“El reloj parado de la Justicia”

Es de interés para un politólogo la realidad que tiene que estudiar, más allá del conocimiento propio de los libros de texto. Aplicar lo aprendido es otro de los elementos esenciales para la formación de todo estudiante. Y no puede ser menos, si tenemos en cuenta el mundo en el que vivimos y las oportunidades que nos brinda. Ver la realidad nos lleva a comprender que estudiamos para algo, y qué estudiamos.

Así pues, hablar de Justicia no es sólo hablar de teorías de división de poderes, ni de igualdad ni de Historia. Hay más, hay que ver qué ocurre.

Sin más, os dejo este reportaje , publicado en EL PAÍS que me llamó mucho la atención cuando lo leí y me hizo reflexionar sobre el tema. Apunto unas cosas que ya dije en mi Facebook:

Dos problemas esenciales, que empeoran la situación de España:

– Falta de modernización de la Justicia. Hay un momento de la entrevista en la que una funcionaria afirma que siguen prácticas del siglo XIX.

– Déficit del número de jueces. Y no sólo déficit (que haya menos, debido a la expulsión de interinos), sino falta enorme de ellos. Dos ideas: Son cerca de 4.100 jueces; se necesitan, al menos, el doble, siendo el triple lo ideal. La otra idea: <<La falta de manos se traduce en que en España haya 10,2 jueces por cada 100.000 habitantes (algo más de 4.000 para 46 millones de ciudadanos) frente a la media europea de 21,3>>

Dejo lo que creo es la cuestión esencial:

<<Un juez de lo Penal asegura que no hay voluntad política de mejorar las condiciones: “Es imposible investigar un caso de corrupción si arrastras un millón de casos más”, deja caer. “Sin sustitutos va a ser aún peor porque ellos nos descargaban de trabajo para dedicarnos a esos casos difíciles”.>>

Una toga colgada en una sala vacía. LUIS SEVILLANO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.