LABORATORIOS ABELLÓ, FUNDACIÓN ABELLÓ, PREMIO CIENTÍFICO ABELLÓ

JUAN ABELLÓ PASCUAL (Reus, 1901 – Madrid, 1983))
José María de Jaime Ruíz
José María de Jaime Lorén (2010)

Juan Abelló Pascual

Juan Abelló Pascual

Datos biográficos Sabemos por el extracto biográfico que le dedica la Real Academia de Farmacia, en la que ingresó el 6 de enero de 1932 con la Medalla número 8 y donde pronunció el Discurso de inauguración del curso académico 1954-55 sobre la “Industria del agua oxigenada”, que era doctor en Farmacia y en Ciencias Químicas, fundador de la industria española de estupefacientes en 1933 y cofundador de la primera empresa española de antibióticos en 1949. Fue también profesor del Instituto San Isidro de Madrid, Adjunto de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central y profesor de Física y Química del Liceo Francés de Madrid. Presidió también el Instituto “Alonso Barba” del CSIC y el Instituto de Farmacología.

En el plano industrial fundó y fue el primer presidente del Consejo de Administración de la Fábrica de Productos Químicos y Farmacéuticos “Abelló”. Y en el político y administrativo fue procurador en Cortes, presidente de la Cámara Oficial de Comercio de Madrid, presidente del Comité Internacional del Cambio y del Consejo Superior de Colegios Químicos.

Laboratorios Abelló

La Fábrica de Productos Químicos y Farmacéuticos “Abelló”, fundada en 1925 por Juan Abelló Pascual, se instaló en el extrarradio de Madrid en el barrio de la Prosperidad, en la calle Vinaroz nº 15, ocupando una parcela esquinera de más de ocho mil metros cuadrados. El encargado de la sección de investigaciones químicas y responsable de los productos elaborados era el profesor Rius Miró. En la fábrica trabajaban unos 30 técnicos entre químicos, farmacéuticos, médicos e ingenieros, arropados por más de 600 operarios de ambos sexos, a parte del personal de la filial de León.

En la sede de Madrid se elaboraban aquellas especialidades farmacéuticas cuya base se fabricaba en León (agua oxigenada, éter, cloroformo, perborato sódico, hexametilentetramina, sulfotiazoles, efedrina y otras materias básicas). La industria farmacéutica Abelló fue la primera en España capaz de obtener alcaloides derivados del opio y de la coca, consiguiendo licencia para dedicarse al tratamiento de estos alcaloides. Esta circunstancia hizo que alcanzase gran prestigio y un importante beneficio económico. Los productos que salían de la fábrica de la calle Vinaroz nº 15, eran todos elaborados a partir de los alcaloides del opio y la coca, como la morfina, la codeína, dionina, papaverina y cocaína, que se empezaron a elaborar en 1936. También se dedicaron en los laboratorios a obtener por síntesis testosterona y sintestrol, andrógenos y estrógenos de gran valor en la terapéutica del momento.

Otras secciones de la fábrica eran el laboratorio de análisis a cargo del doctor Jiménez, en el que se comprobaba la pureza de las materias primas para la elaboración de los preparados; el laboratorio de fabricación de química industrial a cargo del doctor Esteve, donde se elaboraban el Orosanil B (aurotiosulfato de quinina), Monotion (tiosulfato-sódico), Lumcalcio (sal cálcica del ácido feniletilbarbitúrico), Oloyod (aceite yodado), etc.

En 1975 la fábrica se mudó a unas nuevas instalaciones en la calle de Julián Camarillo nº 8, enajenando las viejas instalaciones que contaban ya con 50 años. En 1976 se demolió el complejo, liberándose el suelo para la construcción de viviendas.

