MARKETING DAYS: Conferencia El Marketing como lo conocíamos ha muerto.

El Próximo jueves 29 Luis Gómez Director de Marca y Responsabilidad Corporativa en Iberdrola, Charlará con los alumnos de la Universidad sobre  El Marketing como lo conocíamos ha muerto ahora el marketing es estratégico.

A las 11 en Aula Magna del edificio aulario Luis Campos Górriz y por la tarde a las 16.30 en el Palacio de Colomina.

Luis Gómez Rodríguez  es   Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y en Ciencias Empresariales por el ICADE. Ha desarrollado su carrera en el área comercial y de Marketing, habiendo trabajado en los departamentos de Marketing de empresas de consumo masivo como Johnson and Johnson o Johnson´s Wax para luego pasar más de 8 años en la publicidad, en la Agencia británica Saatchi and Saatchi Advertising donde llegó a ser el CEO de las operaciones en EspañaDe vuelta al mundo del cliente, fue Director General Comercial de Flex y más tarde Subdirector General de Cortefiel .Antes de su incorporación a Iberdrola fue socio y accionista de una Central de Compra de Medios publicitarios.

Es profesor de Marketing del IEDE. Es miembro del Comité de Dirección del Foro de Marcas Renombradas. Es el Coordinador del Grupo de trabajo de las Marcas en el Club de Inversores y Exportadores españoles. Es  miembro de la Comisión Ejecutiva y Presidente de la Comisión de Medios de la Asociación Española de Anunciantes.

 

1 Comentario

  1. El jueves 29 de septiembre se inauguraron los Marketing Days con la charla de Luis Gómez, Director de Marca y Responsabilidad Corporativa de Iberdrola. Gómez parte de la base de que el marketing es algo importantísimo en una empresa y que es una disciplina en constante evolución, por lo tanto hay que tenerla en cuenta a la hora de crear una base estratégica en la organización. El mundo ha cambiado principalmente por la crisis y la tecnología. En lo que respecta a la crisis, Gómez afirma que no hay que tenerle miedo ya que siempre ha habido, pero que las empresas se han debido reinventar para sobrevivir. Es una oportunidad para crecer y evolucionar. La tecnología ha hecho que nos podamos abrir al mundo y conseguir que la publicidad no parta de los formatos tradicionales, sino que salga de la gente. La tesis principal del ponente es que el marketing tal y como lo conocíamos ha muerto. Ya no importan tanto las 4 P clásica del marketing, sino los valores. La explicación a esto viene de que el marketing que existía era fundamentalmente táctico en vez de abogar por la estrategia. Ese tipo de marketing y de publicidad está basado en la repetición y en el consumidor como ser pasivo y, por lo tanto, no era eficaz. El nuevo marketing pretende innovar para hacer las cosas bien. “Hay excusa para no vender, pero no excusas para no innovar”, dice Gómez. Hay que hacerse preguntas para poder llegar a las necesidades reales del público. El que se queda estático pierde, aunque sea el líder del mercado. Hay que buscar nuevas oportunidades de negocio para no quedarte fuera del mercado. Para atraer a los clientes de los competidores lo primero es saber dónde está la competencia, que hace y vender un valor diferente (ya que el precio no es importante al ser circunstancial). Hoy en día las empresas que triunfan son las rápidas, no las grandes, y las que saben desarrollar historias que se identifiquen con tu marca, que te hagan destacar sobre el resto y que aporte valor para estimular y retener al público. Debemos pasar de la cabeza al corazón, ya que el corazón es el que pasa a la acción. Debido a eso, somos infieles con las marcas. Luis Gómez dice que para comunicarnos debemos entendernos y, por lo tanto, hablar el mismo lenguaje. Hay que estar atento a lo que dices ya que la necesidad de información atraviesa todas las fronteras. Esto evidencia que hay que centrarse en las necesidades del consumidor y entenderlo. A nivel de ventas, el 64% de los consumidores hace su primera compra después de su experiencia en internet. Eso ha hecho que los medios sociales hayan cambiado todo: la forma de actuar, de pensar, de comprar, etc. Para usarlos hay que escuchar, conectar, ser real, tener respeto y divertir. Además hay que usar todos los canales para ser efectivo. Darle al consumidor lo que pide. El nuevo paradigma no parte de soluciones tácticas, sino estratégicas. Esa será la manera de funcionar de una empresa. Más que crear y comunicar valor, hay que entregarlo. Esto significa que hay que centrarse en el cliente y establecer conversaciones con ellos. Primero hay que escucharlos y luego contestar. Es una mezcla de creatividad y ciencia. El marketing de masas ha muerto. Ahora, gracias a la tecnología podemos saber lo que piensan y piden nuestros clientes, por lo que tenemos que crear propuestas personalizadas para conseguir generar más valor. Conociendo en detalle los gustos y preferencias de los clientes se les puede ofrecer lo que piden. El modo de negocio surge de los consumidores, no de la empresa. Cuanto más se investigue a los consumidores, más ideas surgen y más fácil es que exista una realmente buena. Y si a partir de ello conseguimos generar un producto, seremos la referencia. Si somos seguidores, no podremos cambiar las percepciones ya existentes. Si hacemos todo igual, la única manera de ser diferentes es comunicar de manera diferente. Las marcas están cambiando el mundo, porque no pertenecen a las empresas sino a los consumidores. Estamos influenciados por ellas y además son lo único que hacen diferente a las empresas. Debemos, por lo tanto, crear marcas fuertes que atraigan a la gente. Y no podemos crear una marca sin la colaboración de la gente a la que nos dirigimos, porque fracasaremos. Gómez afirma que en una empresa hay tres estadios: la marca, la imagen corporativa y la reputación corporativa. Esto tiene que ser comunicado con claridad para que la gente tenga una idea clara de quién eres, porque la comunicación está basada en las percepciones y ésta en la realidad. Los problemas que pueden surgir de esto son de comunicación, no de publicidad. Como te vea la gente hace a la marca fuerte y es el principal valor de una empresa, no lo que pueda vender o sus instalaciones. A la hora de crear una marca no queremos que nos asocien con un precio sino con un valor. Lo importante es hacer productos que se puedan vender solos, que no tengamos que decir nada de ello. Por lo tanto hay que vender un valor diferencial y crear una experiencia de comprar distinta y única para nuestros clientes. La gente no busca compras sino vínculos. Esas historias que creemos para nuestras marcas crearán esos vínculos. Si cambiamos la comunicación, aún diciendo lo mismo, podemos se significativos. Debemos dejar interrumpir a la gente para ser parte de lo que les interesa. Lo importante no es ser el primero, sino que te sigan. Hay que interesar, no impactar. Para ello hay caminos como las emociones, la creatividad, la personalidad, la diferenciación, el sentido de pertenencia y atraer por los sentidos. La diferencia es el fan, el seguidor acérrimo de tu marca. El que vive para consumir tu producto. Y estos fans no necesitan ser seducidos, sino reafirmados. Lo único que no puedes hacer es ignorarlos. En definitiva, si a la hora de crear una marca sois coherentes y consistentes ganaréis siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.