Además de su gran riqueza cultural, Elche ofrece una excelente gastronomía, en la que se emplea la gran variedad de productos que ofrece la zona. Una rica huerta y la proximidad de la costa marcan la historia culinaria de la población.

DÁTILES

“El producto estrella de las compras gastronómicas ilicitanas es, sin duda, el dátil fresco de su palmeral”

La temporada de recolección se extiende de octubre a enero y durante esa época es posible adquirirlo en algunos establecimientos ligados, en su mayoría, a las propias familias de los palmereros que se ocupan amorosamente de su cultivo y cuidado.

GRANADA

La variedad ilicitana de la exquisita granada, fruto de infinitas propiedades, introducido por los árabes, es la mollar, una de las mejor valoradas del mundo.

“Muy apreciados son el zumo de granada, de venta en numerosos establecimientos, así como el helado de granada”

Además de dátiles y granadas, en el campo de Elche se miman infinidad de cultivos tradicionales del Mediterráneo, como naranjas, almendras, olivas, nísperos, higos y limones.

ARROZ CON COSTRA

El arroz con costra  es un plato de arroz típico de las comarcas alicantinas.  Al arroz se le suele añadir longaniza blanca, longaniza roja, blanquito y botifarrón. Una vez semi cocinado y antes de acabar su cocción en el horno (leña/eléctrico/gas) se cubre con huevo batido. Lleva también los ingredientes habituales de otros arroces de la región, como son aguasalazafrántomate y ajos secos. Se suele cocinar con conejo en las comarcas del sur y en algunas zonas lleva garbanzos.

“El Arroz con Costra”, por antonomasia es el plato típico de Elche y uno de los arroces más singulares de todo Levante.

En algunos restaurantes se incorpora una pizca minúscula de ralladura de limón y ralladura de nuez moscada al huevo batido, para dar un toque especial al sabor final.

TORTADA DE ELCHE  Y PAN DE HIGO

De los postres hay que destacar la Tortada de Elche que se trata de un bizcocho con almendra molida, sin levadura, melado y decorado con merengue y fruta confitada.

“También tenemos que destacar  el pan de higo que se ha convertido en uno de los estandartes de la repostería de Elche”

Sus ingredientes fundamentales son almendra, azúcar, clavo, matalahúva (anís verde) e higos secos. Este rico dulce se consume sobretodo en Navidad, por su parecido al turrón.

“Entre las bebidas tradicionales encontramos el destilado de la flor de cantueso, el anís de paloma y el Licor de Dátil”

LICOR DE CANTUESO

El Licor de Cantueso tiene un grado alcohólico entre el 25% y el 35% con un contenido mínimo de 100 gr de azúcar por litro. Su color es normalmente oscuro siendo aportado por el uso de caramelo. Su aroma puede recordar al tomillo y su sabor es dulce al principio y con un sutil final amargo, da sensaciones de miel y tomillo. Se toma preferible e históricamente frío y solo, sea con o sin hielo.

ANÍS DE PALOMA

Se obtiene de la destilación del anís verde o del anís estrellado. Al destilado se le añade alcohol y los extractos naturales de anís, además de agua y azúcar. El producto debe permanecer en reposo durante un mínimo de diez días antes de su embotellado.

Cuenta con una graduación alcohólica entre el 40% y 55% con un máximo de azúcar de 50 gramos por litro, resultando, por tanto, una bebida relativamente fuerte.

LICOR DE DÁTIL

Para la preparación del licor de dátil se necesita únicamente dátiles, un trozo de vainilla, y coñac. Estos ingredientes se introducen en cualquier tipo de tarro grande y se dejan macerar (ablandar los dátiles manteniéndolos sumergidos en el coñac) para que desprendan todo su sabor. Esta mezcla se tiene que tener a temperatura ambiente (lugar fresco y seco) al menos durante 40 días. Durante este periodo agitaremos la botella cada 3 o 4 días para que no espese demasiado. Los ilicitanos han consumido este estupendo licor desde hace décadas tras las comidas acompañado de algún dulce típico.

Licor de Dátil Licor de Cantueso Anís de Paloma

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here