BOLO, ELECTUARIO DE QUINA ANTIMONIAL, ENEMA, MIXTURA, OPIATA ANTIFEBRIL, JABÓN, ROSELLA, TINTURA Y VINO DE MASDEVALL, MASDEVALLIA

JOSÉ MASDEVALL TERRADES LLOBET Y BERENGUER (1725-1801)
José María de Jaime Lorén (2010)


Datos biográficos
Médico español que vivió entre los siglos XVIII y XIX. Hizo sus primeros estudios en la Universidad de Cervera, llegando a ser médico de los reyes Carlos III y Carlos IV, inspector de epidemias de Principado de Cataluña, presidente de la Academia de Medicina de Cartagena, socio del Real Colegio de Médicos y Cirujanos de Zaragoza, y de las Sociedades de París y de Sevilla.

Con motivo de una grave epidemia de calenturas en Cataluña, fue enviado por el rey a esta región con el encargo de extinguirlas, lo que consiguió con el nuevo método inventado por él que consistía en una bebida antipútrida compuesta de tártaro emético, sal de amoniaco, ajenjo y quina.

Desde el comienzo de su administración los enfermos mejoraron su salud de forma notable. Algo parecido sucedió cuando fue empleada por los médicos de Barcelona y de Zaragoza, que adoptaron enseguida este tratamiento.

Dicho específico fue muy elogiado en la prensa profesional extranjera, así como en el “Memorial literario” de septiembre de 1787 que llamaba a Masdevall, un poco exageradamente, el “Moderno Hipócrates de España”.

Por orden del rey compuso la “Relación de las calenturas antipútridas y malignas que en estos últimos años se han padecido en el principado de Cataluña … con el método feliz, pronto y seguro de curar semejantes enfermedades” (1786). En esta memoria expone el autor con gran acopio de razones las causas de la epidemia y los medios usados para combatirla. Fue traducida al italiano. Sobre su intervención en esta epidemia, Antonio Ferrer del Río ofrece los testimonios siguientes: “Terriblemente cargó la epidemia el año 1784 sobre la ciudad de Barbastro. Allá fue Masdevall presuroso, y apesadumbróle por extremo, no la intensidad de las calenturas, contra las cuales tenía el específico de su ciencia, sino el espectáculo desconsolador de tanto enfermo desvalido e imposibilitado de someterse a una curación y dieta regulares. Inflamado en amor de Dios, creó una Junta de Caridad, se puso al frente de ella, anticipóse en los donativos, le imitaron todos, y los enfermos le bendijeron, ya sanos, a muy pocas semanas. ¡Sublime consorcio el de la caridad y la sabiduría!”

Como señala Emilio Balaguer, Masdevall fue en muchos aspectos un hombre plenamente moderno. Tenía un laboratorio químico en su casa, y los remedios ideados por él personalmente eran siempre resultado de una paciente investigación. Además, sus teorías terapéuticas eran bastante originales y muy diferentes a los tradicionales. La función evacuante que había cumplido el antimonio en la terapéutica anterior, la sustituyó por una acción curativa específica.

No trataba, por tanto, de actuar pasivamente en un problema morboso que debía desarrollarse conforme a la evolución de la propia naturaleza, sino que, por el contrario, el médico debía intervenir en el propio proceso. La violencia del mal debía atajarse sin esperar a los días críticos, la enfermedad debía ser cortada en el mismo momento de su aparición. Contraviniendo la doctrina hipocrática, Masdevall, en lugar de obedecer y dejar hacer a la naturaleza del paciente, debía intentar dominarla, lamentando de paso el escaso interés de los médicos por el estudio de la química.

También hay que destacar en Masdevall la importancia que concede a la higiene industrial, faceta que puso de relieve desde su cargo de inspector de epidemias en Cataluña, redactando en 1784 un dictamen sobre “Si las fábricas de algodón y lana son perniciosas o no a la salud pública de las ciudades donde están establecidas”.

Bolos de Masdevall
Los bolos constituyen una forma farmacéutica hace tiempo en desuso pues han sido ampliamente sustituidas por las cápsulas de gelatina, y que se caracterizaban por ser una especie de píldoras de tamaño mayor que el ordinario y de textura algo blanda.

Los bolos de Masdevall para fiebres cuartanas se preparan con carbonato potásico, tártaro emético y jarabe de ajenjos, en las mismas proporciones dadas para el Electuario de Masdevall. En este caso la masa sólida se prepara en forma de bolos que se toman de idéntica forma.

Electuario de quina antimonial
El electuario u opiata antifebril conocida con el nombre de Masdevall, ya hemos dicho que está compuesta de sales de ajenjo y de amoniaco, tártaro emético y polvos de quina, y fue utilizada en las calenturas intermitentes pútridas del Ampurdán durante la guerra del año 1794 contra Francia.

Produjo muy buenos efectos en algunos casos de calenturas intermitentes pertinaces, singularmente en las cuartanas.

