En agosto celebramos el curso intensivo de español de verano, cuyo principal objetivo era ayudar a los estudiantes internacionales a adaptarse rápidamente a su nuevo entorno, a la vez que mejoraban su capacidad comunicativa en español y conocían más de cerca la cultura y los hábitos españoles.

El curso lleva realizándose desde el verano de 2014 y en su primera edición participaron 15 alumnos. Desde entonces el número de inscritos es cada vez mayor, llegando en esta ocasión a los 80 estudiantes. Este año, el Servicio de Idiomas los ha distribuido en 4 niveles, cada uno impartido por un profesor.

Al finalizar el curso, la mayoría de los alumnos regresaron a sus países para disfrutar de unos días de vacaciones antes del comienzo del curso. Hemos aprovechado su regreso a la CEU UCH para entrevistar a algunos de ellos y conocer sus impresiones.

  • Elena Santoro, 24, Bergamo (Italia)

Una de ellas es Elena Santoro, estudiante italiana de primer año del Grado en FisioterapiaElena, que asistió a las clases de nivel B2/C1, hace un balance muy positivo del curso, y también de los dos meses que lleva viviendo en España: “Para mí la gramática era fundamental, pero casi más importante era conocer gente nueva e integrarme desde el principio”, afirmó.

En cuanto a la vida en su nueva ciudad, Elena dice sentirse encantada aquí, y asegura que España le parece un país bastante tranquilo:

“Comparado con Italia, los españoles sois muy calmados y discretos”.

Es probable que muchos de los estudiantes internacionales no estén del todo de acuerdo con ella…

 

  • Harry Froment, 19. Bruselas (Bélgica)

Otro de los alumnos que participó en el curso fue Harry Froment, procedente de Bruselas. El belga comenzó el curso con un nivel básico (A2), pero ha logrado grandes progresos durante estos meses, y no sólo gracias al intensivo de español. “Cuando llegué tenía claro que debía esforzarme por conocer gente española, aunque eso significara aislarme del grupo de clase, ya que la mayoría de ellos hablaban francés. Antes de venir, me habían dicho que los españoles eran bastante cerrados, sin embargo, puedo asegurar que si uno se esfuerza un poco, no va a tener problemas para hacer amigos aquí”.

Su estrategia funcionó, y hoy Harry, después de los primeros días de clase, se ve capacitado para entender a los profesores: “Aún me falta ampliar mi vocabulario, pero haberme relacionado con españoles me permite seguir las explicaciones, algo que hace un mes hubiera sido imposible”.

 

 

  • Katy Charlot, 20. Niort (Francia)

La estudiante francesa de Odontología Katy Charlot nos cuenta que eligió Valencia porque en su región, Poitier, sólo se ofrecían 15 plazas para 1.300 candidatos. Katy tiene una visión algo diferente de la de Harry, puesto que para ella conocer al resto de alumnos ha sido uno de los puntos más positivos del curso de verano: “Antes de venir, siempre surgen dudas, son muchos cambios en tu vida”. Relacionarse con otros alumnos no ha impedido a Katy mejorar su nivel de español, ya que aprovecha los encuentros con otros contactos para practicar el idioma. La prueba es que Katy apenas conocía un par de palabras antes de llegar, y ahora es capaz de mantener una conversación básica en español. “Cuando conozco a alguien por primera vez, hago como que no hablo inglés ni francés. Eso me obliga a esforzarme por hablar español”.

El curso te ayuda a darte cuenta de que no estás solo, hay mucha más gente en tu misma situación

Éstas son las impresiones de algunos de nuestros alumnos, cada uno con sus propias motivaciones y sus métodos de aprendizaje. Aunque hay algo que todos comparten: estar predispuesto a conocer gente y aprender su idioma les está facilitando las cosas y les está permitiendo vivir esta experiencia de una forma más intensa.

Éstas son algunas de las imágenes del curso de verano. Si quieres ver más, pulsa aquí:

Dejar respuesta