Universitarios en las Fuerzas Armadas. Conversamos con la Capitán Antúnez

Es Capitán. En quince años será Teniente Coronel.
Inmaculada Antúnez ejerce como Disbursing and Account Officer (Jefe de Presupuestos y Contabilidad) en el Cuartel General de Alta Disponibilidad de OTAN-CGTAD en Bétera (Valencia), así como en las misiones internacionales en las que participa.
En esta entrevista contesta, sin tapujos, a cuestiones de máximo interés relacionadas con el ejército y la seguridad: desde el escaso reconocimiento social que todavía arrastran las Fuerzas Armadas, pasando por las oportunidades profesionales que ofrecen a los universitarios hasta los retos todavía vigentes en materia de igualdad de género y el terrorismo yihadista.
Cómo no, la Capitán Antúnez también opina sobre el Grado en Seguridad Pública y Privada del CEU, que califica de “imprescindible”. 

¿Cómo has llegado a ser Capitán? 

Pertenezco al Cuerpo Superior de Intendencia Militar. Solo se accede a través de carrera universitaria previamente completada en una Universidad externa, en mi caso, Universitat de València. Me licencié en 2002 en Ciencias Económicas y Empresariales con la calificación Cum Laude. Pero también se puede acceder con la carrera de Derecho y Actuariales.

Una vez que apruebas la oposición, debes cursar 2 años en la Academia General Militar de Zaragoza para recoger el despacho como Teniente de Intendencia, que es el rango con el que sales de allí. Y luego continúas ascendiendo en la carrera militar.

Para poder acceder a la vacante que ocupo (Disbursing and Account Officer en el Cuartel General de Alta Disponibilidad de OTAN-CGTAD en Bétera) también tuve que obtener previamente el certificado C1 de inglés (Cambridge Advance Certificate), pues mi trabajo se desarrolla en inglés y en un entorno internacional.

El proceso no parece sencillo. Algo de vocación castrense hay que tener, ¿no?

Lo cierto es que es una carrera a largo plazo y sacrificada. Es necesario partir de cierta vocación militar, pues de lo contrario el tiempo de adiestramiento y formación en la Academia se hace muy duro.

‘Al acceder con el Grado en Seguridad a las FCSE Y A LAS ffaa, puedes opositar a la escala Ejecutiva y a la escala de Oficiales. Es un modo de poder ejercer profesionalmente de aquello para lo que has estudiado’

Pero también es una muy buena salida profesional para personal universitario, pues mi equivalente en la vida civil sería Abogado/Economista del Estado o Interventor del Estado, donde se presentan muchos candidatos por plaza. En cambio, en su homólogo militar, no solemos superar los 100 candidatos por plaza. Aunque es verdad que el temario es bastante amplio: incluye más de 190 temas entre Derecho, Contabilidad y Hacienda Pública.

Una oposición en la que fuiste número 1, por cierto. Antes de meternos de lleno en tu labor y otras cuestiones sobre el ejército y la seguridad internacional, permítenos pedirte tu opinión sobre el Grado en Seguridad Pública y Privada del CEU. 

Me parece una iniciativa imprescindible. Si no se empieza a normalizar en la sociedad española la presencia de militares profesionales, nunca se eliminarán los prejuicios que persisten sobre el Ejército. Además, la mayoría de los oficiales jóvenes que integramos actualmente el Ejército, realizamos otras labores profesionales fuera del ámbito de nuestro puesto de trabajo. Muchos son profesores en universidades, abogados, auditores, gestores administrativos, etc. Somos universitarios ampliamente formados, pues, una vez que entras en el Ejército, empiezas una carrera profesional que conlleva estudiar toda tu vida en activo.

‘Desde que se profesionalizó la carrera militar, permitiendo el acceso a las mujeres, el sistema de concurso-oposición ha democratizado el proceso de promoción y ascenso’

Al acceder con el Grado en Seguridad a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) y a las Fuerzas Armadas (FF.AA), puedes opositar a la escala Ejecutiva (Inspector, Comisario, Detective) y a la escala de Oficiales (Alférez y Teniente) y no ser un mero policía o soldado raso. Es un modo de poder ejercer profesionalmente de aquello para lo que has estudiado, algo que desgraciadamente no se da en la mayoría de carreras universitarias, donde sus graduados acaban trabajando de cualquier otra cosa. 

