Manejo en la clínica dental del niño autista

Hoy 2 de abril es Día Mundial del Autismo por ello, desde la Universidad CEU Cardenal Herrera queremos abordar el tema desde el punto de vista odontológico.

La primera descripción de autismo fue realizada por Leo Kanner, psiquiatra austriaco que trabajaba en Estados Unidos, en 1943. En su artículo Autistic disturbances of affective contact (Los trastornos autistas del contacto afectivo), publicado en la Nervous Child, reportó detalladamente las observaciones realizadas a once niños que compartían unas características conductuales especiales, definiendo el término “early infantile autism” (autismo infantil precoz).

El autismo es una condición de origen neurológico y de aparición temprana que puede estar asociada o no a otros cuadros. Las personas con autismo presentan como características, desviaciones en la velocidad y secuencia del desarrollo, en la relación social, en el lenguaje y la comunicación, además de problemas sensoperceptivos y cognitivos que ocasionan rutina, estereotipias, resistencia al cambio e intereses restringidos, lo cual interfiere en su interacción con las otras personas y con el ambiente.

Según Dávila y Negrón (2001) el autismo es un síndrome neuroconductual más frecuente que el Síndrome de Down y que la diabetes juvenil. Hace algunos años, 1 de cada 10.000 niños sufría autismo, hoy en día 1 de cada 150 niños es diagnosticado con este síndrome (Negrón, 2001). La incidencia tan alta de autismo durante los últimos años, aumentan las probabilidades de tener un paciente especial en la consulta aumentan, por ende el compromiso y los conocimientos del especialista deben ser cada día mayores.

Las características conductuales del paciente autista hacen del individuo que lo padece, un paciente con necesidades especiales, por lo que su manejo representa un reto para el odontólogo.

Familiarizar del niño autista con la figura del odontólogo, puede ayudar en la consecución de los objetivos de salud oral que, sin duda, mejorarán su calidad de vida futura. Son niños que, en ocasiones, no pueden manifestar sus sentimientos y percepciones, tales como miedo o dolor, lo que hace más complicado su manejo.

La literatura refiere que muchas de las técnicas de abordaje conductual que son efectivas en la consulta odontopediátrica, pueden no funcionar en niños autistas. Un ejemplo de ello es la técnica decir-mostrar-hacer, en la cual mostrar y decir podrían no ser asimiladas por el niño autista por lo que se resistirá a hacer.

Algunas de las estrategias que se utilizan para el aprendizaje y la modificación de conductas  en pacientes autistas y que pueden ser aplicadas en la adaptación a la consulta odontológica son el reforzamiento positivo, el modelamiento, moldeamiento, que generalmente se utilizan a diario, pero la técnica más novedosa que actualmente es usada con pacientes autistas en la enseñanza estructurada.

La Academia Americana de Odontopediatría (AAPD) reconoce que, hoy en día, el manejo del comportamiento en personas con necesidades especiales está cambiando. Estos pacientes pueden presentar un mayor riesgo de patología oral debido a su capacidad disminuida de entender o participar en su higiene diaria y cooperar con los programas preventivos.

Los niños autistas presentan varios problemas relacionado con la cavidad oral, podemos encontrar más los traumatismos dentales como consecuencia de la hiperactividad que poseen en estos niños, en temprana edad, o las autoagresiones que son muy frecuentes, problemas con las encías como es la hiperplasia por la medicación que se les suministra para las crisis epilépticas, problemas de oclusión y caries dental aunque la incidencias no es más alta que la que encontramos en la población general.

Conclusiones:

  1. El autismo se está convirtiendo actualmente en una epidemia, con una incidencia más alta que un sin fin de enfermedades muy comunes en otras décadas, lo cual se traducirá en un incremento de pacientes autista que acudirán a consultas odontológicas, requiriendo atención especializada.
  2. Se observa una carencia de información sobre el área de atención a pacientes especiales en los profesionales de la salud.
  3. La interrelación padres- educadores- odontólogo es muy importante  para una consecución completa de nuestros objetivos de tratamiento.
  4. Como lo demuestran las investigaciones, la utilización de claves visuales con pacientes autistas permite obtener grandes logros en la adquisición de nuevas conductas ya que garantiza la falla de memoria de secuencias de las actividades a realizar, común en estos niños, además que suelen aprender a través de la rutina y lo predecible, por eso el anteceder lo que va a suceder favorece el aprendizaje.
  5. El mantenimiento de nuestros objetivos de salud pasará por instruir a padres y educadores acerca de la importancia de la prevención a nivel oral, enfatizando la necesidad de revisiones periódicas que controlen el riesgo de enfermedad oral en el niño autista.

 

Bibliografía:

-Gómez, B., Badillo, V., Martínez, E.M., Planells, P. Intervención odontológica actual en niños con autismo. La desensibilización sistemática. Cient Dent 2009;6;3:207-215.

-Negron, L. Experiencia Venezolana en el Tratamiento del Autismo. Disponible:   http://www.autismo.org.mx/ (Consulta: 2013, Abril 2).

-Davila J. Cuidados Médicos del Autista II Jornadas de Atención a la Discapacidad. Un espacio para las personas con autismo. 2001 Caracas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here