LÁUDANO DE ROUSSEAU

ABATE ROUSSEAU (S. XVII)
Abate Rousseau


Datos biográficos
Fraile capuchino hermano de un abogado del Parlamento francés que en 1697 publicó un folleto titulado “Secrets et remédes éprouvés dont les préparations on été faites au Louvre par deffunct M. L’Abbé Rousseau cy devant capucin et medecin de sa majeste”. El folleto muestra que los religiosos del Louvre preparaban multitud de medicamentos, como las esencias de esmeralda y de víbora, el elixir de la propiedad y muchos más.

Hay autores que consideran que el monje capuchino Rousseau creó su láudano fermentado vertiendo coñac sobre el opio. Habiendo ganado el favor de Luis XIV con este medicamento, le fue otorgado un laboratorio especial en el Louvre y recibió el grado de doctor en la Facultad de Medicina por insistencia personal del monarca.

Láudano de Rousseau
Farmacológicamente se daba antiguamente el nombre de láudano al opio y a los diferentes preparados que se hacían a partir de él. Uno de los más usados es el de Rousseau que se preparaba desliendo el opio en agua caliente, a la que se añadía una cierta cantidad de miel, haciendo fermentar el líquido una vez enfriado mediante levadura de cerveza, y concentrándolo después al baño maría. Por último se agregaba cierta proporción de alcohol y se filtraba. Antiguamente se destilaba el líquido fermentado, y el alcohol recogido era el que se añadía al final, con lo que la preparación resultaba más aromática. Se introdujo en numerosas farmacopeas la fórmula.

Efectivamente, el láudano, del latín ladanu, es una tintura alcohólica de opio preparada por primera vez, según la tradición, por Paracelso. Para ser más exacto es una preparación compuesta por vino blanco, azafrán, clavo, canela y otras sustancias además del opio.

Usada con fines medicinales en una gran variedad de drogas patentadas durante el siglo XIX, las más famosas mezclas de alcohol y opio fueron aquellas comercializadas por Thomas Sydenham, que usaba vino de Málaga, el abate Rousseau y W. K. Harrison.

Se usaba comúnmente para reducir cualquier tipo de dolor, desde el dolor provocado por la salida de los dientes en los niños a los típicos dolores producidos por el cáncer y otras enfermedades terminales; para adormecer, para la ansiedad, para el tratamiento de la diarrea (prescripción que aún sigue teniendo en algunos casos) y para eliminar la tos en todo tipo de procesos, desde una simple gripe a una tuberculosis.

Su principio más activo es la morfina, aunque también incluye cantidades menores de codeína y de narcotina, si bien existía una versión de láudano sin narcotina que, paradójicamente, no tiene propiedades narcóticas, y sólo provoca molestias estomacales y vómitos.

Al láudano y al opio se les consideraba los medicamentos más importantes de todos los que existían en la farmacopea de aquella época. Algunos de sus usos no han sido superados por ningún otro fármaco moderno, y sigue estando disponible en varios países, entre ellos España, mediante suelaboración como fórmula magistral, concretamente el láudano de Sydenham. En España se vendía en las boticas al precio de 30 céntimos por gramo, en el año 1925.
Ingredientes del láudano de Rousseau:

  •  Opio de Esmirna, 200 gr.
  •  Miel, 600 gr.
  •  Levadura de cerveza fresca, 40 gr.
  •  Agua caliente, 3000 gr.
  •  Alcohol de 60º, 200 gr.

Preparación: córtese el opio y disuélvase en agua caliente,añádase la miel, después la levadura de cerveza. Introdúzcase todo en un matraz y expóngase a una temperatura constante de 25 a 30º C hasta que la fermentación esté completamente terminada. Fíltrese el líquido y evapórese al baño maría hasta que se reduzca a 600 gramos y déjese enfriar. Añádase el alcohol y, pasadas 24 horas, vuélvase a filtrar.

En Francia la terapia con opiáceos tuvo su principal representante en el abate Rousseau, un religioso y diplomático favorito de Colbert. El láudano de su nombre contenía un 20 % de opio y con opiófagos tan ilustres como Richelieu, Colbert y el propio Luis XIV, “no es extraño que recibiese un doctorado honorífico por la Sorbona como premio a su invento, según parece debido a específicas recomendaciones del Rey Sol”, según Antonio Escohotado en su “Historia general de las drogas”. El láudano fue una medicina de “existencia mínima obligatoria” en todas las farmacias españolas hasta el año 1977.

José de Lletor da una descripción muy sencilla, pero rica en cuanto a la sinonimia de las “Gotas de Rousseau o del abate Rousseau, que también se llama láudano de Rousseau. Esta preparación es una especie de vino de opio fermentado, en el cual se halla este medicamento en una cantidad mucho más considerable que en el láudano líquido.

Siete gotas contienen un grano de opio, y por consiguiente se debe prescribir en dosis mucho menores”.

Bibliografía

ANÓNIMO (1988): Láudano. Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, 29, 1081. Madrid, EspasaCalpe.

LLETOR CASTROVERDE, J. DE (1833): Repertorio médico extranjero, Periódico mensual de medicina, cirugía, veterinaria, farmacia, química y botánica, 3, 281. Madrid.

José María de Jaime Lorén
Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia)
(Agosto, 2010)

Descargar Epónimo Científico Abate Rousseau