MICROTOMO, REACCIÓN DE RADAIS

MAXIM PIERRE FRANÇOIS RADAIS (1861-1959)
José María de Jaime Lorén (2010)

Datos biográficos

Licenciado en Farmacia por la Universidad de París en 1885, su trabajo en la Facultad de Ciencias como prepara- dor de botánica en 1887 le permitió obtener en 1889 la licenciatura y el doctorado en Ciencias en 1894. Desde entonces trabajó al frente de la sección de micrografía, y en 1894 era ya profesor agregado de Ciencias Naturales.

Profesor libre de bacteriología desde 1895 hasta 1898 y de criptogamia de 1897 a 1898. Sus trabajos botánicos se centraron primero en las coníferas y luego en hongos. Co- mo bacteriólogo participó en la fundación de la Escuela de Microbiología. Fue decano de la Facultad de Farmacia desde el 1 de noviembre de 1922 hasta el 30 de septiembre de 1931, presidiendo durante su decanato el Comité de Especialidades Farmacéuticas, que trató de resolver el difícil problema de los remedios secretos.

Miembro de la Academia Nacional de Medicina de Francia desde 1928 y presidente de la Sociedad Francesa de Histo- ria de la Farmacia, publicó “Contribución a la anatomía comparada de la fruta de coníferas” (1894), “La flor feme- nina de las coníferas” (1894), “Modelo de autoclave para la industria farmacéutica” (1900) y “El cultivo de algas en un estado de pureza” (1900). Es también autor del Prólogo de

la obra de F. Guéguen “Las enfermedades parasitarias de la vid (plagas y parásitos de animales)” (1900).

Microtomo de Radais

En las publicaciones del Instituto de Biología hay una descripción del microtomo ideado por Radais, del que extraemos los siguientes apuntes. Cuando trata de las nava- jas de los diversos tipos de microtomos, que suelen ser curvas, indica que pueden moverse sobre uno o varios ejes. Los ejes mecánicos de giro suelen estar formados por un cilindro que está sujeto en los extremos de su eje geométri- co por los vértices de dos conos que están unidos a la parte no giratoria del aparato. Cuanto mayor es la longitud del eje, tanto menos sensibles son las desviaciones que puede sufrir, como ocurre con el microtomo de Guden, de navaja curva sujeta al extremo de un brazo giratorio de forma que la diferencia entre los radios de giro que pasan por los extremos de la misma, sea poco mayor que la anchura del objeto.

Los microtomos de Becker-Sartorius, con un arco sobre el que se apoya el brazo portacuchilla para aumentar su esta- bilidad, la navaja puede sujetarse también oblicuamente con el filo hacia dentro, utilizándolo así en mayor longitud. El microtomo de Radais es parecido a éste, la navaja está colocada en un pesado armazón que gira en arco apoyán- dose en dos carriles de cristal. El filo oblicuo queda asi- mismo hacia fuera y a la inversa que el caso anterior.

En ambos casos varía el ángulo de ataque según la posición de la cuchilla: tiene su máximo al empezar a cortar en el de Becker, y su mínimo en el de Radais, pues los radios que pasan por cada extremo del filo forman con él ángulos muy distintos, lo que se traduce en resultados irregulares. El de Gudden carece de este inconveniente por la curvatura de su cuchilla.

Accesorios de los microtomos son las piezas portaobjetos cuya misión es la de fijar y orientar el objeto. La fijación se hace normalmente con materiales previamente pegados a un corcho o madera, que se sujeta entre dos láminas parale- las o angulares, o por medio de dos o cuatro hojas que se cierran hacia el centro como los portaminas de los lapice- ros, dejando siempre el objeto en el centro, sea el que sea su tamaño. Se llama por esto de presión central de Peltris- sot, aunque también lo posee el microtomo de Radais.

El fin de la orientación es hacer coincidir la superficie de sección del objeto con el plano de corte del aparato. Es preciso para ello que la pinza pueda girar en todos sentidos, bien alrededor de un centro, como en el aparato de rótula y en la pinza del microtomo de Radais, que se diferencia del primero en que sólo posee un casquete esférico y no una esfera completa como él.

Una vez orientado el objeto, se trata de hacerlo girar junto con la pinza. Cuando el plano de corte no es perpendicular al eje de giro, sobreviene la desorientación, mientras que ésta se conserva si dicho eje se halla en la posición debida. Es preciso pues que el eje del portaobjetos no siga a éste en los movimientos de orientación, como en los aparatos con pinzas de nuez, Cambridge y Nápoles. Por el contrario los de Radais o Minos si que sufren este defecto.

Reacción de Radais

Nada hemos podido encontrar por el momento sobre esta reacción fuera de la cita de Rafael Roldán.

Bibliografía

GASPAR GARCÍA, M.D. (1996): La stérilisation des ampoules injectables dans l’autoclave: une adaptation technique proposé par le pharmacien Saturnino Cambrone- ro (1915). Revue d’histoire de la pharmacie, 84 (312). Actes du XXXII Congrés International d’Histoire de la Pharmacie, 297-299

ROLDÁN GUERRERO, R. (1953): Descubridores e in- ventores poco conocidos. Boletín de la Sociedad Española de Historia de la Farmacia, 13, 18. Madrid
TELLEZ, H. (1918): Dos nuevos tipos de microtomos. Publicaciones del Instituto de Ciencias. Treballs de la Societat de Biología. p. 260-262

José María de Jaime Lorén

Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia) (Septiembre, 2010)