El gasto en I+D cae un 25% en España.

El gasto en I+D sube en EE UU, Francia y Alemania y cae un 25% en España. Mientras en España se reduce drásticamente la inversión pública en I+D, con una caída este año del 25,6% en investigación, otros países desarrollados están fortaleciendo sus estrategias de ciencia y tecnología en tiempos de crisis. “En Estados Unidos, después de aumentar en el 8,9% y el 8%, en 2010 y 2011, el presupuesto de la National Science Foundation (NSF), en 2012 se refuerzan con un 6,7% más, mientras que el gasto de I+D industrial aumenta en un 3,5%; Alemania y Francia impulsan sus grandes centros, como el Max Planck o el CNRS, fortaleciendo sus sistemas de I+D y sus infraestructuras científicas para afrontar el reto de la crisis”.

La reducción del 25,6%, en 2012, sobre el presupuesto aprobado de 2011, deja toda la I+D+i española este año en 6.391 millones de euros, lo que significa una caída del 33,9% desde 2009. Aportan, por ejemplo, un dato significativo: el presupuesto público total para I+D+i respecto al PIB ha pasado de ser el 0,92%, en 2009, al 0,60% en 2012. Si se excluyen las partidas de préstamos, el gasto se queda en 2.636 millones de euros, con una caída del 22,7%, lo que significa que se pasa del 0,40% del PIB, en 2009, al 0,25% en 2012, regresando así al nivel de 1985, justo cuando arrancó el sistema moderno de ciencia y tecnología en España. “Construir en ciencia significa, sobre todo, tiempo, trabajo continuado, fortalecimiento de grupos de investigación, formación de personal científico, técnico y de gestión; por eso, lo que se ha construido en 25 años y se destruye en tres no podrá reconstruirse sino al cabo de otra generación”.

De la caída presupuestaria no se salva este año ni la convocatoria de proyectos de investigación del Plan Nacional de I+D+i, que se ha anunciado con un máximo de 325 millones, igual que el año pasado, pero que, en realidad, tendrá un recorte del 19% y no se asignarán más de 273 millones para el total de los proyectos que se aprueben tras la fase de evaluación de los mismos.

El gasto público en I+D pasa del 0,40% del PIB, en 2009, al 0,25% en 2012, regresando al nivel de 1985

El extenso estudio, que repasa partida por partida en el presupuesto elaborado por el Gobierno, hace hincapié en el problema de los recursos humanos. No habrá plazas de investigadores, ni siquiera para reponer a los que se retiren o jubilen, en la oferta de empleo público. Pero además, resultan seriamente afectadas las becas/contrato de formación, tanto en el Ministerio de Educación como en el de Economía y Competitividad. En concreto, las de Educación sufren este año una reducción del 8% (disminución que se suma al 47% de caída entre 2010 y 2011); la segundas van ligadas a los proyectos del Plan Nacional. También se recortan las convocatorias de contratos postdoctorales en el extranjero y las ayudas Erasmus. En el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), su propio programa de formación de personal técnico investigador (JAE) está seriamente afectado: “Las becas/contrato JAE siguen perdiendo recursos (-30%, es decir 4,8 millones de euros menos), acumulando una caída del 63,6% desde los 30,2 millones que tenía el programa en 2009. Ya se ha anunciado que en 2012 no habrá convocatorias de nuevas becas/contratos y se analiza cómo pagar las anteriormente concedidas”.

También en el capítulo de recursos humanos destaca la convocatoria anunciada para este año de 340 contratos Ramón y Cajal y Juan de la Cierva, frente a los 600 de 2011. “Solo en el CSIC terminan este año 261 contratos de doctores que se enfrentan, en su mayoría, al exilio profesional o a la calle pura y dura”, señala el análisis. “Si sumamos la oferta de empleo público nula para 2012 para el sector, en contra del preámbulo de la Ley de la Ciencia [2011], que establece que la I+D+i es un sector estratégico y prioritario, tenemos el resultado más desolador: la condena a la precariedad permanente o al destierro interior o exterior de la generación de jóvenes científicos mejor formada de la historia de España”.

Mención especial merece en el estudio la reducción presupuestaria del Centro de Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI). Según la Ley de la Ciencia, el CDTI debe ser la agencia de financiación de la I+D empresarial, y para este año se le reduce la aportación total del Estado en 658,7 millones de euros, “lo que incidirá de forma muy negativa en la financiación de los proyectos empresariales de I+D y obligará a una fuerte reducción de sus compromisos de financiación durante 2012, si no se quiere comprometer la futura viabilidad del organismo”.

El CSIC terminan este año 261 contratos de doctores. El CSIC y el resto de los organismos públicos de investigación han venido sufriendo los mayores recortes presupuestarios en los últimos años y, aunque en 2012 la caída es comparativamente menor, su situación está al límite. No solo bajan en picado las inversiones de estas instituciones, sino que, con el recorte de sus gastos corrientes, “será difícil asegurar el funcionamiento normal de sus laboratorios e instalaciones experimentales”. La caída acumulada de las transferencias recibidas del Estado en el CSIC, desde 2009, es del 28,78.

El Ciemat (Centro de investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas) acumula ya un recorte del 28%, desde 2009, y el Instituto de Salud Carlos III, del 20,63% en el mismo plazo. El programa Ciber, que financia la investigación en diversas enfermedades y coordina la actividad de hospitales y centros de investigación haciendo hincapié en la formación de grandes grupos estables y competitivos, sufrió un recorte del 25% en 2011, lo que supuso la eliminación de entre 400 y 500 contratos de investigadores. La disminución presupuestaria siguió en 2011 y este año se reduce aún más, en un 6,5%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.