la versión española del fika.

Se llama Karin y acaba de aterrizar en la CEU UCH desde Estocolmo, la capital de Suecia (y dicen que de Escandinavia también). Pasará los próximos meses con nosotros como estudiante Erasmus+ para luego volver a su universidad de origen, el Karolinska Institutet. Quisimos conocerla en su primer día en Valencia para charlar con ella y conocer algo más sobre sus expectativas, sus estudios, sus planes de futuro… y que nos aclarara qué era eso del fika.

Karin ya forma parte de la comunidad CEU

Hej, hej, Karin! Acabas de llegar a nuestra ciudad desde KI, una universidad de referencia en el área de Ciencias de la Salud. Dinos, ¿qué esperas de tu estancia con nosotros?

Efectivamente, en la actualidad estoy estudiando cuarto curso en KI y estoy muy contenta de estar ahora en el CEU de Valencia. Espero aprender muchas cosas en los próximos meses, pero sobre todo me interesa conocer las diferencias que hay entre nuestros países y aprender de esas diferencias: cómo entendéis y practicáis la odontología aquí y cómo lo hacemos en Suecia. Además, me gustaría entrar en contacto con pacientes e interactuar con ellos; estoy segura de que todo lo que aprenda aquí lo podrá aplicar luego en mi país.

Nosotros estamos especialmente orgullosos de nuestra clínica odontológica, ¿sabes ya si tendrás la ocasión de hacer prácticas con pacientes en ella?

Sí, de hecho creo que la mayor parte de los créditos que voy a cursar van a ser prácticos. Sé que voy a tocar algo de odontopediatría, pero todavía he de hablar con mi coordinador Chirag para terminar de perfilar el programa… ¡pero estoy muy contenta de poder trabajar en vuestra clínica!

Mucho nos tememos que nuestros pacientes no hablan sueco pero nosotros te hemos oído hablar español y nos da la impresión de que el idioma no va a ser una barrera para ti…

Creo que no, ¡o al menos eso espero! Voy a combinar el español con la lengua de signos si es necesario. En realidad, empecé a estudiar español desde pequeña, creo que desde los ocho años, porque parte de mi familia vive en Málaga, así que tuve que aprender la lengua para poder comunicarme. También la estudié en el colegio porque en Suecia, al menos donde yo estudié, teníamos tres lenguas extranjeras: inglés, español y alemán. Estudié en un colegio internacional y mi madre es profesora de alemán, ¡imagínate la mezcla de idiomas que tengo en mi cabeza!

Creo que es esencial tener un perfil internacional porque te da una perspectiva totalmente diferente, aunque imagino que depende de la profesión de cada uno. Sé que irse al extranjero puede parecer algo complicado, pero en mi caso sentí que venir a España era como venir a mi casa.

También pienso que es increíble lo fácil que resulta hoy en día moverse por Europa. Debemos estar muy agradecidos por esto porque todo resulta muy sencillo, incluso desde la parte más administrativa. Tanto desde vuestra universidad como desde el Karolinska Institutet, todo ha resultado muy fácil desde el principio.

Y, una vez acabes tu experiencia Erasmus+, ¿dónde te ves?

En este momento no sabría responderte porque todavía me queda un año de estudios, pero me imagino que estaré donde la vida me lleve. Lo de trabajar en Suecia no es un problema, pero quizás me apetezca volver a España y trabajar aquí como dentista, o descubrir algún nuevo destino para ganar algo de experiencia antes de instalarme definitivamente en un lugar. Creo que, cuando uno intenta planificarlo absolutamente todo, nada acaba saliendo del todo bien.

Una cosa que sí tenía bien planificada era mi destino Erasmus+. Desde el principio supe que quería venir a España porque me encanta su lengua, su cultura, su gente, ¡su gastronomía! No tenía ninguna alternativa en mente: o venía a España, o no me iba de Erasmus+.

Parece claro que te encanta nuestro país pero seguro que has sentido algún tipo de choque cultural. ¿Percibes alguna diferencia muy evidente entre los suecos y los españoles?

Somos claramente diferentes, pero lo veo como algo positivo. Creo que los escandinavos a veces estamos un poco aislados; es difícil de explicar pero digamos que nosotros vivimos para trabajar, mientras que en España trabajáis para vivir. Esto hace que, por ejemplo, aquí veas a la gente en la calle un miércoles por la noche… ¡y eso que ni siquiera es la capital de España! En Estocolmo, las calles estarían medio vacías.

No somos tan abiertos como vosotros, pero creo que también es porque trabajamos mucho. Nuestra jornada empieza muy temprano por la mañana y después es normal llegar a casa y no salir hasta el fin de semana; aquí, sin embargo, se ve a gente cenando fuera a las 22:00h… ¡a esa hora nos estamos acostando en Suecia! La forma de vivir aquí es buena para el alma, para la mente, es más sana.

Pero por supuesto que hay cosas buenas en Escandinavia. Si vas a Suecia, por ejemplo, verás que todo está muy bien estructurado. Nos encanta tenerlo todo muy organizado: el sistema sanitario, la educación… que es gratuita, por cierto; yo no pago por estudiar Odontología, y eso es algo increíble. Y recibimos muchas ayudas del Estado porque estamos estudiando y el gobierno quiere incentivar a la gente para que estudie. Eso es lo que me encanta de Suecia. Y ocurre lo mismo con las bajas por maternidad, las ayudas por familia numerosa…

También tenemos nieve: mucha nieve. Y, en general, en Estocolmo puedes hacer lo que quieras: irte de bares, ir a la ópera… Es una ciudad muy bella y resulta perfecta en verano. Si llegas desde España, desde luego te sorprenderá si vienes en invierno: hace mucho frío y no hay luz. De hecho, en el norte el sol nunca llega a salir durante los meses de invierno. Eso sí, Suecia te da todos los medios para hacer lo que desees, y por eso es un gran país. Y KI como universidad, sobre todo en Medicina, es simplemente perfecta. Tenemos unas infraestructuras increíbles, muchas líneas de investigación y siempre ponen las máximas facilidades para que la gente estudie y se construya un futuro profesional. Y, como todo el mundo habla inglés, ¡es muy fácil comunicarse con nosotros!

… y tenéis fika.

¡Y tenemos fika! Esto es algo verdaderamente muy sueco: nosotros bebemos muchísimo café y normalmente lo acompañamos con algo dulce, un bollo de canela o algún bizcocho. Por la mañana tomamos el fika, después del almuerzo también, seguramente también antes de cenar… en fin, ¡nos encanta!

Ah, y llevamos un estilo de vida muy compacto: todo debe ser eficiente, todo debe ser pequeño y, como nos precupamos mucho por el medio ambiente, todo debe ser ecológico. Aquí en Valencia me sorprende lo grandes que son las casas, ¡es imposible encontrar un apartamento de menos de 50 metros cuadrados!

Cierto, y verás que nuestras clases incluso doblan esa superfície. Karin, gracias por tu tiempo y por haber compartido este fika con nosotros =)

1 Comentario

  1. Es curioso sentir como las personas ajenas a la profesión tienen dichas creencias respecto a nosotros los Odontólogos

    En mi caso si tomó café, por supuesto, sin excesos y cuidando mi higiene bucal

    Bastante interesante la historia de Karin, gracias por compartirla!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here