Probablemente hayas escuchado a la gente decir Esto me suena a chino para expresar algo sobre lo que no tienes ni idea. Sin embargo, ¿es este idioma tan difícil? Entrevistamos a Javier y Diego para explorar sus perspectivas sobre el idioma chino.

Javier está cursando su último año de Periodismo, mientras Diego también terminará el último semestre de sus estudios en Comunicación Audiovisual. Se sienten muy felices de tener la oportunidad de practicar chino, ya que es el idioma más hablado en el mundo y puede convertirse en el próximo idioma global después del inglés. Teniendo español como lengua materna, han pensado en la cultura asiática y el gran potencial que representa para sus futuros trabajos.

Javier piensa que los caracteres mandarines (Hàn zì 汉字)  son muy difíciles de reconocer, escribir y recordar, porque todos dependen del contexto. Al comienzo del curso, puedes usar el Pīnyīn (拼音 – significa “sonidos de deletreo”), que es el sistema oficial de romanización para el chino estándar y es muy útil para aprender a hablar. No obstante, Hanxi es la clave si quieres leer textos. Diego está de acuerdo con esta opinión, pero agregando que en esa dificultad, la belleza del idioma es lo que mantiene intactos sus esfuerzos y su motivación.

Con el clima cálido en Shanghai, esos sombreros en forma de paraguas son realmente útiles.

Otra ventaja que tienen ahora es que Luo, nuestra profesora de chino, siempre ha estado ahí para percibir sus puntos débiles y practicar con ellos. Ya que Diego necesita mejorar su fluidez, Luo habla con él más lentamente; mientras que en el caso de Javier, que habla casi como un hablante nativo, él quiere mejorar su habilidad en la escritura.

Cuando les pregunto sobre sus palabras más memorables desde el primer momento de estudio, Javier me da la palabra mǎ mǎ hu hu 马马虎虎, que significa más o menos (tigre tigre caballo caballo). El origen de esto fue: un niño dibuja un cuadro de un animal, y cuando la madre pregunta “¿qué es este animal, un caballo o un tigre”? El niño respondió que era las dos cosas. Por otro lado, a Diego se le ocurrió la palabra jiā yóu 加油, que literalmente significa ‘añadir gasolina’, pero los chinos la usan para animar a alguien (¡Vamos, tú puedes!, en ese sentido).

Algunas motivaciones para ti

– Imagina que ya hablas español e inglés, por lo que el chino será el que necesites para dominar todo el mercado laboral.

– ¿Algo fácil? Diego y Javier pensaron por unos minutos y dijeron que la gramática es la parte más simple. ¡No existe la conjugación de verbos!

– Estudiar chino no es pan comido, pero tampoco es una misión imposible, siempre y cuando tengas interés.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here