Tradiciones navideñas españolas, ¡es tiempo de compartir!

El primer tramo del curso académico está a punto de terminar. Es el momento de descansar, dejar de lado durante unos días los apuntes, aferrarse a una taza de chocolate o vino caliente y saborear un buen turrón: ¡por fin ha llegado la Navidad!

En la tradición católica la Navidad celebra el nacimiento de Jesús, aunque ya es una fiesta muy extendida y celebrada por muchas personas en el mundo, independientemente de su religión. Existen figuras como la de Papá Noël (o San Nicolás, Santa Claus… ¡existen tantas variantes!), que han convertido este período en algo más comercial y festivo, ligado al intercambio de regalos y a las vacaciones. Y tampoco hemos de olvidarnos de que en otras culturas, aunque no celebren la Navidad, también cuentan con sus propios festivales y celebraciones de invierno. Parece que, en esta época del año, todos coincidimos en la necesidad de volver a casa y reunirnos con nuestros seres queridos.

Si visitas el Rectorado de nuestra universidad podrás admirar este nacimiento tan tradicional y navideño

Pero, incluso en aquellos países donde sí celebramos la Navidad, ésta puede adquirir muchos colores y sabores diferentes. Cada región tiene sus propias tradiciones y costumbres locales, ¡y eso le puede dar una personalidad muy diferente a la Navidad!

Las tradiciones navideñas españolas: turrón y 12 uvas de la suerte

De forma no oficial, pero sí oficiosa, la Navidad comienza el día 22 de diciembre con la retransmisión del sorteo de Lotería Nacional. En este día, los niños del colegio de San Ildefonso cantan los números premiados del sorteo especial de Navidad en una tradición que está muy arraigada en España. Y claro, la esperanza para el espectador es que canten su número cuando salga el premio más importante, El Gordo.

En realidad, la Navidad empieza de manera oficial el día 24 de diciembre, que es cuando celebramos la Nochebuena, preludio del gran día de celebración: la Navidad, el 25 de diciembre. Este día, es tradicional que las familias se reúnan en una gran comida especial que, en un país como el nuestro, puede variar de una región a otra. En muchos lugares de España lo típico es comer cocido seguido de algún tipo de pescado o carne asada, como el cordero.

Además de la fe, lo que nos une en Navidad es el deseo de estar junto a nuestros familiares y amigos

En lo que coincidimos casi todos es en el postre, y es que nadie se puede resistir a una de las grandes tradiciones navideñas españolas: el turrón. Este dulce, que sólo se come en esta época del año, tiene su origen en la zona de Jijona (Alicante) y está hecho de almendras y miel. Evidentemente, existen muchas variantes más modernas, pero si quieres probar el auténtico turrón, decántate por una de las siguientes: turrón de Jijona (o blando), turrón de Alicante (o duro) y turrón de yema (o yema tostada, ¡depende de lo goloso que seas!).

El 28 de diciembre está marcado en el calendario español como el Día de los Santos Inocentes, una fecha que conmemora un episodio trágico pero que ha evolucionado de forma totalmente diferente. De hecho, es el equivalente al April Fools’ Day anglosajón o día de las bromas, ¡una fecha en la que todo puede suceder! En este día, es habitual ser víctima de pequeñas inocentadas o mentiras, e incluso puede que acabes con una figura de papel pegada en tu espalda; no te habrás dado cuenta, pero seguramente un niño haya aprovechado algún despiste tuyo para convertirte en un inocente.

Turrones, mazapanes y polvorones para una Navidad dulce y española | Foto de RTVE

Más adelante, la siguiente tradición navideña española llega la noche del 31 de diciembre, cuando celebramos la Nochevieja. La diferencia es que, mientras las fiestas anteriores tienen un toque más familiar y casero, en Nochevieja el espíritu es mucho más festivo y social. De hecho, es habitual celebrar la última noche del año con los amigos hasta bien entrado el nuevo año, con un único momento de pausa: la medianoche.

A esa hora, los españoles volvemos la mirada a la Puerta del Sol de Madrid para ver, en directo, las 12 campanadas que dan la bienvenida al nuevo año. Y, con cada campanada, es habitual que comamos una uva de la suerte. O al menos lo intentamos, ¡es imposible comer 12 uvas en tan poco tiempo! Con esta tradición, los españoles nos aseguramos la buena suerte en el año que comienza; algo que, por otro lado, complementamos con ropa interior roja y una buena copa de cava en la que previamente habremos introducido un objeto de oro. Sí, haremos lo imposible por atraer la buena fortuna…

El día más esperado por las niñas y niños españoles

La última fecha destacada del calendario navideño es el día 6 de enero, el Día de los Reyes Magos. Y, más concretamente, la mañana de ese día, que es cuando las niñas y niños españoles se despiertan para descubrir todos los regalos que estos tres personajes les han traído durante la noche. Los Reyes Magos continúan siendo los grandes protagonistas infantiles de la Navidad española, aunque el equivalente anglosajón de Santa Claus esté cobrando cada vez más protagonismo.

El turrón, los polvorones y los mazapanes son los dulces navideños por excelencia en España

La tradición cuenta que los Reyes Magos llegan desde Oriente a cada ciudad española: a Valencia, por ejemplo, suelen llegar en barco. Muchos adultos y niños acuden al puerto de la ciudad para darles la bienvenida y seguirles a lo largo de la cabalgata que recorre la ciudad: ¡sus Majestades arrojan caramelos y juguetes a los niños durante el recorrido! Así que, esa noche, es muy importante que los niños se vayan pronto a la cama: si han sido buenos, al día siguiente se encontrarán con los regalos con los que han soñado. Si, por el contrario, han sido traviesos, es posible que se encuentren con un saco de carbón en su lugar. Carbón dulce, hecho de azúcar, por supuesto.

El día 6 de enero, como punto final a la Navidad, es habitual comer un dulce especial llamado Roscón de Reyes. Se trata de un bizcocho cubierto de fruta escarchada y habitualmente relleno de crema de trufa o nata. De hecho, lo importante del roscón es lo que se esconde en su interior: un secreto bueno y uno malo. Si, al comer tu porción, descubres una pequeña figura, ¡has ganado y te convertirás en el rey o reina del día! Pero, si por el contrario, te encuentras con un haba dura, mala suerte: tendrás que pagar el roscón del año siguiente.

Estas son sólo algunas de las tradiciones navideñas españolas: ¿cómo se celebra la Navidad en tu país?

¡Tradiciones navideñas del mundo sin salir del campus!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here