Lituania…bohemia como tú

Me llamo Marian Botella y tras 10 meses de experiencia acabo de volver de la universidad de Vilna, Lituania. Allí he cursado quinto de medicina. La primera reacción de mi entorno al decirles que iba a cursar un año de carrera en Lituania era siempre la misma, con preguntas como estas:

– “¿Lituania? ¿que se te ha perdido allí?¿pero tú sabes el frío que hace?”.

Puede que Vilna no sea uno de los destinos favoritos para un estudiante, pero a mi me gustaría daros varios motivos por los que deberíais plantear vuestro Erasmus allí (yo sin duda lo volvería a hacer).

Vilna es una ciudad con toques diferentes a lo que podemos ver en Europa occidental. El casco antiguo de la ciudad es muy bonito, hay un barrio bohemio donde se refugian los artistas y tiene la calle principal llena de tiendas y bares con ambiente que termina en una plaza junto a la catedral. 

Para los amantes de la naturaleza, Lituania está llena de parques naturales y lagos. El lado no tan bueno es el clima, llueve mucho y el invierno es duro. Aun así, los cambios de estación son preciosos y la ciudad nevada también.

Además, ver como la vida para un lituano sigue a -20 grados forma parte de la experiencia Erasmus.

En cuanto a estudios, la universidad de Vilna es una de las más antiguas de Europa y la facultad del casco antiguo es visitada por muchos turistas. La universidad ofrece muchas facilidades para los estudiantes, y cursar aquí un año de Erasmus no es ningún problema porque están acostumbrados a recibir gente de intercambio.

La gente joven suele hablar muy bien inglés

Esto favorece mucho al ambiente Erasmus, siempre surgen planes: viajes, karaokes, concursos, días de cocina nacional, excursiones, visitas a museos. Está todo muy bien organizado para que los estudiantes de fuera tengan una experiencia inolvidable y puedan no solo disfrutar del ocio si no conocer el país e intercambiar vivencias con estudiantes de distintas nacionalidades.

Mi día a día como estudiante de medicina era ir al hospital. A partir de tercero, las clases son allí y esto es muy cómodo porque los rotatorios empiezan temprano y cuando acabas ya estás allí para las clases del medio día. Los médicos son muy amables y te facilitan la comunicación con el paciente traduciéndote al inglés. Además, la gente joven suele hablar muy bien inglés.

El Erasmus allí es muy diferente a lo que puede ser tu vida en España, la gente tiene un carácter más frío y la gastronomía es muy pesada. Aun así, os animo a que vayáis, aprenderéis mucho del este de Europa.

Los estudiantes allí, ademas cuentan con muchos descuentos en distintos sitios de ocio, y es muy fácil encontrar buses y vuelos baratos a ciudades cercanas y así poder descubrir lugares a los que quizá desde España jamás pensarías en ir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.