BÁLSAMO, LÍNEA COSMÉTICA DE FIORAVANTI

LEONARDO FIORAVANTI (1518-1588)
Rafael V. Martín Algarra, José María de Jaime Lorén (2010)


Datos biográficos
Médico y alquimista italiano que sobre 1548 ejercía la medicina en Palermo, como antes había hecho en otras ciudades italianas. En 1546 se trasladó a África, adquiriendo inmerecida reputación y haciéndose luego conceder en Bolonia los títulos de doctor, caballero y conde.

Por el estudio que le dedica Eugenio Portela, sabemos que estuvo muy relacionado con España desde los años en que Fioravanti residió en Nápoles, donde fue el médico preferido por sus gobernantes. En 1551 el virrey de Nápoles, Pedro de Toledo, le hizo médico de cámara de su hijo, con el que embarcó para África en la flota de Carlos V.

A la vuelta de la expedición se asentó en Bolonia donde alcanzó el grado de doctor y recibió el título de conde. Entre 1576 y 1577 estuvo en España donde se mostró decidido partidario del paracelsismo y entabló relaciones con el licorista Diego de Santiago en la botica de El Escorial.

Por entonces dedicó a Felipe II su obra “Della Fisica” (1592), uno de cuyos libros está dedicado a la alquimia. Como paracelsista, los estudiosos de su obra lo sitúan en un punto intermedio entre la ciencia académica y la alquimia extraoficial. En España trató con muchos científicos y médicos como Nicolás Monardes, lo que hace pensar que fue un eficaz divulgador en la península de las ideas de Paracelso.


Portada de la edición de una de las obras de Leonardo Fioravanti.

Inventó el bálsamo de su nombre al que atribuía propiedades milagrosas, y escribió varias obras cuyo valor científico es prácticamente nulo, pero que alcanzaron numerosas ediciones y fueron traducidas a casi todos los idiomas. Son las siguientes: “Lo specchio di scienza universali libri tre” (Venecia, 1564), “Del regimiento della peste” (Venecia, 1565), “Li capricci medicinali” (Venecia, 1570), “Il tesoro della vita humana” (Venecia, 1570), “Il compendio secreti razionali intorno alla medicina, cirurgia et alchimia” (Venecia, 1571), “La fisica divisa in quattro libri” (Venecia, 1582) y “La cirurgia distinct in tre libri” (Venecia, 1582).

Bálsamo de Fioravanti
Tras regresar de la expedición africana en la que acompañaba al hijo del virrey de Nápoles, ideó el célebre bálsamo al que da nombre, que curaba los casos de envenenamiento por arsénico. En la Farmacopea de Plenck tiene los siguientes ingredientes:
“BÁLSAMO DE FIORAVANTI” o de “FIORAVANTE”

  •  Trementina de Venecia, 1 libra
  •  Bayas de laurel recientes, 4 onzas
  •  Resina de goma limón y de tacamaca, de cada cosa 1 onza
  •  Estoraque líquido, 2 onzas
  •  Gálbano, incienso macho, mirra, goma de yedra y palo de aloes o acíbar, de cada uno 3 onzas
  •  Galanga menor, clavos de especia, canela, nuez moscada, zedoaria, jengibre, hojas de dictamo de Creta, acíbar sucotrino y succino preparado, de cada cosa 1 onza
  • Espíritu de vino rectificado, 6 libras

Después de quebrantadas todas las sustancias que deban estarlo, se dejará en maceración en el espíritu de vino diez o doce días en vasija bien tapada; entonces se añade la trementina, y se pone todo a destilar en baño maría para sacar la parte espirituosa. Este espíritu se llama Bálsamo de Fioravanti espirituoso.

Separando el residuo del alambique, y poníendolo en una cucúrbita de tierra vidriada o de hierro, se destina a un fuego suave un poco superior al del agua hirviendo. Se obtiene un aceite cetrino que se pone aparte, y es lo que se llama Bálsamo de Fioravanti oleoso. Si se aumenta el calor hasta que casi se quemen las materias contenidas en la cucúrbita, se obtiene un líquido en parte oleoso y en parte acuoso. Se separa el aceite, se pone aparte, y se arroja como inútil la flema o parte acuosa. Esto es lo que se llama Bálsamo negro de Fioravanti.

Usos: el bálsamo espirituoso es antipestilencial, resiste a la gangrena, y es vulnerario. Se emplea en las heridas de cabeza, en contusiones, en las equimosis, y para resolver la sangre cuajada. Se administra interiormente en las enfermedades de los riñones y vejiga, para limpiar las úlceras internas de las partes, y para el cólico nefrítico. La dosis es de cinco a seis gotas en te, o en alguna bebida vulneraria y diurética.

Alivia los dolores reumáticos frotando las partes afectas; es bueno para las fluxiones y envaramientos del cuello frotando estas partes; asimismo sirve para hacer que las fluxiones de los ojos tomen otra dirección, y fortifica la vista frotando con él los párpados; y haciendo lo mismo entre las manos para ponerlas delante de la vista a fin de que reciba los vapores”.

También conocido como Alcohol de trementina compuesto, según la 7ª edición de la Farmacopea Española está formado por: frutos de laurel (125 gr.); díctamo crético (33 gr.); canela de Ceilán, zedoaria, clavo de especia, galanga, jengibre y nuez moscada (50 gr. de cada uno); elemí, estoraque líquido, gálbano, mirra, succino pulverizado y tacamaca (100gr. de cada cosa); trementina de pino (500 gr.); alcohol de 80º (3000 gr.) Para preparar el bálsamo se dividen convenientemente las sustancias sólidas y se mezclan luego con la trementina y el alcohol. Se deja macerar la mezcla durante seis días y se destila en baño de maría de modo que se obtengan 2.580 gr. del producto destilado.

Línea cosmética “Fioravanti” Promovida por René Furterer de París, especializada en cuidados especiales para el cabello.

Bibliografía

Farmacopea Oficial Española (1905) 7ª edición. Madrid, 689 p.

PLENCK, J.J. VON (1819): Farmacología quirúrgica o Ciencia de medicamentos externos e internos para curar las enfermedades de cirugía …, 384-385. 3ª edición. Madrid.

PORTELA MARCO, E. (1983): Fioravanti, Leonardo. Diccionario histórico de la ciencia moderna en España, 1, 347-349. Barcelona.

José María de Jaime Lorén
Rafael V. Martín Algarra
Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia)
(Julio, 2010)

Descargar PDF Epónimo Científico Leonardo Floravanti