La enfermería en el cine (I): MASH

MASH_TV_cast_1974

 

La serie televisiva MASH estaba basada en la novela de Richard Hooker (ganadora de la Palma de Oro en Cannes en 1970) y en la película homónima de Robert Altman. Se realizaron once temporadas y un total de 251 episodios (el último, emitido en 1983 fue visto por 106 millones de espectadores). La serie está considerada como antibélica, criticando la guerra de Vietnam, aunque el argumento se basó en la guerra de Corea. El guionista de la serie fue Ring Lardner Jr.

La actriz Loretta Swit Jane (a la izquierda de la imagen) hacía el papel de enfermera. Uno de sus episodios favoritos fue el titulado “las enfermeras”.

Crítica. Estereotipo Ideológico. MASH es una serie en la que en cada episodio se produce su resolución argumental, a diferencias de aquellas series que tienen continuidad, las llamadas “sitcoms” “sitdramas” o simplemente “sit”.

El campamento sanitario (MASH) se convierte para el público en un “campamento de vacaciones”, muy divertido en algunos capítulos. Esta situación choca con la realidad que le rodea: los heridos que cada día llegan al campamento y que supuestamente han sido lesionados por el enemigo.

La profesión más “santificada” en EEUU, la medicina, en la serie se convierte en algo a ridiculizar, por el comportamiento de sus dos cirujanos, en el caso de la película,  los actores Donald Sutherland y Elliot Gould (que interpretan a Hawkeye Pierce y Trapper Jhon McIntyre respectivamente). Podríamos afirmar que el alistamiento de estos dos médicos se produce dada su inutilidad para la medicina digamos “civil”. Quizá esta situación se crea con el objetivo de “normalizar” la crudeza de la guerra y de que, una supuesta crítica por parte del espectador con relación a la guerra, quede anulada.

La imagen de la enfermera Houlihan, no es la más apropiada, ya que en ocasiones es tomada como “icono” sexual, incluso se le define como “labios ardientes”. Esta imagen nada tiene que ver con la profesión de la enfermería actual. Los médicos son hombres y las mujeres enfermeras, no se da lo contrario en ningún caso.

 

Podríamos concluir diciendo que existe un desfase tanto en la película y la serie con relación a la situación actual de las disciplinas sanitarias que son tratadas, sin embargo, nos sirve para situar su “status” en aquellos años. Muchas cosas han cambiado. La guerra sigue igual.

MASHtv

 

Análisis Antropológico:

Se critica el estamento militar, el cual se ridiculiza (el capitán, casi un “borderline”, y los que se creen con autoridad, alguno con síntomas de trastorno mental). Al ser médicos eluden el control y la jerarquía, poniéndola en ridículo.

Es por ello que:

La crítica al estamento militar es el vehículo para criticar la guerra (incluso hay episodios “serios”), haciendo ver su sinsentido y la diferente orientación de militares y médicos (los primeros sirven a su país, los segundos a los heridos y a las personas).

La profesión médica y enfermera es elogiada, cuando está al servicio del poder (los militares) y no de las personas (combatientes todos).

Es por ello que:

La enfermera que se menciona (y algún médico) representan la enfermería al servicio de la guerra, por lo cual (al igual los médicos) es criticada y objeto de bromas (eso sí, de carácter sexual, aunque no solo ella).

Distinción entre aquellos médicos que van a disgusto (Hawkeye) y que no quieren estar allí y aquellos que lo ven como una forma de “servir” a su país y escalar en una jerarquía, los primeros son los héroes (de la serie), los segundos, los antagonistas.

Matices:
Existe un clima de entendimiento sexual (y diversión) entre médicos y enfermeras, mención al estereotipo citado anteriormente, aunque en ningún momento se sitúa las segundas al servicio de los primeros en este sentido), es decir, mostrando un imposible ejercito (en aquella época) donde las mujeres (solo enfermeras) y hombres (solo médicos) cohabitan y se divierten unos a otros.

Es por ello que:

Los que disfrutan de este clima, pero están casados, son claramente criticados por su conducta poco ética en ese aspecto (al amante de la enfermera, que tiene mujer y familia en EEUU).

Y sobre todo la desmitificación de la guerra como generadora de héroes (de nuestro bando) cuando el enemigo es un punto lejano en el horizonte o la jungla (–> Vietnam), esos médicos no son héroes, no se santifica su tarea, pero ocurre cuando su tarea contribuye a una guerra claramente vista como injusta.

¿Es posible una serie como MASH en una guerra “justa”?

 

Pero primero habría que responder a la pregunta ¿existen guerras justas? (punto de vista etnocéntrico).

 

Dr. Jose Vte Carmona

2 Comentarios

  1. Genial artículo y genial serie..
    Te animo a que sigas haciendo lo mismo con más series actuales o con películas, te voy a seguir en este tópic hasta que el cuerpo me deje.
    Por este post, te has ganado otro seguidor.
    Un abrazo!

  2. ¡Fantástico artículo sobre la serie MASH! No olvidemos que esta serie con records históricos (su episodio final mantuvo el récord de audiencia de la televisión norteamericana desde 1983 hasta el año 2010, año en que fue superado por la emisión Super Bowl) y marcó un contrapunto de ironía, que no todo el público supo entrever.
    Reviviendo algunos capítulos de esta mítica serie nos sirve, como bien dice el Sr. Carmona, para revisar y analizar el progreso en la figura del profesional de la enfermería y su evolución a lo largo de los años.
    Personalmente considero que no existen “guerras justas”, toda la violencia implica injusticia de una u otra forma, lo que sí tengo claro que en cualquier guerra la figura del personal sanitario es vital, aunque para los medios de comunicación sean, por regla general, los grandes olvidados en la mayoría de ocasiones. Hacen una labor muy dura que muchas veces marca sus vidas y sus memorias de fotogramas teñidos por el dolor!!
    Gracias por habernos traído a la memoria esta genial serie!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.