Figura dicha fórmula figura en la 5ª edición de la “Farmacopea Española” de 1865 con la siguiente composición:

  •  Tártaro emético, 3 gr.
  •  Carbonato potásico, 3 gr.
  •  Cloruro amónico, 3 gr.
  •  Quina gris, 30 gr.
  •  Jarabe de ajenjos, c.s.

Se toma a cucharadas de café cada 4 horas, o a intervalos menores según sea la forma de fiebre intermitente para la
que se describe.

Enema de Masdevall
En terapéutica se conoce como enema a la inyección demedicamentos líquidos en cantidad y a presión por la vía rectal. La acción del enema depende de la cantidad, calidad, temperatura y fuerza de propulsión, además de por el tiempo de permanencia. Lo mismo puede servir para la absorción de medicamentos o alimentos, para la expulsión de materias fecales, para fines de derivación o para sanar lesiones locales del intestino. La altura de penetración intestinal del enema depende de la cantidad y fuerza de la propulsión. José Masdevall trata en sus textos de un enema y de un enema antifebril que llevarían su nombre.

Jabón de Masdevall
En farmacia recibe el nombre de jabón aquel compuesto medicinal que resulta de la acción del amoniaco o de otro álcali u óxido metálico, sobre aceites, grasas o resinas, que a menudo se mezclan con otras sustancias que no producen saponificación.

Masdevall habla de un jabón de su nombre cuya composición desconocemos, pero que sin duda debió usarse como detergente en higiene.

Mixtura antimonial de Masdevall
El propio Masdevall en su “Relación de epidemias de calenturas pútridas”, nos da cuenta de la composición y forma de realizar su preparado: “Luego que el médico sea llamado a visitar algún enfermo acometido por alguna de estas especies de calenturas, le prescribirá mi mixtura antimonial que se compone del modo siguiente:

  •  Aquae vipirinae, 5 onzas
  •  Aquae benedictae Rulandi (término clariori)
  •  Vino emetici, 1 onza
  •  Cremores tartari pulverati, 1 dracma

Fiat mixtura ad usum.
Se advierte que para componer dicha mixtura antimonial sepuede poner cualquier agua destilada de las regulares que están en uso, y que igualmente en lugar de cremor tartari se puede poner la misma cantidad de sal policreste, confección de Jacintos, Alkermes incompletae u otra cosa semejante. Esto supuesto, mandará el Médico propinar a su enfermo una cucharadita de mixtura, meneando primeramente y revolviendo bien la redoma, antes de sacar la cuchara, la que se mezclará con una media xícara de agua natural, y del temple que tiene al salir del pozo o de la fuente, y de este modo se la tragará el enfermo, bebiendo después un vasito o una pequeña porción de la misma agua natural. Al cabo de una hora y media tomará el enfermo una taza de caldo ligero, y sin gordura, hecho con una porción de carne regular, o bien de caldo de pan, que es lo que vulgarmente en esta Provincia se llama brou de pa.

Al cabo de otra hora y media tomará el enfermo otra cucharada de dicha mixtura antimonial del mismo modo que queda arriba explicado, y así sucesivamente y en las mismas horas y distancias irá continuando el enfermo en tomar caldo y mixtura antimonial por el espacio de cuatro o cinco días, con la advertencia que al segundo día y en adelante,
las distancias del caldo a la mixtura antimonial serán sólo de una hora”.

Opiata antifebril de Masdevall
En el citado libro sobre las “Epidemias de calenturas pútridas y malignas”, Masdevall presenta de esta manera su Opiata antifebril: “Se le purgará después con la misma purga que queda notada por los demás métodos; previniendo, que las ayudas para los muchachos de cuatro a diez año abajo se toma la mitad sola de la esquédula de dicha opiata, de la que cada día con sola el agua tibia se hacen dos ayudas.

Opiatae antifebrilis prescriptae squedulam unam, benedictae laxativae, etc. Aquae benedictae Rulandi (termino clariori) vini emetici 1 arroba y 2 onzas. Misce, etc. repone pro duplici clistere.

Se advierte también que la esquédula de la opiata antifebril y de la mixtura antimonial son las cantidades, que figuran las recetas de dichos remedios”.

Rosella de Masdevall.
El rosoli es un licor compuesto de aguardiente rectificado, mezclado con azúcar, canela, anís u otros ingredientes olorosos que se ponen en maceración durante unos días.

El Rosoli de quina era ya conocido en las antiguas farmacopeas como una especie de ratafía medicamentosa de propiedades tónicas, compuesta de los siguientes productos:

  •  Tintura alcohólica de quina, 250 gr.
  •  Flores de azahar, 350 gr.
  •  Jarabe de capilaria, 250 gr.

En su libro de las Epidemias, el propio Masdevall nos da la fórmula de su Rosella o Rosoli de quina en los términos siguientes:
“DE LA ROSELLA O RÓSOLIS DE QUINA”.