Tu día a día transcurre en el CGTAD ejerciendo como Jefe de Presupuestos y Contabilidad. Pero cuándo vas a misiones internacionales, ¿qué labores desempeñas? 

Similares. En 2011 fui comisionada a la misión ISAF AFGANISTÁN, misión OTAN. Era la habilitada del centro financiero y realizaba funciones fiscales de Depositaria de Efectos (la aduana en zona de operaciones que depende de Hacienda en territorio nacional). Inspeccionaba todo el material que entraba y salía de la base militar, sita en Quala-e-Naw.

En 2016 fui destinada a la misión de la Unión Europea, EUTM SOMALIA, cuyo objetivo es formar a las tropas somalíes en su lucha contra el grupo terrorista Al Sabah. Se trabaja en colaboración con Naciones Unidas. Mi puesto se desarrollaba a caballo entre Nairobi (Kenya), donde operaba con bancos y proveedores, y Mogadisho (Somalia), donde estaba desplegado el contingente.

‘Para los jóvenes con una especial sensibilidad hacia temas de derecho humanitario y cooperación internacional, las FFAA son un trampolín privilegiado’

En esta última misión, desempeñé prácticamente las mismas funciones que llevo a cabo actualmente en el CGTAD de Bétera. Para adquirir los conocimientos necesarios en esta misión, tuve una formación previa de 3 meses en el Consejo de la UE, en Bruselas, por lo que durante el desarrollo de mi actividad en África (misión que duró casi 9 meses) viajé frecuentemente al Consillium.

Ya has llegado lejos, y en 15 años serás Teniente Coronel. Parece que ser mujer ya no es un lastre para ascender en el ejército.

Desde que se profesionalizó la carrera militar, permitiendo el acceso a las mujeres, el sistema de concurso-oposición ha democratizado el proceso de promoción y ascenso. Es decir, entramos en igualdad de oportunidades que los hombres y, por tanto, como cualquier otra funcionaria del Estado, promocionamos y ascendemos exactamente igual que nuestros compañeros masculinos, esto es, en función de nuestros cursos, idiomas, estudios, misiones y, en general, de la proyección profesional que cada una construyamos en nuestra carrera militar.

También, en cuanto a la conciliación familiar, la política no es muy diferente de la que existe en otros Ministerios. Hay unidades que cuentan, además, con guardería en el propio cuartel, lo que facilita mucho el desempeño del trabajo, sobre todo, si ambos miembros de la pareja, son militares.

‘El nuevo terrorismo yihadista acuñado por ISIS es un gran conglomerado empresarial que pretende, además, constituirse como Estado’

¿Entonces hay igualdad real?

El único problema es cuando se dan casos de acoso y violencia de género en el trabajo. En las Fuerzas Armadas, existe un Observatorio de la Mujer, especializado en asesorar a la víctima de estos delitos. Pero el problema es que, cuando se produce una denuncia de acoso sexual, son los propios juzgados togados territoriales, dentro de la jurisdicción militar, los que dirimen estos asuntos. Y, en ese campo, estamos en desigualdad de condiciones respecto a cualquier otro profesional. No existe en la jurisdicción militar ningún Juzgado especializado en violencia de género.

Sin duda, un reto importante. Hablemos de otro: la seguridad. ¿Cómo acabar con el terrorismo internacional? 

Como doctorando de Derecho Internacional, estoy versando mi tesis, precisamente, en la financiación del terrorismo internacional. Creo que el nuevo terrorismo yihadista acuñado por ISIS es uno de los principales retos a los que debemos enfrentarnos las FCSE y las FFAA, porque es un gran conglomerado empresarial que pretende, además, constituirse como Estado, con todas las administraciones y recursos que ello supone.

Y para ello, no escatima en acudir a cualquier fuente de financiación que esté a su alcance, sobre todo, a través del secuestro de rehenes y el tráfico de inmigrantes. Esto para España tiene especiales connotaciones, ya que somos el primer país de la UE en el número de inmigrantes ilegales que llegan a nuestras costas.

‘La sociedad presupone que somos un todo uniforme con una determinada ideología, cuando la realidad es que hay cabida para gente de diversa procedencia, ideas políticas y condición’

¿Y el narcotráfico?

