Hoy Jesús se presenta ante nosotros como el Buen Pastor, aquél que conoce a las ovejas y da la vida por ellas, y nos invita a que lo consideremos de ese modo.
Jesús es el Buen Pastor, principalmente, porque conoce a sus ovejas y da la vida por ellas. «Dar la vida», «entregar la vida»… esta es la clave para comprender porqué el Señor se presenta como el Buen Pastor. El asalariado es aquél al que no le importan las ovejas, que se entrega mientras obtiene rédito de su entrega. Mientras que Jesús se entrega por unos y por otros, da la vida en la cruz por los que le han seguido, aunque lo hayan abandonado, y por los que lo están matando, implorando el perdón de quienes lo crucificaban.

Somos inmensamente afortunados de tener al Señor como aquél que nos conoce y se entrega por nosotros. Además, en este domingo, celebramos la Jornada Mundial por las vocaciones, recordando que este Buen Pastor, que nos conoce por nuestro nombre, llama a cada uno de nosotros a una misión, a una manera de mostrar su amor en el mundo y vivirlo como algo propio. Rezar por las vocaciones es pedir al Señor que haga brotaren todos los corazones la llamada a seguirlo, y pedir que alimente vocaciones al sacerdocio ya la vida consagrada, para que hayan personas que sigan entregando sus vidas a través de una entrega concreta, pero total.

Jesús se entrega por unos y por otros

Que el Señor nos enseñe a agradecer que lo tenemos como el Buen Pastor que ha dado su vida por nosotros, y pidámosle que ayude a todas las personas a descubrir su vocación, enviando personas que se consagren completamente a Él, para mostrar su amor al mundo a través de la entrega de la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here