Muchas de las canciones que escuchamos estos días, algunas convertidas en himnos, lanzan un mensaje de optimismo que podemos compartir en estos tiempos atípicos. En cualquier país, estas canciones, siempre pegadizas, se hacen indispensables para unir, para empatizar, para propagar el espíritu o ideal que nos hace pensar en un futuro mejor. 

Y, ¡cómo no!, escucharlas, memorizarlas y, por ultimo, interpretarlas, es una forma divertida de practicar idiomas. ¿En qué otro momento ha sido tan popular el italiano? Casi todos hemos tarareado estos días canciones como, Facciamo finta che… Tutto va ben! , aunque no hayamos estudiado nunca esta lengua. 

Para los profes de idiomas, las canciones son un recurso frecuente, ya sea como “ice breaker”, al inicio de una clase o como recurso de despedida, para dejar buenas vibraciones. Y siempre se puede aplicar a algún tema lingüístico. Aquí traemos algunos ejemplos de cómo estos temas, con mensaje inspirador y alentador en estos tiempos difíciles, pueden tener su utilidad didáctica.

Comenzamos con la clase de español:

La más popular estos días, Resistiré del Dúo Dinámico, versionada de mil formas , contiene formas del futuro simple y del presente subjuntivo en oraciones temporales. Y, si ya nos parece repetitiva, podemos optar por la versión francesa, Résiste, de France Gall, … et persiste. Con la preciosa y emotiva canción, Pero a tu lado, de Los Secretos, podemos practicar el pretérito perfecto. Y una de las más recurrentes, Color Esperanza, de Diego Torres, es perfecta para practicar el uso del infinitivo en español.

 

¿Y quién no ha aprendido inglés escuchando a sus grupos o cantantes favoritos? El mercado americano y británico también nos dejan muy buenos recursos para estos días: 

Un clásico de Sir Elton John, imposible no bailar I’m still standing, para no rendirse nunca y perfecto para entender cómo funciona el present continous. Y también de presentes y optimismo va la preciosa Here comes the sun, de los 4 de Liverpool, ideal para cantarla con quienes se inician en esta lengua. O la increíble voz de Gloria Gaynor y su I will survive, , convertida ya en himno de varias causas, perfecta para practicar el imperativo y el futuro simple, aunque los pies se nos vayan al mismo tiempo… Otra voz privilegiada para otro estribillo motivador, el de I’ll rise up, de Andra Day, que se está haciendo muy popular en las actuales circunstancias. Y si hay una canción que nos llena de optimismo, esa es Happy, de Pharrel Wiliams, con un montón de ejemplos del primer tipo de condicional.

Muchas son las formas en que la música nos ayuda a aprender idiomas y a sobrellevar los malos momentos. Terminamos con el precioso e inigualable Nessum dorma, de Giacomo Puccini, cantándolo a lo Pavarotti, con ese verso final All’alba vinceró!, que pone la piel de gallina y las emociones a flor de piel

Pues ya sabéis. Es tiempo de aprender cantando, pero eso sí,

QUÉDATE EN CASA

STAY AT HOME

RESTÉZ CHEZ VOUS

STAI A CASA

BLEIB ZU HAUSE

QUEDA’T A CASA…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here