Neuropatías post-quirúrgicas en cirugía e implantología oral

384

“Los profesionales deben tener presente las consecuencias adversas de estos procedimientos y evitarlas en la medida de lo posible con una correcta planificación de los casos”

Dr. Cortell profesor del Grado en Odontología de la Universidad CEU Cardenal Herrera ha participado como ponente en el X Multidisciplinary Pain Meeting en Menorca. Este evento prestigioso en su ámbito, se realiza una vez al año y cuenta con profesionales reconocidos en esta área.

blog-dolor-cortell

El Dr. Cortell ha participado en una mesa redonda sobre” Nuevos avances en el diagnóstico y tratamiento del Dolor Orofacial” hablando sobre neuropatías post-quirúrgicas y su tratamiento farmacológico.

Según el Dr. Cortell  “Hay múltiples factores de riesgo para el desarrollo de dolor persistente postquirúrgico en la cavidad bucal; no obstante, la incidencia de alteraciones neurosensitivas después de procedimientos dentales son relativamente poco frecuentes.”

Según nuestro profesor :

En los últimos años, la amplia aceptación de los tratamientos con implantes dentales ha llevado a que sean las técnicas quirúrgicas asociadas a su colocación, junto con  la extracción quirúrgica de los terceros molares inferiores incluidos los más relacionados con el dolor persistente posquirúrgico en la cavidad bucal. Los profesionales deben tener presente las consecuencias adversas de estos procedimientos y evitarlas en la medida de lo posible con una correcta planificación de los casos pero cuando aparecen alteraciones neurosensitivas o dolor después de estos procedimientos se debe considerar tanto el tratamiento farmacológico, como la reparación microquirúrgica del nervio dañado.”

blog-dolor-cortell 1

El Dr. Cortell sugiere que el uso de  Tapentadol  puede ser una nueva alternativa terapéutica. El Tapentadol, es un nuevo fármaco analgésico opioide de acción central cuya potencia se sitúa entre la morfina y el tramadol. Ha sido aprobado su utilización por la FDA en el dolor agudo moderado-severo, en forma de comprimidos de liberación inmediata.

¡Enhorabuena Dr. Cortell!

1 Comentario

  1. Me gustaría hacer una reflexión al hilo de este post. El caso de la implantología dental es muy sintomático de la banalización de la odontología, su mercantilización. Un tratamiento con unas necesidades específicas de rigor y eficiencia, con un importante impacto en la salud de los pacientes, viene a tratarse como un bien de consumo más, como un producto de supermercado, donde lo más importante no es la calidad, la satisfacción del cliente, sino un asunto puramente mercantil de precios. Los implantes dentales se venden, valga la expresión, como si fueran churros, se rebaja considerablemente la importancia que tienen. De esa rebaja solo pueden resultar malas praxis. En el caso del artículo, el dolor neuropático, por ejemplo, el del herpes zoster, es uno de los dolores que más pueden afectar a la vida de las personas, por su persistencia e intensidad. Cuando uno va a una clínica dental se le “vende” el tratamiento idealizándolo, despojándolo de factores que podrían reducir la “intención de compra”, como es el caso del dolor. Si nos dejamos llevar por la corriente general de banalización y mercadeo, reduciremos la importancia de la salud y, seguramente, los pocos efectos postoperatorios de la implantología se multiplicarán porque, en cierta forma, no nos la estamos tomando tan en serio. Deberíamos ser capaces de tener una voz propia, profesional, impulsada por la vocación deontológica para enfocar estos temas y darles la importancia que se merecen.

Dejar respuesta