La enfermería en el cine II: El Paciente Inglés

juliette-binoche

La película El paciente inglés está ambientada en la segunda Guerra Mundial y cuenta la vida de una persona gravemente enferma (Gran quemado, quizá el 90% de su cuerpo) que es atendido por una enfermera en un monasterio abandonado.

Fue dirigida por Anthony Minghella en 1996 y basó su película en la novela del mismo título de Michael Ondaatje: poeta y escritor nacido en Ceilán, en la actualidad Sri Lanka y nacionalizado Canadiense, quien además de haberse ganado uno de los premios más importantes de literatura por esta novela, colaboró con el director Anthony Minghella  en la adaptación del libro para la gran pantalla.

El papel del paciente inglés (el conde László Almásy) lo protagonizó el actor Rallph Fiennes, y el de enfermera (Hana) por Juliette Binoche.

El paciente es reacio a revelar información personal, y sólo a través de una serie de flashbacks se puede tener acceso a su pasado. Es posible que el Paciente Inglés sea la película de más flashbacks de la historia del cine. A valorar.

La melancolía inunda muchas de sus escenas, con momentos de angustia, de dolor. Es una película también sobre la soledad en sus dos vertientes, la sensación de soledad y la soledad física. Los recuerdos son lo único que queda.

Es ahí, donde la mujer, como enfermera juega un papel vital: el acompañamiento, el cuidado en el plano tanto físico como psicológico. El cuidado desde un punto de vista antropológico se podría definir como una manera de paliar la vulnerabilidad humana (el conde es vulnerable), vulnerabilidad humana que se manifiesta en diferentes niveles: biológico, físico, social. Es vulnerable el recién nacido (podríamos decir que es la máxima expresión de vulnerabilidad) es vulnerable el anciano, y todos pasamos por etapas de vulnerabilidad cuando estamos enfermos. Ahí habrá siempre una enfermera para cuidarnos. La enfermera no quiere que muera el conde y lo cuida. EL conde se pregunta el por qué ella no quiere que muera.

También trata sobre la reconciliación con la vida pasada. Gracias a Hana el Conde Laszlo empieza a recordar. La muerte como una parte más de la vida, también es una forma de reconciliarse, como si la muerte predisponga a la reconciliación.

patient3_650

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.