El poder creativo del Thinking Challenge

El Thinking Challenge se ha convertido en una actividad de alto poder creativo e innovador, en el que cada año participan más estudiantes universitarios.

Una de las actividades “estrella” que organiza CEU Emprende, es el Thinking Challenge. Un maratón de emprendimiento en el que, año tras año, trabajamos un reto social.

 

Desde CEU Emprende realizamos actividades de sensibilización, formación, mentoring, aceleración  y lanzamiento de proyectos emprendedores. Cuando nuestros estudiantes  descubren las bondades de las competencias emprendedoras y ven su potencial creativo, pasan a otro nivel, donde el emprendimiento se convierte en una opción real y  muy viable en su futuro profesional. Gracias a este tipo de actividades, los alumnos descubren todo lo que aporta trabajar en equipo; valoran las distintas formar de pensar del resto de compañeros; buscan alternativas viables que superen ciertos retos; son capaces de aportar valores innovadores a sus propuestas…y una larga lista de habilidades que se trabajan desde el pensamiento disruptivo, la creatividad y la resolución de problemas.

Disruptivo es un término que procede del inglés disruptive y que se utiliza para nombrar  aquello que produce una ruptura brusca. Está en la base de las innovaciones ya que se generan a partir de “lo que cada uno ve” es decir, de la visión personal de cada uno basada en muchos elementos; la experiencia, las vivencias, los recuerdos… Como ejemplo, entre muchos otros libros que existen al respecto, El libro Disrupt de Luke Williams en el que propone enseñarnos cómo cuestionar lo convencional y convertirlo en inesperado, y cómo crear una conexión emocional entre un producto o servicio y el cliente potencial.

La creatividad: capacidad o facilidad para inventar o crear. Es una de las capacidades más importantes del ser humano, ya que nos permite, entre otras cosas, la supervivencia. Es algo que se ejercita y se pone de manifiesto en la persona cuando tenemos que resolver problemas, no sólo personales sino de todo ámbito. Para ello es muy importante plantear nuevos escenarios, nuevos retos, herramientas como “¿Qué pasaría si…? ¿Cómo resolverías….?  De esta forma, activamos nuestros elementos de respuesta para afrontar diferentes soluciones a un problema.

Resolución de problemas; es el resultado del ejercicio del pensamiento disruptivo y la creatividad. Pero esta parte también ha de estar bien definida. Para ello, primero hay que detectar el problema. Posteriormente focalizarlo al máximo posible y acotarlo para que su solución sea realmente un objetivo (cuantificable)  y no un deseo (no cuantificable y subjetivo).

Todo este maratón de emprendimiento se lleva a cabo en 1 hora, por tanto la actividad es muy ágil, rápida y  con discusiones y decisiones casi inmediatas.

Las ideas que surgen, tienen un alto valor creativo, son realmente aplicables y viables… sólo hace falta trabajarlas un poco más y realmente conseguimos propuestas muy emprendedoras.

Y tu, ¿has estado en alguna edición de Thinking Challenge?. ¿Qué te pareció la experiencia?

La inserción multicultural en el ámbito local: Thinking Challenge 2017

Thinking Challenge 2017

Nuevos sistemas de aprendizaje

 

Cristina Ventura

Profesora de Diseño e Innovación. Responsable de CEU Emprende.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.