La obesidad mata al gato más grande del mundo

El gato Meow, que se hizo popular en Estados Unidos por su inaudito peso de más de 17 kilos, ha fallecido a principios de semana por complicaciones de salud provocadas por su obesidad, según ha anunciado el centro de acogida de Santa Fe que cuidaba de él.

“Meow”, un dócil gato de pelaje blanco con partes atigradas, vivía en un refugio de animales de Nuevo México desde hace un mes, cuando su propietario, un hombre de 87 años, lo internó allí porque ya no podía ocuparse de él.

El animal estaba a dieta y ya había perdido un kilo, pero el miércoles de la semana pasada comenzó a sufrir problemas respiratorios. Finalmente, el sábado tuvo una parada respiratoria. Pese a las numerosas pruebas y tratamientos realizados por hasta cuatro veterinarios, el animal murió el mismo sábado. El gato se había convertido en toda una celebridad y había aparecido en diversos programas de televisión.

Para consternación de todo el personal del refugio, Meow falleció el sábado. “Estábamos impactados y horrorizados. Todos nos habíamos enamorado de él”, dijo Mary Martin, directora de la institución.

La Dr. Martín destacó que al conocerse la noticia, el refugio recibió numerosos mensajes de condolencias de todo el país. Muchos propietarios de gatos decían que la historia de Meow los había convencido de cuidar mejor la alimentación de sus mascotas.

Las causas de la gran obesidad de la malogrado felino no están del todo claras, aunque los veterinarios que lo trataron apuntan al frecuente “dúo mortal” de sedentarismo y exceso de calorías.

Con sus casi 18 kilos de peso, Meow superó largamente el peso promedio de su especie, que suele rondar entre 3 y 5 kilos.

En su nota en Facebook, el albergue ha asegurado que “siempre estaremos agradecidos por la atención que Meow ha provocado sobre la obesidad de los animales domésticos“.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.