En memoria de Ryszard Kapuscinski

El 23 de enero de 2007, ahora hace ya dos meses, murió un maestro de la profesión. Nos referimos a Ryszard Kapuscinski, gran escritor y periodista que llenó de humanidad la labor informativa. Dando un nuevo espíritu a nuestro código deontológico llegó a afirmar que los periodistas para ser buenos en su trabajo, ante todo, debían ser buenas personas. Para él, la gente, el contacto con ella, es la que permite la labor periodística.

Gracias a estas afirmaciones y a sus múltiples viajes y obras (entre las que destacan títulos como Los cínicos no sirven para este oficio, Ébano, La guerra del fútbol,…) recibió el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2003.

Su muerte, que llenó las páginas de nuestros diarios (así, por ejemplo, en El País), ha sido llorada por toda la profesión. La revista Sala de Prensa rinde un especial homenaje en su último número a la figura de este gran periodista y excelente persona.

Siempre en el recuerdo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.