COLIRIOS, POMADAS OFTÁLMICAS, LABORATORIOS, MUSEO, BIBLIOTECA, ESCUELA CUSÍ

JOAQUÍN CUSI FORTUNET (1879-1968)
Eva Blanco Julve
José María de Jaime Lorén (2010)


Datos biográficos
Estudió primero en Figueras y a los 12 años entró a trabajar como aprendiz en una farmacia de la calle de la Rambla. Más tarde se licenció en Farmacia en la Universidad de Barcelona en 1901, estableciéndose profesionalmente en la calle Ancha de Figueras. Allí empezó a elaborar las pomadas y coliros Cusí que se distribuían por toda Cataluña y por las principales ciudades españolas.

Pronto alcanzó tal fama, que tuvo necesidad Joaquín Cusí de abrir un laboratorio dedicado sólo a fabricar estos medicamentos en la calle Perelada de esta ciudad. Finalmente trasladó la instalación a un modélico laboratorio farmacéutico que abrió en Masnou, ya con el nombre de Laboratorios del Norte de España, al que añadió un magnífico museo y una excelente biblioteca histórica.

Su carácter altruista y su sensibilidad social le llevaron a crear como un anexo de sus laboratorios la Fundación Montcelimar, una institución destinada a mantener y educar a niños huérfanos de 8 a 10 años, con el fin de enseñarles a cultivar la tierra y todo lo necesario para ganarse la vida.

De los dos centenares largos de publicaciones que editaron sus Laboratorios, la mayor parte fueron redactadas por Joaquín Cusí, y aunque algunas llevan la firma de amigos y empleados siempre se hicieron bajo su dirección e inspiración. En “El Restaurador Farmacéutico” y en “La Voz de la Farmacia” dejó asimismo varios artículos.

Fue miembro de número de la Real Academia de Farmacia de Barcelona desde junio de 1958, cuyo discurso de ingreso fue contestado por Jesús Isamat Vila. Perteneció igualmente a diversas corporaciones científicas y profesionales españolas y extranjeras.
Políticamente Joaquín Cusí fue concejal del ayuntamiento de Figueras por la Unió Federal Nacionalista Republicana, así como alcalde de Masnou a comienzos de los años 30.

En 1915 fue uno de los promotores de la creación del Parque Bosque Municipal que se inauguró en Figueras en 1920, y en 1931 ofreció cerca de 100.000 metros cuadrados de terreno para ampliar el parque con nuevas zonas de recreo donde se construirían piscinas, pistas de tenis y campo de fútbol. En la actualidad un monolito recuerda su memoria.

Colirios Cusí o Colircusi
Los colirios son preparaciones medicinales destinadas a ser aplicadas en los ojos. Generalmente son soluciones o mezclas cuyo excipiente es el agua (colirios húmeros), otras veces son pomadas (pomadas oftálmicas) cuyo excipiente suele ser manteca, vaselina o lanolina, y otras son polvos (colirios secos).

Desde el inicio de su actividad profesional, tuvo una marcada inclinación por la confección de medicamentos para enfermedades de los ojos, especialmente colirios, de los que con el tiempo elaborará una amplísima variedad para toda suerte de dolencias. En la actualidad se siguen fabricando bajo la denominación Culircusi de cloramfenicol, pilocarpina, antiséptico-sedante, atropina, de icol, icolamida, etc.

Pomada oftálmica Cusí
Las pomadas son preparados farmacéuticos de consistencia blanda formados por mezclas de sustancias medicinales con materias grasas. En la preparación de la antigua pomada entraba el zumo de manzanas, pomi, de ahí el nombre.

Tradicionalmente las grasas usadas en la preparación de pomadas eran manteca de cerdo, sebos de buey o de carnero, manteca de vaca, lanolina, vaselina, aceites de oliva o de almendra, etc.

Su primer preparado es una pomada oftálmica, como gran novedad envasada en tubos de estaño, bautizada como Pomada oftálmica Cusí, que tuvo tal éxito que enseguida se vio en la necesidad de fabricarla de forma industrial con la ayuda de su hermano Carlos. A esta pomada ocular le seguirán con el tiempo numerosos preparados, con el nombre común a todos ellos de Oftalmolosa Cusí.

Laboratorios Cusí
En un barrio algo alejado del centro estableció en Figueras su oficina de farmacia Joaquín Cusí, que pronto dispuso de una fiel clientela. A los cuatro años de abrir el establecimiento, apareció como médico en la localidad Francisco Agulló, discípulo del Dr. Barraquer, que quedó admirado de las excelente preparaciones oftálmicas que la farmacia Cusí elaboraba para sus clientes. Animado por este médico, Joaquín Cusí inició la fabricación de las primeras especialidades oftálmicas, dando inicio a lo que se llamarán Laboratorios del Norte de España.

Decidido a buscar nuevos horizontes profesionales, decide Cusí acercarse a Barcelona. Como no quiere establecerse en la misma capital, elige la vecina localidad de Masnou para instalar sus laboratorios en lo alto de una colina frente al mar, donde en 1925 fueron inaugurados los nuevos Laboratorios del Norte de España, que con el tiempo pasarán a llamarse Laboratorios Cusí.

