IV AdvientoEn este cuarto y último Domingo de Adviento, ya a las puertas de la Navidad, la figura central es Maria, la mujer del Adviento y la mujer de la Navidad.

María es la madre que ha abierto su cuerpo y su alma para que Dios actúe, en ella y en la historia, tal como Él suele actuar. Dios siempre es deconcertante y nos abre un horizonte mucho más amplio del que nosotros soñamos o del que nosotros nos atrevemos a pronunciar.

Por lo que hoy, el viento arrollador de Dios Padre, entra en nuestra casa por medio de María y unidos a ella abrimos la puerta para DESPERTAR ALEGRÍA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.