ELIXIR DENTAL DE DUCLOS DE LA MOTTE

MANUEL DUCLOS DE LA MOTTE (S.XVIII)
José María de Jaime Lorén (2010)


Datos biográficos
Químico y seguramente farmacéutico francés, de quien apenas conocemos su origen saboyano, y que tenía una botica o droguería en la madrileña calle de Tudescos sobre 1780.

Elixir dental de Duclos de la Motte Los estudiosos de la Historia de la Odontología González Iglesias y González Pérez, trabajando sobre los inicios de la publicidad en España de productos para la higiene dental, traen la siguiente referencia que hace alusión a nuestro personaje, y en la que interviene también el farmacéutico Gutiérrez Bueno: “Según Paula Demerson, en 1770, en la botica del químico y académico don Pedro Gutiérrez Bueno, sita en la calle Ancha, esquina a la calle de la Manzana, se vendía un licor que, puesto mediante un algodón en la ventana de la nariz contraria al dolor de muelas, lo calmaba.

No contenía opio y era un buen preservativo para la dentadura y correctivo del mal olor de boca. Dicho anuncio, efectivamente, lo hemos encontrado en La Gaceta de Madrid, pero en 1778, y no hace referencia a Pedro Gutiérrez Bueno.

No obstante, hacia 1778, según la referida Paula Demerson, y hacia 1780, según nosotros, comienza su campaña publicitaria el fabricante más representativo de la época. Monsieur Duclos de la Motte, químico saboyano, proclamaba que: Los que conocen las virtudes del elixir odontálgico saben que es un excelente remedio contra las fluxiones, dolores de dientes y muelas, sin arrancarlos, como también para la conservación de las encías y que, con la suavidad de su olor, corrige y hace agradable el aliento, por consiguiente celebrarán hallarlo de venta, especialmente los que tengan que hacer viajes marítimos, pues es un eficaz preservativo contra el escorbuto, etc. Hay frasquitos de 20, 30, 60 y 120 reales, y los vende Mr. Duclos, calle de los Tudescos nº 24, quarto baxo interior, quien advertirá al mismo tiempo el modo de usarlo. Lo dará a los pobres gratis.

En realidad, el elixir odontálgico era muy parecido en sus indicaciones al que se vendía en la botica de la calle Ancha, quitaba el dolor de muelas (aunque su nombre no indicara precisamente eso) y perfumaba el aliento, amén de curar el escorbuto”.

Bibliografía

GONZÁLEZ IGLESIAS, J.; GONZÁLEZ PÉREZ, J. (2009): Higiene bucodentaria. Comienzo de la publicidad de los dentífricos en la prensa española del siglo XVIII (Primera parte). Gaceta Digital Dental. Visitar Web: Gaceta Digital. Consulta 30 de julio de 2010

José María de Jaime Lorén
Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia)
(Agosto, 2010)

Descargar Epónimo Científico Manuel Duclos de la Motte