Festividades

Navidad, Dulce Navidad

Cuando escuchamos la palabra Navidad siempre nos vienen las mismas imágenes a la cabeza: Regalos, luces navideñas, lotería, comilonas… que superficial todo, ¿no crees?

¿Alguna vez has pensado realmente que significa para los cristianos la navidad? Supongo que tu respuesta es ¡El nacimiento del Señor! Por supuesto que entre otras cosas celebramos esto y no hay que quitar importancia puesto que es algo muy importante, pero vamos a ir un poco más allá.

 

¿Por qué el 25 de Diciembre?

Lo primero que hay que aclarar es que la Biblia no revela la fecha en que nació Jesús.

Muchos cristianos creen que el cristianismo celebra el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre porque los padres de la Iglesia se apropiaron de la fecha de un festival pagano. Casi nadie da importancia a este hecho, excepto algunos grupos marginales de evangélicos americanos, que parecen interpretar que ello convierte a la Navidad en un festival pagano.

Sin embargo, resulta interesante saber que la opción del 25 de diciembre es el resultado de los intentos realizados por los primeros cristianos para averiguar la fecha de nacimiento de Jesús, basándose en cálculos de calendario que nada tenían que ver con los festivales paganos.

Fue un poco al contrario, ya que el festival pagano del “Nacimiento del Sol Invicto”, puesto por el emperador romano Aurelio el 25 de diciembre de 274, fue un intento de crear la alternativa pagana a una fecha que ya gozaba de cierta importancia para los cristianos romanos.

 

 

Significado para los cristianos

La Navidad se celebra el 25 de diciembre y NO ES LA CELEBRACIÓN DE UNA FECHA, SINO DE UN HECHO, el nacimiento del Salvador, hecho totalmente decisivo en la historia de la salvación. Es una conmemoración del significado de ese hecho.

Jesús, a diferencia de cualquier otro bebé, que nació aquella noche en Belén fue único en la historia. No fue creado por un padre y una madre humanos. Él tenía una preexistencia celestial Él era Dios, hecho humano. Es por esto que la Navidad se conoce como encarnación, lo cual significa ‘en la carne’

Pero, ¿por qué Dios se presentó de esta forma y no lo hizo de una forma poderosa? ¿por qué convertirse en un hombre real y vivir entre nosotros, cuando sabía muy bien cuán terriblemente sería tratado?

Juan 3:16-17 dice: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.”

Y es que la navidad no tiene otro sentido que la celebración de este increíble acto de amor y de gratitud hacia Dios por lo que hizo por nosotros. Conmemoramos y celebramos el nacimiento de Jesús regalándonos  unos a otros,  como una forma de adoración.

Como verdaderos cristianos debemos dejar los regalos a un lado, aunque si bien es cierto, cuando Jesús nació le colmaron de “regalos”, todos ellos con un significado espiritual y religioso más que material, pues Dios les anuncio y guió mediante la estrella de oriente donde se encontraba El Rey de los Judíos y es por eso que los regalos entregados cobran tanta importancia:

  • Oro : “Para el Rey de reyes”.Como regalo regio, destinado a un rey
  • Incienso: “Para el pastor de loas pastores”carácter divino de Cristo, el incienso se quemaba delante de los dioses, muchas veces como sacrificio, y, de hecho la iglesia católica se sigue empleando en su liturgia.
  • Mirra: se utilizaba como anestésico –normalmente mezclada con vino– y se puede interpretar como que “el Señor venía a quitar el dolor al mundo”. Pero también se empleaba para embalsamar a los muertos, por lo que podría representar “un anuncio de su pasión y un símbolo de que Jesús como hombre está sujeto a la muerte”.

Recordad que el Rey más grande vino en el más humilde lugar.

 

Así que como cristianos debemos ser conscientes de lo que supone esta festividad para nosotros y no es más que una celebración de Amor y Gratitud hacia Dios. Debemos ser capaces de ver más allá de lo material, buscando un hueco en nuestras vacaciones, entre nuestra familia y dar gracias por el regalo tan preciado que Dios nos hizo.

 

 

 

Si queréis leer más sobre todo esto:

http://es.catholic.net/op/articulos/4132/calculando-la-navidad-la-autntica-historia-del-25-de-diciembre.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.