JERINGA DE PRAVAZ

CHARLES GABRIEL PRAVAZ (1791-1855)
Pablo de Jaime Ruíz
José María de Jaime Lorén (2010)


Datos biográficos
Médico francés que inició sus estudios en la Escuela Politécnica pero, sintiendo la vocación de la medicina, dejó la Escuela en 1815 para dedicarse al estudio de las ciencias médicas, doctorándose en 1824.

Fue médico del Asilo de la Providencia de Lyón, dedicándose especialmente a la ortopedia y fundando en esta ciudad un instituto ortopédico. Se le atribuye la primacía en la aplicación de las corrientes eléctricas para el tratamiento de los tumores aneurismales, así como la aplicación del percloruro de hierro para la coagulación de la sangre.

Miembro correspondiente de la Academia de Medicina de Lyón, fue autor de numerosas obras entre las que destacan: “Méthode souvelle pour le traitement des déviations de la colonne vertébrale …” (París, 1827), “Mémoire sur l’orthopedie …” (París, 1830), “Mémoire sur l’application de la gymnastique au traitement des maladies lymphatiques et nerveuses et au redressement des difformités” (París, 1837), “Memoire sur la realité de l’art orthopédique et ses relations nécessaires avec l’organoplastie” (París, 1844), “Essai sur l’emploi médical de l’air comprimé” (1847).

Jeringa de Pravaz
Se trata de la primera jeringa inventada para la administración de inyecciones hipodérmicas, en la que el tallo del émbolo estaba graduado. Con algunas modificaciones introducidas por otros profesores, sobre todo Straus y Collin, algunas de ellas completamente inútiles, es la que se ha venido usando hasta la actualidad en que definitivamente fue sustituida por la de Luer.

Sobre la invención de la jeringa hay quienes estiman que ya Galeno utilizaba sistemas parecidos, sin embargo la jeringa moderna debió usarse ya en Italia en el siglo XV pero de una forma todavía poco delicada. Hay ensayos importantes en el siglo XVII por parte del médico ingles Christopher Wren e incluso de Robert Boyle, mientras el médico francés Dominique Anel creó ya la bomba de jeringa moderna como dispositivo para limpiar heridas por succión.

En todos estos casos era imposible realizar inyecciones para succionar algo sin una incisión previa, hasta que el médico irlandés Francisco Rynd ideó la aguja hipodérmica hueca en 1844. Es a partir de entonces cuando Pravaz y Word adaptan la aguja Rynd al extremo de sus jeringas. El primer prototipo de Pravaz medía unos 3 centímetros de largo por 0’5 de diámetro, la jeringa era totalmente de plata, se operaba mediante un tornillo en lugar de émbolo para controlar mejor la sustancia inyectada, y la fabricaron en el establecimiento de Charrière.

Efectivamente, hasta 1853 en que Pravaz publica su método nuevo de curar aneurismas mediante infusión in loco, la inyección subcutánea no era considerada entre los métodos terapéuticos. Proponía Pravaz una jeringa práctica y manejable formada por un cilindro metálico, que llevaba un trocar de oro o platino y una especie de émbolo que actuaba mediante giro en lugar de la simple presión. Hoy se considera que el inventor de la jeringa hipodérmica o “con aguja” fue el Dr. Alejandro Wood (nacido en 1817), que era secretario del prestigiosísimo Royal College of Physicians de Edimburgo en 1850. Durante algún tiempo el Dr. Wood estuvo obsesivamente experimentando la administración de drogas terapéuticas mediante el uso de una aguja de coser modificada. Después de infructuosos intentos, Wood tuvo éxito y se animó a publicar en la gaceta local un artículo que sugería el uso de su sistema de aguja hueca para implementar diferentes drogas. Al principio sólo fueron los opiáceos, idóneos para calmar el dolor, como por ejemplo la heroína derivada de la morfina, que fue el primer componente químico en ser inyectado.

Fuentes fidedignas otorgan a Pravaz el mérito de este invento por una cuestión de tiempo, pues lo había descubierto años antes, pero Wood adquirió asimismo notable fama, seguramente por las sustancias de poder analgésico que introdujo que mejoraron de forma notable la calidad de vida de los pacientes.

Como Pravaz utilizaba su jeringa de pistón para la inyección intravenosa de anticoagulantes en el tratamiento de aneurismas, se le considera iniciador de la escleroterapia y del tratamiento de varices y venas varicosas.

Bibliografía

ANÓNIMO (1966): Un innovador en la ortopedia en el siglo XIX. Charles Gabriel Pravaz. Lyon Revue Medicale, 30 diciembre, 15 (20), 937-944. Lyon.

ANÓNIMO (1988): Pravaz (Carlos Gabriel). Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, 46, 1301. Madrid, Espasa-Calpe.

José María de Jaime Lorén
Pablo de Jaime Ruiz
Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia)
(Julio, 2010)

Descargar Epónimo Científico Charles Gabriel Pravaz