Han sido siempre muy conocidas las especialidades farmacéuticas dedicadas a oftalmología y a dermatología, primero de los Laboratorios del Norte de España luego Cusí, al principio a base sobre todo de sulfamidas y antibióticos. El primer preparado de su extenso catálogo fue la Pomaca Oftálmica Cusí con óxido amarillo de mercurio, pasando luego por el Tirocitrán Cusí a base del antibiótico tirotricina. Sus medicamentos pronto fueron conocidos tanto en España como en el extranjero.

En 1995 los Laboratorios Cusí pasaron a ser propiedad del grupo Alcon con el nombre de Alcon-Cusí, y en 1997 el Museo Cusí de Farmacia fue cedido por la familia Cusí a la Real Academia de Farmacia de Cataluña que, con el ayuda de la empresa actual, cuida de su mantenimiento y difusión.

Museo Cusí
A su vez los laboratorios crearon muy pronto un Museo de la Farmacia y de la Medicina, además de una valiosa biblioteca, y de una serie de publicaciónes de carácter histó- rico de gran mérito.

El núcleo central que da personalidad al museo es la farmacia de la abadía benedictina de Santa María la Real de Nájera, comprada en 1921 e instalada con el intento de reproducir fielmente el primitivo emplazamiento que esta farmacia tenía en los bajos de la casa del abad del cenobio, separada del actual emplazamiento del monasterio.

Reúne además el Museo diferentes colecciones de objetos y complementos de procedencia diversa relacionados con la Farmacia y la Medicina que, por su valor, originalidad y variedad, aumentan la importancia de este conjunto museístico.

Más de 400 ejemplares de albarelos y otros recipientes de farmacia de diversas formas y orígenes, como Cataluña (del Renacimiento, de Escornalbou, Banyotes o ramejats al estilo francés), Aragón (Teruel, Muel o Calanda, con decoración de fajas y cintas), Talavera (con predominio de la decoración azul cobalto del s. XVIII), Andalucía (Barroco del valle alto del Guadalquivir), Manises, Alcora y otros.

El vidrio está representado con 150 piezas procedentes de Peratallada (Girona), además de otros objetos como matraces de vidrio verde, tornasolado o blanco, retorcidas, alambiques, jarras y vasos que transportan al ambiente de los inicios de la investigación científica.

Morteros, de diferentes dimensiones y tamaños, y construidos con materiales diversos, como piedra, mármol, madera, hierro, latón y bronce. Su antigüedad va desde el siglo XVI a nuestros días, con gran variedad de motivos ornamentales.

Hay asimismo colecciones de grabados y pintura, la mayoría dedicados a temas relacionados con la sanidad, así como instrumental médico, ex libris y filatelia de tema sanitario, además de documentación sobre el mismo Museo, la empresa farmacéutica y el entorno que ha ayudado a crearlo.

Biblioteca Cusí
La biblioteca reúne más de 6.000 libros de Farmacia y Medicina. Entre los de Farmacia destacan diferentes volúmenes con comentarios al Dioscórides, recetarios de todo tipo y farmacopeas, muchas de ellas de los siglos XVII y XVIII. Entre los de Medicina y Cirugía cabe citar los libros de anatomía, muy ricos en ilustraciones e imágenes, con autores como Vesalio, Galeno, Bidloo, Syndenham y Morgagni, entre otros. Grupo aparte son los libros dedicados a la Oftalmología, especialidad preferente de la biblioteca.

Escuela Joaquín Cusí
Para honrar la memoria del farmacéutico y gran benefactor de la ciudad, en 1976 tuvo lugar en Figueras la inauguración de la Escuela de educación secundaria “Joaquín Cusí”, establecida en la calle Met Miratvilles.

Bibliografía


ANÓNIMO (1950): Historia de los Laboratorios del Norte de España, S.A. Boletín de la Sociedad Española de Historia de la Farmacia, 1, publicidad. Madrid.

ASENSIO I CARDELL, R. (2008): Recordant Joaquim Cusí i Fortunet. Gent del Masnou, 249, gener. El Masnou.

ASTARLOA CAIXÁS, E.: La construció de l’Escola Joquim Cusi. Figueras.

BERNILS I MACH, J.M. (2000): Joaquím Cusí i Fortunet, un gran benefactor de Figueres. Gent del Masnou, 199, 33-35. El Masnou.

ROLDÁN, R. (1958): Los que triunfan. D. Joaquín Cusí Fortunet. Boletín de la Sociedad Española de Historia de la Farmacia, 35, 149-151. Madrid FOTO.

ROLDÁN GUERRERO, R. (1958-63): Diccionario biográfico y bibliográfico de autores farmacéuticos españoles, 1, 754. Madrid.

José María de Jaime Lorén
Eva Blasco Julve
Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia)
(Agosto, 2010)
Descargar  Epónimo Científico Joaquín Cusí Fortunet