¡¡¡No es noticia que un perro muerda a una persona pero sí que dispare a un hombre!!!

Al repasar los criterios de noticiabilidad y los valores noticia que abordaron teóricos como Mauro Wolf, Carl Warren o Galtung y Ruge, vuelve a surgir la disyuntiva entre si lo que debe primar es lo importante o lo interesante. Aunque lo ideal sería obtener el equilibrio entre ambos términos, la práctica nos muestra que en ocasiones lo que predomina es otro nuevo elemento en juego, el sensacionalismo. Además, en la era de Internet y de la Web 2.0, donde el usuario es consumidor y productor de contenidos, parecen imponerse nuevos parámetros que llevan a que un hecho se difunda más y más por la Red. Pero, ¿todo lo que se presenta como información es noticia?

Navegando por la World Wide Web nos podemos encontrar contenidos que se presentan con el formato de noticia por la rareza del acontecimiento o lo insólito del tema. Respondiendo a este parámetro se encuadraría la clásica cita: “No es noticia que un perro muerda a un hombre pero sí que un hombre muerda a un perro”. Sin pretender aquí profundizar en las ocasiones en las que se han presentado informaciones periodísticas que la contradicen, lo que se intenta manifestar con ella es que lo que se sale de la norma es susceptible de convertirse en noticia. Pero, en una vuelta más de tuerca nos encontramos con titulares tan sorprendentes como el que aparecía esta semana en Yahoo: “Unos perros hieren de un disparo a un hombre en una partida de caza”. Un hecho que pese a lo insólito que pueda parecer no hace sino reproducir algo similar a lo que ya publicara hace ya algo más de dos años 20minutos.es: “Un perro dispara a su amo en una disputa de caza por una codorniz”.

Lo extraordinario del caso parece indiscutible. No obstante, una lectura más detallada nos permite observar que aquello que se nos presentaba como la consecuencia de una rivalidad entre can y hombre en busca de una presa (más acentuada esta imagen en el diario gratuito) no es más que la consecuencia de un lamentable accidente. Una rara fatalidad que, tristemente, parece haberse repetido según se publica en esos sitios Web.

¿Por qué han escogido estos titulares? ¿Por qué no se menciona la palabra ‘accidente’ en ellos? ¿No es la singularidad del hecho lo suficientemente impactante como para atraer al lector? Todas estas cuestiones quedan abiertas a vuestra reflexión y comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.