PÍLDORAS DE BRANDETH

BENJAMIN BRAMDETH (1809-1880)
José María de Jaime Lorén (2010)

Datos biográficos
Hombre de negocios, industrial y político norteamericano nacido en la ciudad inglesa de Lees. Tempranamente su padre abandonó a la familia y el joven Benjamin fue criado por su madre y por su abuelo materno, William Brandeth, cuyo apellido adoptó. Ejercía éste como médico en Liverpoll en la segunda mitad del siglo XVIII, y preparaba un medicamento a base de hierbas muy útil para depurar la sangre. Al principio las píldoras las repartían fundamentalmente entre los pobres y los necesitados.

Se trataba de lo que llamaban Píldora vegetal universal, que consistía en un potente catárquico capaz de limpiar de impurezas la sangre, cuya comercialización iniciará Benjamin, el nieto del inventor, tras casarse con Harriet Smallpage. Como el negocio no prosperase demasiado, al fallecer su esposa en 1835 emigró a Estados Unidos con sus tres hijos y con la esperanza de encontrar allí un mercado más grande.

Aprovechando la creencia popular de que las impurezas de la sangre eran causa de la mayor parte de las enfermedades, Brandeth se instaló en Nueva York donde rápidamente empezaron a difundirse con gran éxito sus pastillas, lo que obligó en 1838 a buscar un nuevo emplazamiento para su fábrica en el barrio neoyorkino de Osining o SingSing.

El éxito comercial de sus píldoras fue espectacular, convirtiendo a Benjamin Brandeth en una de las mayores fortunas de EEUU. Fue fundador y primer presidente en 1853 de la Caja de Ahorros del Condado de Westchester (Tarrytown, Nueva York), que luego se convirtió en banco que más tarde se fusionaría con el First Fidelity Bank Federal en 1993.

Otro negocio importante fue la compra en 1851 de más de cien kilómetros cuadrados en Adirondack, en el estado de Nueva York, donde se creará la primera reserva natural privada con el nombre de Parque Adirondack o Parque Brandeth. En 1857 construyó el hotel Brandeth cerca de Broadway.

Fábrica donde se elaboraban las célebres Píldoras Brandeth en Sing-Sing, en las inmediaciones de Nueva York, construido en 1836 Miembro de la masonería, fue uno de los fundadores del Medical College Eclecticas de Nueva York, y participó activamente en la construcción de la iglesia de la Trinidad de esta ciudad. Políticamente militó en el partido demócrata, con el que fue senador estatal por Nueva York.
Benjamin Brandeth se casó tres veces y tuvo trece hijos de las dos últimas esposas. Su muerte supuso un tremendo impacto en la sociedad neoyorkina, que ordenó la instalación de banderas a media hasta y extendió el luto por toda la ciudad. Su cuerpo descansa en un lujoso panteón del cementerio de Dale.

Píldoras de Brandeth
Como se ha dicho, una vez en América la familia se instala modestamente en la calle Hudson de Nueva York. Los comienzos de la fabricación de las píldoras fueron como los de cualquier empresa familiar. El padre mezclaba los ingredientes y fabricaba las píldoras, el hijo mayor las contaba y las introducía en los frascos, finalmente la esposa, con la que de nuevo se había casado Benjamin, pegaba las etiquetas en las cajas.

Al cabo de un año tuvo que ampliar con dos nuevos puntos de venta para hacer frente a los pedidos que llegaban, pasando la familia a vivir a una casa distinta. Pronto necesitó levantar una fábrica nueva con las más nuevas instalaciones en Sing Sing.

Por entonces se consideraba en América la indigestión y el estreñimiento como la fuente de todas las enfermedades, y para solucionarlas ahí tenían las Píldoras de Brandeth, fabricadas con toda clase de productos vegetales con la zarzaparrilla a la cabeza, a la que sin duda se añadían áloes, goma guta y otras plantas naturales.

Brandeth fue sin duda pionero en el uso temprano de la publicidad para concienciar al consumidor de las bondades de las píldoras de su nombre, una especie de purgante que supuestamente curaba todo tipo de male sobre la base de purgar las toxinas de la sangre. De esta forma logró construir una auténtica marca comercial y un mercado masivo para su producto.

En cuanto a la composición de este remedio secreto, se sabe que estaba formada por diversos productos vegetales, siendo el más importante la zarzaparrilla. En la publicidad española se presentaba como: “Puramente vegetales, siempre eficaces. Curan el estreñimiento crónico. Las píldoras de Brandeth, purifican la sangre, activan la digestión, y limpian el estómago y los intestinos. Estimulan el hígado y arrojan del sistema la bilis y demás secreciones viciadas. Es una medicina que regula, purifica y fortalece el sistema.

Para el estreñimiento, vahídos, somnolencia, lengua sucia, aliento fétido, dolor de estómago, indigestión, dispepsia, mal de hígado, ictericia y los desarreglos que dimanan de la impureza de la sangre, no tienen igual”.

Utilizó toda suerte de recursos publicitarios, incluyendo un tomo de 224 páginas que mereció nada menos que tres ediciones, con el pomposo título de “Doctrina de la purgación. Curiosidades de la antigua y la moderna literatura médica desde Hipócrates y otros escritores, que abarca un periodo de más de dos mil años, lo que demuestra que la purgación es la piedra angular de todos los méticos curativos”.

En poco tiempo sus pastillas se convirtieron en uno de los medicamentos patentados más vendidos en los EEUU. Una comisión del Congreso informaba en 1849 que Brandeth era el mayor anunciante del país. Entre 1862 y 1863 se le atribuyeron unos ingresos superiores a los 600.000 dólares de promedio. Pronto la fabricación de las píldoras rebasó el ámbito norteamericano, extendiéndose por todos continentes. En España fueron fabricadas y comercializadas por los Laboratorios Uriach de Barcelona.


Podemos decir que durante cincuenta años el nombre de Brandeth era uno de los más populares del país, hasta el punto que las Píldoras de Brandeth aparecen citadas, nada menos, que en el clásico “Moby Dick” de Herman Melville.
El negocio sanitario lo amplió en 1848 al comprar a Thomas Allcok su empresa dedicada a la fabricación de yeso poroso, con el que se preparaban emplastos para toda clase de dolores. Finalmente el biznieto de Benjamin Brandeth, Fox Brandeth Conner vendió el negocio de la píldora y el del yeso a la Woodstream Corporation de Lititz, Pensilvania.

Bibliografía


ANÓNIMO: Visitar Web Wikipedia. Consulta 12 de octubre de 2010

KING, D. (1858): Quackery unmasked, 295-296. New York.

WHITE, J.T. (1895): The national cyclopaedia of American biography, 196. USA.

YOUNG, J.H: Purgation unlimited. The toadstool millionaires: a social¡ history of patent medicines in America befor Federal regulation. Visitar Web Quackwatch. Consulta 14 de octubre de 2010

José María de Jaime Lorén
Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia)
(Octubre, 2010)
Descargar Epónimo Científico Benjamin Brandeth