¿Actividad física es sinónimo de salud?: EL ABC de la actividad física saludable (I parte)

Actividad física saludable para todos
Actividad física saludable para todos

¿Cuáles son los principios más importantes de la actividad física saludable?

Si preguntásemos a la población sobre la relación entre la actividad física y la salud, probablemente la mayor parte afirmaría que la actividad física es saludable. Efectivamente, la actividad física es saludable, pero siempre y cuando se respeten -al menos- tres principios: individualización, progresión y continuidad.

El primer y más importante de los principios es el de la individualización: “para cada persona existe un nivel de actividad física saludable propio y personal”. Es decir, lo que para un individuo con buena condición física puede resultar saludable, para otro individuo  con peor condición física o sedentario puede resultar demasiado intenso, incluso perjudicial.  La intensidad de la actividad física es la variable más importante que debemos controlar y personalizar si queremos que la actividad física se realice de forma segura y saludable. ¡Atención!: muchos casos de muerte súbita se producen en individuos sedentarios que comienzan con actividades muy intensas…

El segundo principio fundamental es el de la progresión. Este principio es especialmente importante para los principiantes, que deberán comenzar con “bajas dosis” de actividad física, e ir incrementando progresivamente su dosis individual, conforme mejora su condición física. Aumentos rápidos en la dosis de actividad física no son bien tolerados por la salud de las personas, especialmente de las más sedentarias; es más, pueden llevar al abandono temprano de la actividad -por percibir ésta como algo demasiado intenso y desagradable-, e incluso pueden producir lesiones en el aparato locomotor y/o enfermedades más graves.  Nadie debería sufrir realizando actividad física para mejorar su salud.

¡Atención!: no debemos confundir el rendimiento deportivo con la salud. Es evidente que, en los deportistas de alto rendimiento, la salud es secundaria a los resultados…

 

Por último, el tercer principio que debemos recordar es el de la continuidad. De poco sirve realizar ejercicio físico de forma esporádica e irregular.  La actividad física, que además de saludable puede resultar muy divertida y placentera, debe incorporarse a nuestra rutina diaria. Así, la actividad física, al igual que una correcta alimentación, debe ser para toda la vida…

¡Atención!: realizar actividad física sólo cuando se acerca el verano (“operación bikini”) reporta pocos beneficios para la salud y, además, puede entrañar riesgos, sobre todo cuando no se respetan los dos primeros principios…

 

¿Cuáles son los beneficios de la actividad física para la salud?

Múltiples investigaciones científicas publicadas en las revistas más prestigiosas del mundo concluyen que la práctica sistemática de ejercicio físico reduce el riesgo de padecer múltiples enfermedades. Concretamente, se ha demostrado que la actividad física saludable reduce el riesgo de sufrir las temidas enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio o el accidente cerebrovascular. El riesgo de sufrir estas enfermedades, que constituyen la primera causa de muerte en nuestro medio, se reduce por medio de la actividad física a través de los siguientes mecanismos:

  1. Mejora del perfil lipídico de la sangre: aumento del HDL o “colesterol bueno” y disminución del LDL o “colesterol malo” y los triglicéridos;
  2. Mejora la tolerancia a la glucosa/resistencia a la insulina, previniendo o ayudando a tratar la diabetes mellitus;
  3. Disminución de la presión arterial, previniendo o mejorando la hipertensión arterial;
  4. Disminución de los procesos inflamatorios en la pared del vaso arterial (disminución de los niveles de proteína C reactiva);
  5. Efecto antitrombótico;
  6. Mejora de la función vasoconstrictora/vasodilatadora.

Además, se sabe que la práctica sistemática de ejercicio físico saludable reduce el riesgo de padecer algunos de los cánceres más prevalentes (colon, próstata, mama), trastornos psiquiátricos (estrés, ansiedad, depresión), neurológicos y del aparato locomotor.

¡Atención!: la práctica de actividad física reduce el riesgo de las principales enfermedades que causan la muerte en los países desarrollados. Por el contrario, el sedentarismo, cada vez más frecuente, es uno de los principales factores de riesgo implicado en todas estas enfermedades.

Por Juanfran Lisón

 

5 Comentarios

  1. Nuestro compañero Juanfran vuelve a darnos una lección magistral, con mayúsculas, en esta ocasión de un tema de actualidad que nos interesa a todos, y con un enfoque muy práctico.

    De nada sirven excusas tan solicitadas como la de “no tengo tiempo” cuando el beneficio es tan valioso y necesario para nuestra salud. Gracias por los consejos amigo, mañana mismo saco algo de tiempo (espero).

    Un abrazo.

  2. Me ha encantado vuestro post sobre actividad física y salud. ¿Para cuándo la segunda parte? ¡Ya estáis tardando!
    Enhorabuena a Juanfran y José Ángel.

  3. Muy bueno el articulo Juanfran !. me gustan esos toques de atención !!!, es verdad a veces se toman muy a la ligera ciertas conductas completamente contraproducentes …
    Muy buen articulo y te animo a que sigas publicando cosas !!
    Enhorabuena y gracias Jose Angel por publivcarlo

    Jose MIguel

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here