FENALINA SANZ VERA

JUAN SANZ VERA (1867-1936)
Rafael V. Martín Algarra
José Mª de Jaime Lorén (2010)


Datos biográficos
Al artículo publicado en el Boletín de la Sociedad Española de Historia de la Farmacia por Antonio Sopeña debemos el conocimiento de este curioso farmacéutico madrileño, que lanzó al mercado uno de los primeros específicos patentados en España.

En la reseña periodística que publicó el diario “ABC” de Madrid el 28 de abril de 1924, sobre la bomba colocada el día anterior en la casa natal del cardenal Cisneros en Torrelaguna (Madrid) que destruyó la cruz de piedra que había en su fachada, la fuerte nota de protesta que emitieron desde la localidad va precisamente encabezada con la firma del párroco y la de Juan Sanz Vera, como farmacéutico y como subdelegado de farmacia.

Cuando en julio de 1936 se produzca el alzamiento militar contra la República, el farmacéutico Juan Sanz Vera será víctima de la represión de los partidos de izquierdas pues, a juzgar por la esquela que seis años después saldrá en los periódicos, “Murió vilmente asesinado por los rojos el día 15 de agosto de 1936 en Torrelaguna (Madrid) a los sesenta y ocho años de edad”.

Fenalina Sanz Vera
Cuando Juan Sanz presentó este específico en 1913 para obtener su patente en el Ministerio de Industria y Comercio, en la etiqueta correspondiente incluye en el ángulo superior izquierdo el escudo de la localidad madrileña de Torrelaguna, donde ejercía su profesión, con la siguiente leyenda: “Medicamento heroico y de acción inmediata en toda clase de cefalalgias idiomáticas, simpáticas, trigéminas, oftalmoplégicas, otalgias (dolor de oídos), neuralgias dentales, neuralgias braquiales, intercostales, mastodíneas, lumbagos, ovaralgias, costálgicas y ciática. Uso de la Fenalina: tomar un sello en el momento del acceso del dolor, que puede repetirse, transcurrida una hora, si no se consiguiera desaparición del mismo. En la generalidad de los casos, con un sello sólo basta para que desaparezca por completo el dolor. Es conveniente transcurra hora y media antes o después de las comidas para tomar el sello. En los casos de reumatismo pueden tomarse hasta cuatro sellos diarios, con intervalos de cuatro horas.

Precio: 2 pesetas.
Venta: Martín y Durán.- Madrid.- J. Sanz.- Torrelaguna”.

Se trata, efectivamente de un analgésico potente, heroico, como indicaba la etiqueta. Su composición era la siguiente:

  •  Fenacetina, 20centgr.
  •  Analgesina, 20 centgr.
  •  Valerianato de quinina, 0’10 centgr.
  •  Cafeína, 0’04 centgr
  •  En un sello nº 6 iguales

Se expendía en forma de sellos, bien en tubos de cristal que contenían ocho con la etiqueta descrita, o en caja de metal redonda con uno sólo y la inscripción: “Sello Fenalina Sanz Vera. Para el dolor de cabeza. Precio 25 cts.”

La propaganda era curiosa pues consistía en una moneda de metal, blanca, de brillo metálico, que llevaba en el anverso la efigie de Alfonso XIII en edad juvenil, circundada con la leyenda: “Fenalina Sanz Vera”; y en el reverso el texto: “Basta un sello de Fenalina Sanz Vera para que desaparezca el dolor de cabeza. En todas las Farmacias”.

Debió de tener éxito esta publicidad por su carácter llamativo y no confundible con las monedas de curso legal. Otra forma de publicidad consistía en una tarjeta con la figura de un hombre de edad que se lleva la mano a la cabeza indicando su dolor con la frase: “¡Cómo me duele la cabeza!”. Al lado, un niño lleva bajo el brazo un papel con la inscripción: “Fenalina Sanz Vera”, papel que puede sacarse y que lleva la literatura de la etiqueta del medicamento.

Al poco tiempo de registrarse, la Fenalina se presentó en la Exposición Internacional de Industria, Alimentación e Higiene de Génova, en el año 1913 con el número 594 de inscripción, previo pago de 300 pesetas, que luego le fueron devueltas a Juan Vera al ser premiado el producto.

La Exposición tenía como objeto dar a conocer los progresos industriales en 31 secciones diferentes, de las que la 13ª correspondía a Farmacia. Como se ha dicho, la Fenalina Sanz obtuvo el Gran Premio y la Medalla de Oro del certamen. En el artículo citado se reproducen la medalla, el premio y el diploma correspondiente.

El medicamento tuvo una notable difusión en la segunda y tercera década de la pasada centuria, sin embargo tras la guerra civil dejó de fabricarse pues como se ha dicho Juan Sanz Vera murió fusilado por los revolucionarios de izquierdas en agosto de 1936 en Torrelaguna.

Bibliografía

SOPEÑA M. CAMPELLO, A. (1959): “Fenalina Sanz Vera”. Historia de una especialidad Farmacéutica. Boletín de la Sociedad Española de Historia de la Farmacia, 39, 97-109. Madrid.

José María de Jaime Lorén
Rafael V. Martín Algarra
Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia)
(Octubre, 2010)

Descargar PDF Epónimo Científico Juan Sanz Vera