Siguiendo al Maestro: XXVI Domingo del Tiempo Ordinario

0

Hoy el Señor nos ayuda a centrar nuestra mirada, a través de su Palabra, para que todos nuestros esfuerzos se centren en vivir según su voluntad sobre nosotros.

Ante la llamada de atención de los discípulos sobre uno que echa demonios en el nombre de Jesús, el Señor lo defiende, afirmando que no está en su contra, sino a su favor. Con esto, el Señor previene a sus discípulos, y también a nosotros, de estar con la mirada puesta en lo que hacen los otros. Más bien, el Señor nos invita a centrarnos en cómo nosotros tratamos a los demás, y si escandalizamos a aquellos que tenemos a nuestro lado. El escándalo es aquello que hace tropezar, y el Señor nos recuerda, con palabras fuertes, que estamos llamados a ser instrumentos para que los demás se acerquen a Dios.

estamos llamados a ser instrumentos para que los demás se acerquen a Dios

Pidamos al Señor que nos enseñe a ser instrumento y no obstáculo para que los demás crean en Él, a través de la acción que Dios hace en nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here