Tomará dos libras y media de aguardiente regular, el que se pondrá en un instrumento de vidrio llamado matrás, que debe ser de tal capacidad como que pueda contener a lo menos una tercera parte más de licor; después le añadirás dos onzas de quina reducida a polvo, y pondrás dicho instrumento al baño de maría, en el que deber permanecer un ligero rescoldo por el espacio de cuarenta y ocho horas, después de cuyo tiempo se colará por un lienzo y se exprimirá fuertemente dicho licor, el que se guardará en un vaso de vidrio bien tapado. Después se tomará la quina que ha quedado sobre el lienzo; se echará en una olla de tierra con dos libras de agua de fuente y un puñado de hojas de axenjos, lo que cocerá y hervirá hasta reducirse a cosa de una libra; después se colará y exprimirá fuertemente, y se echarán en el cocimiento colado dos libras de azúcar blanco, a fin que de ello se componga un xarabe de una consistencia regular, el que luego que se haya enfriado se mezclará con la sobredicha tintura: y este compuesto es lo que llamo rosella corticis Peruviani, o rosolis de quina”.

Vino emético de Masdevall
En el mismo libro de las “Epidemias de calenturas pútridas y malignas”, Masdevall cita de pasada esta fórmula señalando “que yo suelo componer un vino emético de mucha más eficacia para estos y otros casos, que cuantos se han publicado hasta ahora, y de circunstancias mucho más apreciables, cuya composición tengo descrita en la citada obra que he compuesto”.

Otros remedios originales de Masdevall
Hay citas de otros medicamentos inventados y utilizados por José Masdevall que llevan su nombre como el Enema, Enema antifebril, Mixtura antihidrópica, Mixtura Policresta, Mixtura antioftálmica, Jabón y Tintura corta. Decir por otra parte que, consciente de las reticencias con que buena parte de la clase médica acogía sus nuevos preparados medicamentosos, en la citada obra sobre las “Epidemias”, advierte: “Presintiendo que algunos Médicos ignorantes y presumidos … no habían dudado en esparcir voces contra los remedios de mi método, diciendo, ser sumamente irritantes, violentos, vomitivos y purgantes en el más alto y excesivo grado, especialmente la opiata antifebril; me veo precisado a advertir y asegurar al Público, que mis remedios son los más benignos, los más eficaces y los más fáciles de tomar, sin que de su efecto deba temerse la más mínima mala resulta, ni las ansias, congojas, vómitos y cursos, que tanto ponderan y cacarean dichos ignorantes y presumidos Médicos, cuya reputación sólo conduce a cubrir de luto muchas familias”.

Género Masdevallia
El género de plantas Masdevallia fue descrito en 1794 por los botánicos españoles Hipólito Ruiz y José Antonio Pavón, en su obra “Florae Peruvianae et Chilensis Prodromus”. Pertenece dicho género a la subtribu Pleurothalidinae de la familia Orchidaceae. Es exclusivo del neotrópico con distribución desde Méjico a Bolivia, Antillas incluidas, y los centros de distribución se encuentran en los Andes de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, entre 1500 y 2500 metros de altitud, si bien hay también especies a nivel del mar.

Sobre Masdevallia se han publicado numerosas monografías, la primera en 1889 por Woolward en Inglaterra. Este género se divide en 10 subgéneros, 13 secciones y 13 subsecciones, e incluye alrededor de 500 especies descritas.

Bibliografía

ANÓNIMO (1989): Masdevall (José). Enciclopedia Universal Ilustrada Europea Americana, 33, 695-696. Madrid, Espasa Calpe.

ASED Y LATORRE, A. (1786): Historia de la epidemia acaecida en la ciudad de Barbastro el año de 1784, y exposición del nuevo método curativo del Dr. D. José Masdevall y Terrades. Zaragoz.

BALAGUER PERIGÜELL, E. (1983): Masdevall Terrades Llober y Berenguer, José. Diccionario histórico de la ciencia moderna en España, 2, 40-42

CALDERÓN, SÁENZ, E.; FARFÁN CAMARGO, J.C. (2003): Especies de los géneros Drácula y Masdevallia (Orchidaceae) en Colombia. Biota Colombiana, 4 (2), 187-201

FERRER DEL RÍO, A.: Historia del reinado de Carlos III en España. En Biblioteca virtual Cervantes. Consulta: 30 de agosto de 2010. Visitar Web Biblioteca Virtual de Miguel de Cervantes.

MASDEVALL, J. (1786): Relación de las epidemias de calentura pútridas y malignas …, 69-71, 90-91, 123-124.Madrid.

RIERA, J. (1980): José Masdevall y la medicina española ilustrada (enseñanza, epidemias y guerra a finales del siglo XVIII). Acta histórica médica vallisoletana, 10, 223-224

SÁNCHEZ QUINTANAR, L.: Biblioteca médica hispanolusitana, 3-4. Consulta: 30 de agosto de 2010.
Visitar Web: Biblioteca Médica Hispano – Luisana

José María de Jaime Lorén
Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia)
(Octubre, 2010)

Descargar Epónimo Científico Masdevall Terrades