Otro de los primeros medicamentos fabricados fue el auriosulfato de oro y socio, que con el nombre de Orosanil, adquirió carta de naturaleza entre los médicos españoles para el tratamiento de la tuberculosis pulmonar. Poco después la firma Abelló introdujo en terapéutica el tiosulfato cálcico con el nombre Sanosal. Con el tiempo se mostró como uno de los compuestos más eficaces para la calcioterapia parenteral, como lo prueba el hecho de la gran difusión que ha alcanzado y la universalidad que posteriormente han adquirido los preparados a base de tiosulfato de calcio. A estas especialidades siguieron otras como el silico-aluminato sódico-magnésico de síntesis, Acinormal, también introducido en la terapéutica por esta firma y luego preparado en muchos países para el mismo fin, así como contrastes radiológicos del tipo de sus Oliyodo, Bilicontrast y Urocontrast.

Como ya se ha dicho, una etapa interesante en la evolución de la fábrica de Productos Químicos y Farmacéuticos Abelló, fue la elaboración de los alcaloides del opio que tendía a independizar el consumo nacional de alcaloides obtenidos por la industria extranjera. Su instalación para la extracción de los alcaloides del opio puede considerarse modélica en su género, permitiendo obtener las sales de los alcaloides de morfina, codeína, papaverina, tebaína y narcotina, y utilizarlos, en parte, como base de distintas especialidades farmacéuticas que alcanzaron una gran difusión en el mercado: Tebaicín, Codeisán, Diosán, Eucosán, Espasmosanil, Espasmofrén, etc. Asimismo elaboraron técnicas de extracción de los alcaloides de la coca importada de Perú.

Las perspectivas de la industria Abelló fueron ampliándose con el tiempo, y en 1934 montó una instalación para la obtención de compuestos arsenicales aromáticos, en los que se aprovecharon todos los adelantos de la época. La guerra civil española, lógicamente, significó un paréntesis en la evolución de la industria, pero a su conclusión Abelló puso en marcha un nuevo proyecto industrial para la obtención a gran escala de diferentes hormonas sintéticas, Testosteroide, Estrógenos sintéticos y otros esteroides. De esta forma dispuso enseguida de un catálogo de 70 preparados distintos para las más diversas aplicaciones en la clínica humana.

También abordó el problema de la obtención de materias primas para la preparación de especialidades. Como las instalaciones de Madrid pronto quedaron insuficientes, la firma Abelló adquirió una fábrica en la ciudad de León en una gran extensión de terreno con acceso directo al ferrocarril. En esta fábrica se obtenía efedrina, éter industrial, una parte del cual se destinaba a obtener cloroformo industrial y anestésico, agua oxigenada, perborato, yoduros, etc.

En la actualidad los Laboratorios Abello, S.A. se dedican en exclusiva a la fabricación y venta de productos farmac- éuticos, algunos de la importancia comercial de Citrovit, Frenadol, Prevalón, Deanxit y Clarvisán

Fundación “Juan Abelló Pascual”
Además del mundo de los negocios, Juan Abelló Gallo se siente especialmente atraído por la caza, el arte, las fiestas familiares y dedica buena parte de su tiempo a la Fundación Abelló, creada en memoria de su padre.

Premio científico “Juan Abelló Pascual”
Lo otorgan periódicamente los Laboratorios Abelló, S.A.

Bibliografía

 A.A. (1988): Abelló Pascual (Juan). Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Suplemento 1963-64, 172. Madrid, Espasa-Calpe

ANÓNIMO (1972): Historia de la fábrica de productos químicos y farmacéuticos Abelló. Boletín de la Sociedad Española de Historia de la Farmacia, 89, publicidad. Madrid

FIDEL, E. (2009): Fábrica de productos químicos y farmacéuticos
“Abelló”. Blanco y Negro, 4 noviembre, 155. Madrid

FUENTES QUIRALTE, N. (2012): [Encuesta personal con
información familiar de Juan Abelló Pascual].

José María de Jaime Lorén
José María de Jaime Ruiz
Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia)
(Agosto, 2010)

Descargar Epónimo Juan Abelló