BACILO DE KOCH

ROBERT KOCK (1843-1910)
Cristina Ribes Vallés (2010)

 

Datos Biográficos

Nació el 11 de diciembre de 1843 en Clausthal-Zellerfeld ,Prusia,(actualmente baja Sajonia) Fue el tercero de trece hermanos. Tras finalizar sus estudios primarios con exce- lentes resultados ingresó en la Universidad de Göttingen (1862), donde cursó estudios de botánica, física y matemá- ticas, graduándose en Medicina en Hamburgo y en Lagen- hagen (1866).

Permaneció algún tiempo en el Hospital General de Ham- burgo y en una institución para niños discapacitados psí- quicos, después comenzó a ejercer la medicina privada.
En 1870 demostró que el carbunco infeccioso sólo se des- arrollaba en los ratones cuando el material inyectado en su torrente sanguíneo contenía bastones o esporas viables del Bacillus anthracis (bacilo del ántrax). Aisló el bacilo, de- mostrándose cuál era el agente causante de una enfermedad infecciosa. Mostró cómo debe trabajar el investigador con dichos microorganismos, cómo obtenerlos a partir de ani- males infectados, cómo cultivarlos artificialmente y cómo destruirlos, formulo como axioma irrefutable que estaban presentes en todos los casos de la misma enfermedad. De- terminó los Postulados de Koch.

En 1880 fue consejero del gobierno en el Departamento Imperial de la Salud en Berlín.
Un año después hizo públicos sus estudios sobre la tuber- culosis y en 1882 anunció que había aislado el bacilo res- ponsable de esta enfermedad (Bacilo de Koch).

En 1883 aisló e identificó en Calcuta el bacilo del cólera, que estaba devastando la India, descubriendo que era transmitido sobre todo a través del agua.
Fue director del Instituto de Enfermedades Infecciosas de Berlín desde 1891 hasta 1904.

En 1905 le otorgaron el Premio Nóbel de Fisiología y Me- dicina. Es considerado el fundador de la bacteriología Falleció el 27 de mayo de 1910 en el balneario alemán de Baden-Baden victima de un ataque cardiaco a la edad de sesenta y seis años.

Bacilo de Koch

El bacilo de Koch es el agente causal de la Tuberculosis, enfermedad cuya localización más frecuente en el hombre es la pulmonar, seguida de las manifestaciones en vías digestivas y las cutáneo-mucosas.

En cuanto a sus manifestaciones clínicas podemos diferen- ciar dos estadios. El periodo primario (o lesión primaria de Ghon) y la infección tuberculosa secundaria.
En el periodo primario suele aparecer una pequeña lesión (normalmente en pulmón) acompañado de adenopatías regionales que no suele ocasionar grandes problemas y que al remitir deja como toda secuela un foco calcificado o un Mantoux positivo. En la cavidad oral, en caso de manifes- tarse, lo hace en forma de úlcera amarilla o gris, profunda con edema duro o halo inflamatorio, de tamaño variable y, casi siempre, localizada en la lengua, de diez a veinte días de duración. Suele acompañarse de adenopatías indoloras que aparecen después de la úlcera y que pueden llegar a confluir formando abcesos y drenando al exterior dejando cicatrices y calcificaciones en los ganglios.

En la infección secundaria los bacilos alcanzan la mucosa oral por una expectoración acantonándose en la submucosa. La lesión es ulcerada, blanda, amarillenta, normalmente en lengua (aunque puede aparecer en otras localizaciones), de forma poligonal, rara vez tumoral

El diagnóstico se establece por la clínica, la histopatología y el aislamiento del bacilo bien directamente (tinción de Ziehl-Neelsen) o en cultivos (entre dos y seis semanas: diagnóstico de certeza)

El tratamiento combina Isoniacida, Rifampicina y Etambu- tol. Se les puede asociar estreptomicina (no más de sesenta días y en pacientes jóvenes). Es un tratamiento largo pero efectivo.

Bibliografía

BAGÁN JV; VERA F. Patología de la mucosa oral. Barcelona: Syntex Latino S.A; 1989

Diccionario Enciclopédico Larousse. Barcelona, Planeta; 1984 (Tomo 9)

www.icoev.es 

Cristina Ribes Vallés Universidad CEU Cardenal Herrera Moncada, Mayo de 2010