Diego, Miriam y Adrían nos cuenta su experiencia en BCN ThinkingChallenge

Diego Escanellas, estudiante de Medicina, nos cuenta su experiencia en el BCN Thinking Ghallenge.
Entré sin ningún conocimiento de Marketing, tampoco conocía cuales eran los procesos que se tenían que seguir (ni por asomo) de todo lo que conlleva montar una empresa.

Sinceramente pensé en la posibilidad de que no sería más que un estorbo puesto que apenas tenía los conocimientos que me habían aportado las distintas charlas de CEU Emprende.

¿Qué pinta ahí un estudiante de Medicina? -me preguntaba constantemente.

En un evento lleno de gente que domina el ámbito empresarial y que se manejan como pez en el agua… ¡Es como si yo les pidiera que hicieran una anamnesis y la exploración para orientar el diagnóstico de un paciente!

Una vez dejé claros mis conocimientos es cierto que dejaron la parte más técnica (los “números”) para los alumnos de ADE y Marketing. Pero muy lejos de ser una molestia, llegue a inmiscuirme entre análisis DAFO, esquemas CANVAS y demás.

¡Sorpresa! Un médico también puede aprender a diagnosticar las debilidades y fortalezas de la empresa y el mercado!

Una vez analizadas mis aptitudes decidí meterme en la parte más “creativa” del proyecto. Así por ejemplo, propuse el nombre de la empresa y el prototipo del logotipo (que luego perfeccionaría un estudiante de diseño, familiar de uno de nuestros compañeros). Te lo cuento porque me sorprendí yo mismo de lo que pude llegar a aportar al grupo.

Otro aspecto que me sorprendió bastante fue la compenetración que tuvo mi grupo. Si bien es cierto que las 2 primeras horas aún estábamos un poco reacios a hablar abiertamente, una vez tuvimos aclarada la idea sobre la que queríamos desarrollar el proyecto nos acoplamos como si de las piezas de un engranaje se tratasen.

Enseguida empezamos con la bromas y el “buen rollito”. Y para que engañarnos, se agradece tener a compañeros así porque… 10h son… muchas horas.

BCN Thinking Challenge me ha ofrecido la oportunidad de aprender en un solo día lo que creo que se aprende en varias semanas de clases magistrales.

Miriam nos cuenta:
Respecto a mi experiencia en el BCN thinking Challenge, no puedo decir más que cosas positivas. En cuanto al concurso, decir que aprendí muchísimo!! Al estar en un grupo tan variopinto, formado por estudiantes de ingeniería, publicidad, ADE, derecho e incluso
psicología, tuve la oportunidad de escuchar puntos de vista completamente distintos. A esto se suma el apoyo de dos profesionales en cada equipo, que nos guiaron en todo momento y esto nos daba un poco más de confianza. Además, ante la presión de tener que hacer algo tan complejo como crear una idea y desarrollar un business plan, un plan de marketing y un plan financiero en tan poco tiempo, también aprendí muchísimo de mi misma y de mis capacidades.
El segundo día tuvimos la gala, que también fue genial y aunque el equipo ganador no fue el mío, ganó el de mi compañero de Elche, con lo cual al final fue un triunfo para la casa!!
En cuanto al ambiente, jamás me habría imaginado divertirme tanto como me divertí. En la residencia, compartimos planta y experiencias con los compañeros del CEU San Pablo de Madrid y terminamos siendo todos una piña. Y en el concurso, al terminar la gala nos fuimos de despedida a una discoteca, mentores incluidos, y lo pasamos de miedo.No sabría elegir un momento, un grupo o una charla. Creo que la experiencia entera ha sido genial y no cambiaría nada.Aprovecho para agradeceros la oportunidad de participar en este evento y animo a cualquiera que tenga la posibilidad a que no se lo pierda.

Adrían nos comenta:

la verdad que la experiencia en general no ha sido muy grata pero me centraré en el día de trabajo:

La actividad consistía en la creación de una empresa con su Business Plan. La empresa debía contar con al menos el 50% de sus empleados con una discapacidad superior al 33%.
Para llevar a cabo el proyecto contamos con la ayuda de mentores especializados en el ámbito de la discapacidad, varios coach y profesores de ADE y Derecho.
El equipo estaba formado por 8 estudiantes de distintos perfiles como ingeniería, arquitectura, publicidad, medicina, economía, dirección de empresas, etc. El equipo además estaba formado por una persona que presentaba una discapacidad como el síndrome de Möbius, ceguera, tetraplejia, enanismo… Todos es ellos a pesar de las dificultades físicas q han podido tener, estaban finalizando sus estudios, como por ejemplo de ADE y derecho.
Fue una jornada intensa en la que tuvimos que trabajar a contrarreloj para darle forma a esa idea de negocio y que fuera viable tanto de manera económica como social.
Tras el duró día de trabajo expusimos al día siguiente los proyectos ante un jurado formado por expertos del sector de la TIC’s representantes de asociaciones que ayudan a los discapacitados y demás invitados.
Hay que reconocer que surgieron grandes proyectos que nos ayudaría n en nuestro día a día.
Emprender podemos todos y una discapacidad no puede ser un impedimento. Con ganas y esfuerzo, puedes llevar a cabo tus sueños.

Cristina Ventura

Profesora de Diseño e Innovación.Responsable de CEU Emprende.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *