Crear un hábito con un rotulador

Alcanza tu máximo potencial siguiendo los consejos de tu Servicio de Orientación al Estudiante.

Llega septiembre y entramos en la época de nuevos propósitos, de nuevos objetivos, del de “de este año no pasa que…”

O quizás es tu primer año en la Universidad y te empiezas a dar cuenta de que las costumbres que tenías el año pasado necesitan ser “revisadas” porque no te funcionan del todo bien. Quizás porque sea un nuevo curso, quizá porque estás en una situación distinta o quizá, simplemente, porque quieres cambiarlas.

Y empieza a martillear en tu cabeza algo que llevas tiempo escuchando: “No tienes el hábito”.

Un hábito, o dicho de otra forma, una conducta que se realiza con regularidad y que, añado yo, se hace casi sin pensar y casi sin esfuerzo, no es algo que se consigue de la noche a la mañana.

Cuando un hábito se instala en tu vida, te suele acompañar un buen trecho.

Pero, ¿porqué es tan difícil CREAR un hábito, y mucho más CAMBIARLO?

Dicen algunos expertos*, que, en promedio, se necesitan 66 días para crear un hábito (sí, 66, y no los 21 que hemos escuchado siempre). Necesitas 66 días para romper la inercia que supone pasar del reposo a la acción, o de una acción a otra acción. Y es que para ello se necesita aplicar cierta dosis de energía. Algo a lo que nuestra mente se resiste empecinadamente: La ley del mínimo esfuerzo, ya sabes.

También se apunta a la relación entre la automatización de la conducta y su repetición: cuanto más la repitas, más fácil será generar el hábito, y para ello te propongo un sencillo pero eficaz método popularizado por el famoso cómico estadounidense Jerry Seinfield denominado “no rompas la cadena”.

Solo necesitas un calendario que esté bien visible y un rotulador.

Lo primero que has de hacer es definir exactamente qué quieres conseguir (o cambiar) y porqué, cuál es la motivación que te impulsa a conseguirlo.

Segundo: plantéate un intervalo temporal. 20-30 días puede estar bien para empezar

Tercero: marca en el calendario una cruz bien grande por cada día que consigas tu objetivo propuesto. Si algún día no lo logras, déjalo en blanco.

Poco a poco desearás llenar el calendario de cruces, y esa necesidad te ayudará a que cada vez te cueste menos.

¿Te animas?

*European Journal of Social Psychology Eur. J. Soc. Psychol. 40, 998–1009 (2010) Published online 16 July 2009 in Wiley Online Library (wileyonlinelibrary.com) DOI: 10.1002/ejsp.674

How are habits formed: Modelling habit formation in the real world

PHILLIPPA LALLY*, CORNELIA H. M. VAN JAARSVELD, HENRY W. W. POTTS AND JANE WARDLE University College London, London, UK

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here