La lucha contra el terrorismo yihadista también implica la lucha contra la ramificación del narcotráfico que financia a ISIS y los grupos terroristas. La labor de detección de las principales rutas de envío, transporte y acceso debe hacerse en coordinación con las FCSE y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

La Capitán Antúnez tras la imposición de la medalla por su labor en la misión en Somalia

¿La sociedad es consciente de la labor que realizan las Fuerzas Armadas en materia no solo coercitiva sino preventiva?

No. Nuestra imagen está muy distorsionada. La sociedad presupone que somos un todo uniforme con una determinada ideología, cuando la realidad es que hay cabida para gente de diversa procedencia, ideas políticas y condición.

Muchas personas siguen ancladas en clichés del pasado profundamente sesgados que nada tienen que ver con las FFAA actuales, compuestas por profesionales transversales que, como en mi caso, nos hemos formado en la vida civil y carecemos de antecedentes familiares en el Ejército. Somos una representación de la sociedad, plural y diversa. Somos unas FFAA modernas.

‘La crispación política que vivimos en los últimos 10 años ha acentuado la polarización de la sociedad y, por ende, el rechazo a los miembros de las FCSE y de las FFAA’

¿Impresiona a la gente saber, cuando te conoce, que eres una Capitán?

No, en línea con lo que comentaba antes, no me siento especialmente valorada en la sociedad actual. La crispación política que vivimos en los últimos 10 años ha acentuado la polarización de la sociedad y, por ende, el rechazo a los miembros de las FCSE y de las FFAA.

Es muy cómodo criticarnos en redes sociales desde la comodidad que te brinda el supuesto anonimato del sillón de tu casa, sin tener en cuenta que, gracias a que los militares nos jugamos la vida en países donde luchamos contra el terrorismo, esa persona puede proferir libremente tales descalificaciones.

Del mismo modo, me toca luchar contra el intrusismo profesional de quienes quieren hacerse pasar por expertos en temas que solo nos competen a los miembros de las FCSE y de las FF.AA. Y, cuando dejas en evidencia a estos supuestos “expertos” tienes que lidiar con un acoso que trasciende tu condición militar y te ataca por tu condición de mujer. 

La Capitán Antúnez con el Coronel Pedro Baños, en unas jornadas sobre seguridad celebradas en el CEU

Paradójico. A pesar de todo, ¿estás satisfecha con tu elección? ¿Recomendarías iniciar una carrera profesional en el Ejército?

El balance es positivo. Me siento valorada en mi puesto de trabajo. Ser mujer (con la escasa presencia que existe en el Ejército español de mujeres oficiales) y haber llegado a Capitán es algo de lo que sentirte muy orgullosa. Y ese trato deferente lo siento por parte de mis subordinados y jefes.

Y sí lo recomendaría. Como he dicho antes, aprobar la oposición es solo el comienzo del camino. A diferencia de lo que ocurre en otras administraciones donde, una vez que apruebas la oposición, sus funcionarios solo se limitan a ir a su puesto de trabajo, en las FF.AA es todo lo contrario.

‘Ser mujer (con la escasa presencia que existe en el Ejército español de mujeres oficiales) y haber llegado a Capitán es algo de lo que sentirte muy orgullosa’

Salir de la Academia Militar como Teniente es el comienzo de una carrera profesional donde primará el estudio sobre la operatividad. Pero donde tú serás el responsable de gestionar y moldear esa carrera con los recursos que te brinda el Estado.

Es decir, aquellos que quieran emociones más fuertes, siempre podrán elegir unidades donde prime el despliegue a zonas de conflicto, maniobras, cursos de alta capacitación, etc. Para aquellos que quieran destinos en los que ejercer más profundamente aquellos conocimientos adquiridos en la carrera universitario, siempre podrán optar por puestos más administrativos, donde la actualización de conocimientos y el reciclaje son constantes.

Y para aquellos jóvenes a los que les guste viajar, tengan una especial sensibilidad hacia temas derecho humanitario y cooperación internacional, las FFAA son un trampolín privilegiado donde desempeñar esas funciones como profesionales cualificados, coexistiendo en muchos puestos y misiones internacionales con personal de UE y ONU.

Capitán Antúnez, Inmaculada. Gracias por tu franqueza y por haber compartido estas reflexiones con nosotros.

A vosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here